Game of Thrones 7×05: Eastwatch

Game of Thrones 7x05: Eastwatch

Game of Thrones 7x05: Eastwatch

Series: Game of Thrones

4.5 Stars

Summary

Bran ve a través de los cuervos el avance del Rey de la Noche y su ejército. Su proximidad hace que envía cuervos avisando del peligro. Jon debe volver hacia el Norte en busca de un muerto que pruebe a Cersei que la amenaza del Rey de la Noche es real. Solo así conseguirá un armisticio. En Winterfell, Littlefinger conspira entre las sombras mientras Arya sigue atentamente sus pasos.

Coder Credit

Tras la espectacular batalla que nos dejó boquiabiertos en el episodio pasado, las llamas aún no se han apagado en Westeros. La serie continúa con su ritmo vertiginoso y acelera las tramas con promesas de un final épico. Casi una hora de duración de este quinto episodio de la temporada para prepararnos para lo que viene: el crudo Invierno y su ejército de Caminantes Blancos y muerte.

La serie se toma una respiro y tras la épica batalla en la que Daenerys y Drogon arrasaron con todo lo que se les ponía por delante nos deja con menos acción pero con avances importantes en las tramas. La falta de acción no se traduce en lentitud narrativa ni en aburrimiento, el capítulo ha tenido de todo desde muertes más o menos inesperadas hasta reapariciones y reencuentros y alguna que otra sorpresa que ha más de uno habrá cogido a contrapié. Pero vayamos por partes.

Nada más empezar el episodio se resuelve el misterio que no habrá dejado dormir a más de uno esta última semana: Jaime Lannister ha vuelto a burlar una vez más a la muerte. Gracias a la ayuda de Bronn consigue salir del río y volver junto a su amada Cersei. Pero que nadie se engañe, el gesto de Bronn es cualquier cosa menos altruista. Los Lannister aún le siguen debiendo su castillo y hasta que reciba su merecida recompensa será él mismo quien se encargue de velar por la seguridad de Jaime. De tener en sus manos la escritura de propiedad otro dragón habría cantado.

Fiel a su estilo, Daenerys ofrece una alternativa a los pocos supervivientes de la batalla, entre los que se encuentran Lord Tarly y su hijo Dickon. Tienen dos opciones: se arrodillan ante ella y la aceptan como nueva Reina o pasarán a ser presos de guerra. Muchos de ellos no dudan en arrodillarse ante el temor de ser incinerados por un dragón. Sin embargo, Lord Tarly no está dispuesto a reconocer como soberana a una extranjera que poco o nada sabe de Westeros. Está dispuesto a morir si hace falta. La misma idea parece tener su hijo Dickon pese a los ruegos de Tyrion de que reconsideren el ofrecimiento de Daenerys ya que la muerte supondría la extinción de la Casa Tarly. Padre e hijo afrontan valientemente su destino y Daenerys ordena al dragón que los incinere. La imagen provoca que los pocos que aún permanecían en pie no duden en arrodillarse ante su nueva Reina.

Mientras tanto, Jaime vuelve a King´s Landing e informa a Cersei de su amarga derrota. El soldado sabe que no tienen posibilidades de ganar esta guerra. Ha visto con sus propios ojos la devastación que deja a su paso el vuelo de un dragón y Daenerys posee tres dragones adultos en toda su plenitud. Pero Cersei está muy segura de poder aguantar a base de pagar mercenarios que luchen por ella. Cersei está dispuesta a creer que puede acabar con todo aquel que se le ponga por delante. Ahora que por fin es dueña y señora del trono no va a soltarlo fácilmente.

En Dragonstone la atracción entre Daenerys y Jon es cada vez más evidente, sobre todo por parte de la Reina. Daenerys vuelve a la isla a lomos de su dragón y aterrizan junto a Jon. El dragón aún está nervioso tras la batalla disputada pero eso no amedrenta a Jon que no duda en acariciar a la criatura. Para sorpresa de todos, el dragón se calma con el contacto de Jon. A partir de este momento veremos a Daenerys ponerle ojitos a Jon. Nada pone más a esta chica que el que le acaricien su dragón. La reunión entre los reyes se ve interrumpida por el regreso de Jorah Mormont que vuelve a ponerse al servicio de su dueña y señora.

Poco después, Jon recibirá un mensaje del Norte en el que se le anuncia que tanto su hermano Bran como su hermana Arya están vivos y han vuelto a casa. Pero el mensaje también contiene la alarmante noticia que tanto ha estado temiendo Jon. El Rey de la Noche y su ejército están cada vez más cerca y es hora de poner la mirada en el Norte y defender el Muro. Si quieren conseguir la victoria tendrán que convencer a Cersei de que se comprometa a un armisticio y acudir juntos a vencer al que es el enemigo común de Westeros. Claro que para ello tendrán que convencer a los Lannister de que el Rey de la Noche y su séquito de muerte no es un cuento infantil. Tendrán que llevar pruebas de su existencia para obligarla a unirse a ellos. Deciden que Davos y Tyrion irán a King´s Landing para tratar de lograr, por medio de Jaime, que Cersei les conceda una audiencia en la que puedan mostrar el muerto viviente que Jon y Jorah irán a buscar al Norte, más allá del Muro. Por la cara de Daenerys, la parte que menos le gusta de todo este plan es esa en la que Jon abandona Dragonstone.

En el Norte, Bran continúa mandando cuervos más allá del Muro que le permitan ver el avance del Rey de la Noche. El ejército de muertos sigue con su rápido avance y Bran ordena al Maestre de Winterfell que mande cuervos a todos lados anunciando la que se les viene encima. Pero no es solo del Invierno de lo que se tiene que preocupar Jon. Los señores del Norte están cada más inquietos ante la ausencia de su Rey y más de uno lamenta haberle elegido a él en lugar de Sansa. Lady Stark escucha las quejas y lamentos de los señores del Norte y trata de apaciguarlos pero sus respuestas ambiguas y la pobre defensa que hace de su hermano hacen que Arya sospeche que su hermana planea en silencio usurpar el lugar de Jon. Desde este momento la pequeña Arya se convierte en una sombra que vigila cada uno de los pasos que se dan en nombre de Lady Stark, especialmente los de Littlefinger, que una vez más conspira en la sombra. Littlefinger se percata del acecho de Arya y la observa entre las sombras salir de sus aposentos tras haberlos registrado. El juego de desconfianzas en Winterfell acaba de empezar. Habrá que estar atentos a cómo acaba esto. Littlefinger tendrá que tener cuidado de la pequeña Stark. No sabe con quién está jugando.

Tyrion y Davos llegan a King´s Landing. Haciendo uso de la experiencia como contrabandista de Davos, Tyrion logra adentrarse en las profundidades del castillo y reunirse con Jaime. La reunión entre los hermanos es tensa. Tyrion trata de acercar posturas y le habla de la propuesta de Daenerys de firmar un armisticio temporal que les permita vencer a la amenaza del Norte. Tras la reunión, Jaime regresa junto a Cersei y le cuenta todo lo que le ha dicho Tyrion. "Muertos, dragones y reinas dragón: cuanto se nos interponga lo derrotaremos. Por nosotros, por nuestra casa, por esto" dice Cersei llevándose las manos al vientre. Parece que los Lannister van a ser padres de nuevo, aunque cualquiera sabe si este anuncio no es más que una sucia argucia de Cersei. Y es que la unidad de los hermanos ya no es tan fuerte como antes. Hace tiempo que Jaime cuestiona a Cersei y parece que su convicción en esta guerra flaquea. Nada como un nuevo retoño para encender el orgullo Lannister. ¿O realmente veremos el nacimiento de un nuevo Lannister? Cualquiera sabe.

Mientras tanto, Davos pasea por las calles de King´s Landing en busca de... Gendry. El joven bastardo ha vuelto a la herrería. Ha seguido el consejo que le diera en su día Davos y se ha escondido a plena vista. Es hora de sacarlo de King´s Landing. El joven no se lo piensa dos veces y se marcha con Davos. Su presencia podría suponer la entrada de un nuevo jugador en esta Juego de Tronos. Es el único descendiente directo del fallecido Rey Robert, último Rey legítimo de Westeros y podría reclamar su derecho si quisiera. Por el momento, el joven solo piensa en salir de la capital y ofrecer su martillo al servicio de Jon en su viaje más allá del Muro.

En la Ciudadela, Sam está presenta cuando los principales maestres están leyendo los cuervos recibidos. Uno de ellos procede de Winterfell y anuncia lo que Sam temía: el Rey de la Noche se acerca. Sam trata de convencerles para que usen su poder y conocimientos en la lucha contra el ejército de los muertos pero el Archimaestre y los suyos aún no están muy convencidos de que los cuentos de hadas sean reales. Frustrado, Sam abandona la reunión. Esa misma noche, expone su malestar a Gilly. Se ha cansado de ser el chico para todo de los maestres y siente que está perdiendo el tiempo. Acude por última vez a la biblioteca y se lleva todos los libros que puedan resultarle útiles para ayudar en la causa de Jon. La última imagen de Sam es la de él abandonando la Ciudadela en un carromato junto a Gilly y el pequeño Sam.

Pero la historia de Sam nos deja un interesante apunte que podría ser muy importante para el futuro de esta historia. Mientras Sam se decide a dejar la Ciudadela, Gilly le lee un extracto de un libro en el que un misterioso príncipe "Ragger" (probablemente Rhaegar) solicitó la anulación de su matrimonio para casarse con una misteriosa mujer en una ceremonia secreta en Dorne. La teoría del linaje de Jon Snow cobra fuerza con este dato y su buena mano con los dragones.

Por si no hubiera habido pocos reencuentros, la llegada de Jon y Jorah a Eastwatch para reunirse con Tormund y comenzar su expedición más allá del Muro, provoca la reunión con la Hermandad sin Estandartes, que están presos en la fortaleza. La Hermandad también quiere cruzar el Muro y deciden unirse a la expedición de Jon.

Para los que alguna vez se quejaron del ritmo lento de la serie, esta temporada y su velocidad frenética les estará pareciendo una gozada. Los personajes que parecían descolgados de esta historia comienzan a tomar posiciones y su papel en el devenir de los acontecimientos parece ir quedando algo más claro. Solo quedan dos episodios para el final de esta primera mitad de temporada y la cosa no podría estar más emocionante. ¿Qué haremos cuando acabe el Verano?

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal