Game of Thrones 6×09: Battle of the Bastards

Game of Thrones 6x09: Battle of the Bastards

Game of Thrones 6x09: Battle of the Bastards

Series: Game of Thrones

5 Stars

Summary

En Mereen, Daenerys y sus dragones hacen frente a los barcos de los Amos que están atacando la ciudad. Yara y Theon llegan por fin hasta la Madre de Dragones y le ofrecen una alianza. En el Norte, Jon y Sansa le plantan cara a Ramsay Bolton para recuperar Winterfell de una vez por todas.

Coder Credit

Y por fin llegó el noveno episodio. ESE en el que la serie ha dado todo para llevarse todos los premios posibles. No lo esconden. El episodio es muy grande, la historia lo es más pero lo que viene... Eso sí que va a ser grande. ¿Quién le teme al Señor de la Noche cuando se tiene a Sansa Stark o a Daenerys Targaryen defendiendo con uñas y dientes sus hogares?

Para hacernos una idea de lo grande que ha sido este episodio no hace falta más que ver algunos números. Se requirieron 25 días de filmación, 500 extras, 600 técnicos y al menos 70 caballos con todo lo que ello supone. Con más recursos que en las primeras dos temporadas la serie se propuso deslumbrar al espectador con una batalla épica y vaya si lo consiguió. Las cifras dan vértigo pero el Emmy a mejor guión bien lo merece.

Además, en este episodio no sobra nada, ni una flecha, ni una muerte, ni una historia mal resuelta. Ya lo he comentado en alguna que otra ocasión, los episodios en los que la acción se concentra en pocos personajes son los más lucidos, no sólo por la historia sino por lo que permiten. En esta ocasión la mira estaba puesta en dos batallas muy diferentes: Mereen y Westeros. Precisamente por haber centrado el episodio en estos dos escenarios la historia no queda inconclusa y con esa sensación de coitus interruptus que a veces le queda al espectador cuando nos hacen recorrer todo el largo y el ancho del mapa de Westeros. "Battle of the Bastards" es un episodio redondo y de los mejores (si no el mejor) de la serie.

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-6

La semana pasada dejamos Mereen bajo el ataque de los Amos, más que dispuestos a reducir la ciudad a cenizas si con eso lograban recuperar lo que la libertad de los esclavos les robó: el control de su mundo. Cuando todo parecía perdido para Mereen, aparece su Reina a lomos de su dragón para salvar el día. Y nunca mejor dicho. Daenerys, Tyrion y sus consejeros más fieles se reúnen para negociar la rendición con los representantes de los Amos. Pero que quede clarito, la rendición que se negocia no es la de ella, "su reinado acaba de comenzar".  Y por si esto no ha quedado suficientemente claro, Daenerys se sube a lomos de su dragón, hace que liberen a los otros dos y surcan el cielo de Mereen hasta los barcos de los Amos prendiéndoles fuego a su paso. La batalla ya está ganada. Y para que sirva de lección, Gusano Gris degüella a los representantes de los esclavos, dejando sólo a uno con vida para que, como muy bien le indica Tyrion, haga correr la voz de lo sucedido, de modo que se lo piensen dos y hasta tres veces antes de osar alzarse contra Daenerys Targaryen.

Además, los hermanos Greyjoy llegan a Mereen más que dispuestos a ofrecer una alianza a la Madre de Dragones. A Theon le toca aguantar los reproches de Tyrion sobre lo mal que lo trató en el pasado, haciendo hincapié en lo mucho que han cambiado las tornas desde entonces. La verdad es que las cosas no le podían haber salido peor al joven Greyjoy que desde aquella primera burla ha perdido mucho. Hoy no es más que el apoyo de su hermana. Una sombra de lo que fue. Un proyecto de rey frustrado que deja paso a una nueva reina. Y es que, amigos míos, el futuro de Westeros lleva nombre de mujer. Y eso lo saben Yara y Daenerys mientras negocian los términos del acuerdo. Las dos mujeres terminan firmando una alianza (entre coqueteos) que no podía haber llegado en mejor momento. Con los barcos decomisados a los Amos y la flota de los Greyjoy Daenerys ya tiene lo necesario para volver a Westeros. Y sólo le ha costado sentar en el trono de las Islas de Hierro a una mujer que vale más que los mil hombres que las habitan. No es un mal acuerdo.

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-1

Pero lo GRANDE está en el Norte. La GRAN batalla dura aproximadamente unos 25  minutos. Antes de llegar a ella asistimos a toda la preparación previa del combate en la que se miden los rivales y se lanzan amenazas y puyas varias para tratar de desestabilizar al enemigo y que de un paso en falso antes siquiera de entrar en batalla. Jon le ofrece a Ramsay una alternativa: "no tienen que morir miles de hombres, sólo uno de nosotros". Pero Ramsay no muerde el anzuelo. Sabe que los números van a su favor y que, probablemente, si se midiera con Jon Snow poco o nada podría hacer.  Por si acaso y para forzar algún error en el rival, Ramsay anuncia que llevará a Rickon al campo de batalla y como muestra les lanza la cabeza de Shaggydod, el huargo de Rickon. "Vais a morir mañana, dormid bien" se despide Sansa. Está claro que la batalla por Winterfell será un auténtico baño de sangre.

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-7

Esa misma noche, Jon reúne a Tormund, Sansa y Davos y juntos planean la estrategia a seguir en el campo de batalla. Como no podía ser de otra forma, Jon opta por la vía del héroe. No sólo pretende hacer todo lo posible para ganar la batalla sino que entre sus pretensiones está la de rescatar a Rickon sano y salvo. Sin embargo, bien sabe Sansa que Rickon está perdido. Ramsay está jugando con Jon sabiendo que éste hará lo posible por recuperar a su hermano, lo que le forzará a cometer errores. Lo lógico sería asumir la pérdida de Rickon y no caer en la trampa de Ramsay. Pero, claro, Sansa no está curtida en los campos de batalla como Jon, es por eso por lo que su hermano hace oídos sordos a las advertencias de su hermana (como ya sucediera con Catelyn Stark y Robb en su momento). Antes de marcharse, Sansa advierte a Jon de que si gana Ramsay la batalla no volverá allí viva. 

Esa noche, los ánimos en el campamento de los Stark no son para nada altos. Saben que las posibilidades de ganar son muy escasas y algunos, como Davos, se dedican a pasear por el perímetro del campamento durante toda la noche. Es en este paseo cuando descubre la figura que le talló a la princesa Shireen, entre los restos de lo que fuera la pira en la que ardió la pequeña por designio de Melisandre. Ya no arde la pira en la que se quemó la niña, pero esta noche el descubrimiento de esa figura ha encendido la ira de Davos. Por otro lado, Jon acude a ver a Melisandre antes de la batalla y le pide que si muere al día siguiente no lo traiga de vuelta. Sin embargo, la sacerdotisa roja deja muy claro que si el Señor de la Luz así lo quiere lo traerá de vuelta todas las veces que sean necesarias. ¿Qué es Jon sino otro peón en este juego?

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-5

Llega el alba y con él la batalla. Ambos bandos se posicionan el uno enfrente del otro. La inferioridad del bando Stark es más que evidente. Los números no cuadran. Casi sería mejor darse la vuelta y hacer como que esto no ha ocurrido. Ramsay decide ser el primero en asestar un golpe directo al corazón. Libera a Rickon y le dice que corra hacia su hermano. Mientras el niño corre, Ramsay dispara flechas que no alcanzan a su objetivo. Rickon sigue corriendo mirando atrás de vez en cuando y deseando llegar hasta su hermano cuanto antes. Jon galopa hacia él a lomos de su caballo estirando un brazo para salvar a su hermano del juego que Ramsay ha ideado para forzarle a cometer errores. Cuando parecen que Rickon va a lograr salvarse, Ramsay lanza la última flecha, esta vez sí queriendo dar a su objetivo. Rickon es atravesado por una flecha en el corazón y cae a los pies de su hermano que nada puede hacer por él.

Es entonces cuando comienza verdaderamente la batalla. Jon se lanza solo y desquiciado hacia el bando de los Bolton dispuesto a dar muerte al asesino de su hermano, armado sólo con su espada. Esquiva una muerte segura por flechas que los arqueros de Ramsay se afanan en lanzar en forma de lluvia continua. Ninguna de ellas impacta contra él. Es el elegido por el Señor de la Luz. Ha resucitado y eso hace que tenga una protección divina que le hace esquivar al menos 6 tipos de muertes distintas en apenas 25 minutos. Las flechas silban a su alrededor, tampoco los jinetes a caballo logran asestarle un golpe, siempre hay una flecha o espada amiga que evita que se acerquen a Jon. Si alguien osa atacarle por la espalda aparece un brazo amigo que lo salva de la muerte. Si eso no es intervención divina no sé lo que es entonces. Jon se deshace de todo aquel que se le cruza por delante. Jon está bañado en la sangre de sus enemigos a los que incansablemente da muerte, mientras que Ramsay permanece al final de sus tropas dando órdenes desde la distancia.

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-2

El ejército de los Bolton rodea al de los Stark que se han parapetado en una trinchera de cadáveres. No hay escapatoria. La batalla parece estar ya decidida. Los salvajes tratan de romper el círculo de escudos y lanzas que los rodean sin éxito. Los que no perecen por las lanzas lo harán más tarde intentado subir la montaña de cadáveres. ¿Y Jon? Jon cae y queda sepultado pos cadáveres. Sus propios hombres, en una huida frenética, pasan por encima de él pisoteándolo, robándole el aire de los pulmones. En unos angustiosos minutos parece que el destino de Jon es la muerte (de nuevo) pero una vez más parece estar tocado por el mismísimo Dios de la Luz y consigue abrirse paso y elevarse entre sus hombres buscando aire. El panorama que se encuentra es desolador. sus hombres están atrapados. Han caído en la trampa de Ramsay y este parece el final de los Stark.

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-4

Es entonces cuando en el horizonte vislumbra a su hermana, Sansa, que no ha dudado en pedir ayuda al mismísimo Diablo para recuperar lo que por derecho les pertenece. Sansa viene en compañía de Littlefinger y todo el ejército de los Arryn que toma desprevenido a Bolton y hace que la Batalla de los Bastardos de un giro inesperado. Ramsay sabe que su derrota es inminente y pone pies en polvorosa confiando en que los muros de Winterfell son lo suficientemente gruesos como para resistir un asedio hasta que lleguen refuerzos. Pero Ramsay no contaba con un gigante entre las filas de los Stark que reduce a astillas la puerta de Winterfell permitiendo que Jon y su ejército de salvajes se hagan con el castillo antes de morir por una flecha de Ramsay. Jon no puede contenerse y da rienda suelta a su ira golpeando una y otra vez a Ramsay, dejándolo malherido cuando se percata de que Sansa está viendo toda la escena.

El estandarte de los Stark vuelve a ondear en Winterfell. Ramsay es apresado y conducido a las celdas del castillo donde tendrá una última conversación con Sansa. Maniatado, malherido y con el orgullo herido a Ramsay  no le queda más que su lengua viperina para tratar de herir a Sansa. Había amenazado a los Stark con que sus perros no había comido en una semana y que cuando ganase la batalla se los daría a comer a sus bestias. El castigo de Sansa no podía ser de otro modo. Ramsay no merece otra muerte más que la de ser comido por sus propias bestias entre terribles gritos de dolor.  Y todo ante la atenta mirada de Sansa que se permite hasta sonreír mientras saborea la venganza.

game-of-thrones-6x09-batlle-of-the-bastards-3

Game of Thrones nos ha dejado un noveno capítulo a la altura de los de anteriores temporadas o incluso superior y además reivindica el papel de las mujeres dentro de esta historia. Mujeres ninguneadas, de adorno, subestimadas y con aspecto frágil que episodio a episodio demuestran que si alguien está hecho para el juego de tronos son ellas. Nada queda ya de aquella Sansa estúpida que frivolizaba con vestidos y bailes de corte en la primera temporada. Hoy es toda una general que valora los riesgos y que es capaz de aliarse con aquel a quien desprecia por haberla vendido si eso sirve a sus intereses. Daenerys no sólo tiene a sus dragones, sino que tiene una voluntad férrea que la lleva a lo más alto. Y Arya... ¿qué decir de ella? Todas y cada una de las mujeres de esta serie demuestran día a día por qué son ellas las que manejan los hilos y por qué son ellas las que merecen sentarse en el Trono de Hierro. 

Game of Thrones es una serie de mujeres en un mundo de hombres. Westeros está cambiando ¡y bendito cambio!

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal