Game of Thrones 7×01: Dragonstone

Game of Thrones 7x01: Dragonstone

Game of Thrones 7x01: Dragonstone

Series: Game of Thrones

4 Stars

Summary

Los Caminantes Blancos ponen rumbo al sur y cada vez están más cerca del Muro. Cersei busca nuevos aliados para combatir a sus crecientes enemigos. Sansa y Jon discuten por la diferente forma de hacer las cosas que tienen. Sam trata de hacerse con los libros de la Sección Prohibida de la biblioteca de la Ciudadela. Daenerys llega a Dragonstone.

Coder Credit

La espera ha sido larga. Hace ya más de un año que nos despedimos de Westeros con los vientos de un Invierno que parecía no llegar nunca. Por fin ha llegado.

Menudo inicio de temporada se han marcado Benioff y Weiss. Ante la estupefacción de los espectadores, hemos vuelto al salón de los Frey donde el viejo Walder da un banquete en honor de sus hombres y de su familia para celebrar los logros conquistados por su casa. El mismo salón en el que presenciamos la Boda Roja. El salón que supuso el principio del fin para los Stark. El escenario ideal para que Walder se marque un discurso digno de un rey en el que se recuerden las gestas más importantes de la casa y deja caer algún que otro error. Porque nadie debe olvidar que en la Boda Roja no se deshicieron de todos los Stark.

Y es que detrás del rostro de Walder Frey se esconde la mismísima Arya Stark. Bien sabíamos que su regreso a Westeros supondría el fin de su cada vez más corta lista de enemigos. La pasada temporada se cobró la vida de Walder Frey (de ahí la sorpresa inicial de empezar con un personaje muerto) y tan solo le quedaba rematar su venganza. Hay que arrancar el árbol de raíz y no duda en envenenar el vino de los asistentes al banquete y observar impasible como caen uno a uno todos los comensales. Convenientemente perdona la vida de la joven esposa de Walder Frey para que "cuando pregunten qué pasó, di que el Norte no olvida. Diles que el Invierno ha llegado a la casa Frey".

No se puede negar que el inicio de temporada es muy efectista. En sus primeros minutos hemos degustado las mieles de la venganza, cortesía de Arya Stark y eso provoca cierto regustillo dulce en el paladar que nos pide más. A Arya la volveremos a ver más adelante en el capítulo, camino de King´s Landing. Se cruza en el camino de unos jóvenes soldados -uno de ellos interpretado por el mismísimo Ed Sheeran- que se han detenido a un lado del camino a pasar la noche. Entre risas y canciones Arya les confiesa que se dirige a la capital para deshacerse de la Reina Cersei. Todos ríen. Por supuesto ninguno la cree. ¿Quién lo haría?

Pero la llegada de Arya a King´s Landing no es la única preocupación de Cersei. Ni siquiera sabe que Arya se dirige hasta ella dispuesta a darle lo que se merece. Las preocupaciones de la reina se centran ahora en sus múltiples enemigos. Una larga lista que no deja de crecer. Todos quieren su trono y ahora que lo ha conseguido la leona no está dispuesta a cederlo sin luchar con garras y dientes. Sin embargo, ahora mismo, los Lannister son la fuerza más débil de los Siete Reinos, algo de lo que es muy consciente Jaime.

La tensión entre los hermanos se puede cortar con un cuchillo. Jaime por fin ha visto el verdadero rostro de Cersei y parece que cada  vez le cuesta más estar a su lado y mostrarse como su apoyo incondicional. La reina, por su parte, en lo único que piensa es en obtener aliados que le permitan acabar de una vez por todas con sus enemigos. Por eso no duda en entablar conversaciones con Euron Greyjoy en busca de una alianza que satisfaga a ambas partes. Solo hay un problema: Cersei busca un aliado que agache la cabeza y le rinda pleitesía, mientras que Euron busca una esposa. Jaime no se fía demasiado de Euron y no duda en echarle en cara sus enfrentamientos y traiciones pasadas. Pero parece que sus intentos por tratar de que Cersei se olvide de esa alianza caen en saco roto. Los Greyjoy tienen barcos y Cersei saben que pueden ser una carta a jugar muy valiosa en la guerra por el Trono de Hierro.

De lo que parece olvidarse Cersei, por mucho que Jaime insista en recordárselo, es del Invierno. El Rey de la Noche ha puesto rumbo al sur y cada vez está más cerca del Muro con su ejército de muertos. Esto es algo que ve muy claro Bran justo antes de tocar las puertas del Muro y hacer su entrada en el Castillo Negro. Son la gran amenaza a tener en cuenta y parece que nadie se acuerda de ellos.

Solo el Norte parece temer la llegada del Invierno. Son los primeros que sufren los azotes de los vientos del Invierno y saben muy bien que lo que viene no es ninguna broma. A pesar de los temores de Cersei, la preocupación de Jon Snow y sus hombres no es otra que prepararse para lo que viene. Sus aspiraciones a cualquier trono están sepultadas por la nieve que empieza a cubrir el Norte.

En Winterfell reúne a todos los norteños para organizar la defensa del Norte. Es en la asamblea cuando empezamos a ver las primeras tensiones entre los Stark. Sansa no está dispuesta a quedarse callada y no duda en dar su opinión aún cuando nadie se la ha pedido. Su visión de lo que debería hacerse con los traidores que se aliaron con Ramsay Bolton choca con la forma de hacer las cosas de Jon y tienen su primera discusión a la vista de todos. Al final, Jon se impone a su hermana.

Y es que Jon tiene un sentido del honor muy Stark. Aprendió bien de Ned que los errores de los padres no tienen por qué ser los errores de los hijos y prefiere ganarse la lealtad de sus soldados mediante el perdón y la verdadera justicia. Por su parte, Sansa ha pasado demasiado tiempo entre intrigas palaciegas y ha aprendido muy bien de Cersei y de Meñique que un traidor es alguien de quien no te puedes fiar y a quien es mejor matar cuanto antes. Sansa está dispuesta a corregir lo que cree que fueron los errores de su padre y de su hermano Rob, cuyas bondades fueron su talón de Aquiles.

Al mismo tiempo, Jon recibe un cuervo de King´s Landing donde la reina Cersei requiere su presencia como Rey en el Norte para que se arrodille ante ella y le jure lealtad eterna como Reina de Westeros. Poco sabe ella lo poco o nada que les importa la política a los norteños. Se avecina una guerra y harán falta todas las manos posibles para plantarle cara, aunque éstas sean de niños y niñas.

Mientras tanto, Sam está en la Ciudadela donde siempre soñó estar. Su aprendizaje ha dado comienzo aunque no es lo que el joven esperaba. Sus días pasan de forma monótona limpiando letrinas, recogiendo los desechos de los enfermos y devolviendo libros a sus estantes. Una labor ingrata que le deja fuera de la lectura de los libros que se hallan en la zona restringida y que son la verdadera razón por la que Jon le mandó hasta allí. Asumiendo que pasará mucho tiempo hasta que le dejen entrar a la zona restringida, Sam no duda en hacerse con las llaves de un monje y entra de noche en la sección restringida en busca de los libros que necesita para su investigación.

Las pesquisas de Sam dan frutos. En uno de los volúmenes robados encuentra un mapa que señala una montaña donde los Targaryen extraían el vidriagón, el único material capaz de matar a los Caminantes Blancos. Esa montaña se encuentra en Dragonstone, hogar de los Targaryen y lugar en el que se asentó Stannis. El mismo sitio al que se dirige Daenerys. Sam no duda en escribir un cuervo para Jon contándole sus averiguaciones.

La sorpresa en la trama de Sam viene cuando le descubrimos realizando sus tareas rutinarias. Recogiendo los platos sucios de los enfermos más graves encerrados en celdas, un brazo afectado de psoriagris le pregunta si ha llegado ya Daenerys. No es otro que Jorah Mormont que ha terminado en la celda de los sacerdotes de la Ciudadela sin que sepamos qué papel jugará en toda esta historia.

Además, este primer episodio nos ha traído de vuelta a unos viejos conocidos. La Hermandad sin Estandarte prosigue su camino, esta vez con el Perro junto a ellos como miembro de pleno derecho. Clegane sigue sin entender del todo esta nueva fe en el Señor de la Luz que siguen tan ciegamente los miembros de la Hermandad. En un alto en el camino, mientras se refugian en una cabaña abandonada, le invitan a que mire las llamas del fuego para que entienda de lo que hablan. Sin tenerlas todas consigo, Sandor hace lo que le dicen y empieza a tener visiones del Muro y de la llegada de los Caminantes Blancos. Tal vez sea esa la razón por la que el Señor de la Luz les haya unido y permita que una y otra vez Beric vuelva de la muerte. Tal vez el papel de la Hermandad en toda esta historia sea la de plantar cara a la Noche.

Por fin llegamos al final del episodio. Casi 60 minutos que pasan sin que nos demos cuenta. Llegamos a Dragonstone. El hogar de los Targaryen. Lugar en el que, por fin, desembarca Daenerys con sus ejércitos y sus dragones. Sin mediar palabra abre las puertas del castillo y cruza el salón del trono hasta detenerse en la mesa que contiene el mapa de Westeros en compañía de Tyrion. Toma asiento y dice "¿Comenzamos?".

Este primer episodio no ha sido más que una introducción que nos sitúa a los personajes en el tablero de juego. A partir de ahora veremos interesantes movimientos en una guerra en la que cada bando luchará por defender lo suyo. Habrá que estar muy atentos a la llegada del cuervo de Sam a Winterfell. No dudo que en cuanto Jon sepa dónde conseguir el escaso vidriagón pondrá sus miras en Dragonstone y no dudará en dirigir sus pasos hasta allí, y será donde por fin se producirá el ansiado encuentro entre Daenerys y Jon. Ese encuentro que los fans llevamos esperando años.

Habrá que estar muy atentos también al papel que jugará Bran en toda esta guerra. Ahora que vuelve a Westeros es de esperar que no tarde en ponerse en contacto con sus hermanos. Y es justamente Bran quien, con su conocimiento, tiene la clave para dar un golpe que cambie las reglas del juego.

Es hora de abrir bien los ojos. El Invierno por fin ha comenzado.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal