Galavant 2×09: Battle of the Three Armies y 2×10: The One True King (To Unite Them All)

Galavant 2x09: Battle of the Three Armies y 2x10: The One True King (To Unite Them All)

Galavant 2x09: Battle of the Three Armies y 2x10: The One True King (To Unite Them All)

Series: Galavant

5 Stars

Summary

La batalla entre Valencia y Hortensia está al caer y si no fuera por el ejército de zombies que trae consigo Gal, Hortensia tendría las de perder. Aún así, Madalena tiene un as en la manga... ¡¡¡el D'DEW!!!

Coder Credit

Galavant se despide por todo lo alto y esperemos que no para siempre. En dos capítulos brillantes, en los que no es que rompan la cuarta pared, sino que la destrozan totalmente, parece que la batalla entre Valencia y Hortensia va por fin a comenzar.

La batalla de los cinco, perdón, de los tres ejércitos no puede empezar sin una canción que nos recuerde todo lo que nos ha llevado hasta este punto. El bufón nos hace un resumen de lo que ha sido esta segunda temporada y nos devuelve la sintonía de Galavant con una genial “Galavant Recap”, que increíblemente, nos explica todo lo que ha pasado en apenas dos minutos (y en qué punto se encuentra cada personaje en estos instantes, mención especial a Roberta que está camino de la isla de las solteronas) y recibe el aplauso de ambos ejércitos, junto con un cumplido de la mismísima Madalena, “Tengo que admitir que el tipo canta muy bien”.

Momento de gloria para el bufón
Momento de gloria para el bufón

Pese a que ambos ejércitos están preparados para la lucha, Isabella incluso ha dado un discurso del que Aragorn estaría orgulloso, la batalla no empieza hasta que Galavant y Richard llegan con su ejército de zombies (y con cascos, no porque no vayáis a hacer vosotros las escenas de acción Richard, sino para darle más dramatismo a la cosa), pues Madalena siguiendo las indicaciones de Wormwood, quiere esperar al momento oportuno (tiene algo que ver con la luz y cómo se verá mejor la sangre dentro de un par de horas para que quede mejor en el cuadro que el pintor hará de la batalla).

Gareth se harta de esperar, al fin y al cabo esta batalla era su regalo de cumpleaños, y por lo tanto quiere estar en primera línea de batalla y no sentado en lo alto mirando cómo se desarrolla todo. Así que parte a alentar a sus tropas y con “A Good Day to Die”, los tres ejércitos se acercan los unos a los otros.

Madalena se siente algo culpable por no apoyar a Gareth... Wormwood se atusa el bigote al más puro estilo villano
Madalena se siente algo culpable por no apoyar a Gareth... Wormwood se atusa el bigote al más puro estilo villano

Desgraciadamente, en medio de todo este follón se encuentran Chef y Gwynne (se habían marchado, ¿recordáis? y parece ser que construyeron su casa como a unos 400 metros de Hortensia…) y resulta que el punto álgido de la lucha se producirá justo donde está su nuevo hogar. Y así es, la lucha empieza mientras ellos se esconden bajo su casa y Wormwood, junto a Madalena, observa cómo se desarrolla la batalla tranquilamente sin intervenir. Madalena está a punto de bajar y ayudar a Gareth en la lucha, pero cuando Wormwood ve a alguien enarbolar la Espada del Verdadero Rey la engatusa para que no vaya y le enseña a usar la magia.

Mientras Galavant e Isabella por un lado, y Gareth y Richard por el otro, se reúnen en el campo de batalla (con unas cuantas bofetadas de por medio) y se reconcilian, Madalena le coge el gustillo a eso de la magia negra a ritmo de “Do the D'Dew(la verdad es que la cancioncilla es muy pegadiza) y consigue controlar al ejército zombie y volverlo contra los otros dos ejércitos. A ambos ejércitos no les queda más remedio que escapar y ponerse a salvo tras las murallas de Hortensia.

Madalena quiere darle una oportunidad a Gareth de que vuelva con ella y por eso se acerca a Hortensia y se lo hace saber (también se “alegra” de que estén todos reunidos otra vez y se queja de que las tramas los han tenido a todos separados). Sin embargo, Gareth no ve con buenos ojos el uso de la magia negra, una cosa es ser una persona horrible y otra cosa es ser malvado. Madalena se va de allí claramente afectada aunque intenta disimularlo como puede. A los diez segundos de marcharse, los zombies siguen con su ataque e intentan atravesar la muralla.

Maddie sigue teniendo los niveles de D'DEW por las nubes
Maddie sigue teniendo los niveles de D'DEW por las nubes

¿Y qué hacen nuestros héroes? Pues cantar claro, un bis de “A Good Day to Die (Reprise)” en el que Galavant se ve interrumpido cada vez que dice “es un buen día para morir, pues como le van apuntando, “no vamos a morir, todavía queda un capítulo”, “aún así podemos morir”, “todos sabemos que eso es una auténtica pila de @#%$”, “lo sé pero aún así es posible que muramos”… e Isabella se lamenta de que no podrán vivir una vida perfecta con sus siete hijos (Galavant se queda atónito pues él pensaba tener tres nada más), Richard se da cuenta de que no se casará con Roberta y que no podrá ser un buen rey con su dragón y mientras repiten “es un buen día para morir”, la madre de Isabella harta ya de tanta negatividad, les dice “por favor, que esto no es Game of Thrones” y Gareth les insta a que acaben la canción para poder luchar de una puñetera vez.

El capítulo acaba con el bufón preguntándose si la temporada acabará con un enorme cliffhanger como el del año pasado. La temporada todavía no sabemos, pero el capítulo sí pues nada más cantar “cliffhanger” el capítulo termina bruscamente.

Todos se preparan para NO morir que esto no es Game of Thrones
Todos se preparan para NO morir que esto no es Game of Thrones y encima todavía queda un capítulo por delante

El último episodio empieza con una canción entre Richard y su niño interior, en la que reflexiona sobre su triste niñez, “Will My Day Ever Come”. Previo a la canción, hay un momento realmente cómico en el que Richard, el niño, hace un castillo de arena y cuando Gareth obliga a los demás niños a alabar el trabajo del rey niño, un chiquillo se ofrece a componerle un tema musical en su honor, a lo que Gareth le contesta “Cállate, Menken” (recordemos que Alan Menken es el compositor de la música de Galavant).

Cuando ya piensan que están perdidos y que el ejército de zombies va a lograr traspasar la muralla, oyen a lo lejos una música que suena muy similar a la que escucharon en el Bosque Encantado. ¡Es Sid! Viene acompañado de un ejército de “hombres y mujeres de la segunda temporada” y se lanzan al ataque contra los zombies. Sid les explica que al hablarles a todos de Galavant ha logrado que se le unan los piratas, los gigantes y los enanos, Jubilee y su séquito… aunque en realidad no han podido pagar el caché del Rey Pirata, del jefe de los gigantes o de Jubilee, así que tendrán que conformarse con el resto de personajes irreconocibles.

¡¡Estoy aquí para salvaros!!
¡¡Estoy aquí para salvaros!!

Con la ayuda del nuevo ejército, nuestros protagonistas ya pueden centrarse en Madalena y Wormwood. Son Isabella y Richard quienes se enfrentan a ellos, mientras Galavant y Gareth siguen matando zombies a diestro y siniestro. Las chicas se vuelven a ver las caras una vez más y luchan con armas de todo tipo: espadas, lanzas, alabardas… lo que les echen. La lucha entre Richard y Wormwood es menos… tradicional. Cuando Richard intenta que su dragón/lagarto, Tad Cooper eche fuego por su boca, la magia de Wormwood hace salir disparado a Tad y Richard no puede soportar la muerte de su mascota.

Se produce un cambio radical en el rey, que comienza a luchar como nunca lo ha hecho, Espada del Rey Verdadero en mano. Vence rápidamente a Wormwood, le arrebata su varita mágica destrozándola y rompiendo así el hechizo al que estaban sometidos los zombies que paran de pelear inmediatamente. Mientras todo el mundo observa, Richard acaba con la vida del mago/maestro de ceremonias, todos se dan cuenta de que él es el verdadero rey y lo aclaman. ¡Ah! Y Tad Cooper no estaba realmente muerto, de lo que Richard se alegra enormemente.

Richard está realmente furioso con Wormwood
Richard está realmente furioso con Wormwood

La batalla ha llegado a su fin, y Gareth intenta que Madalena pase página y vuelva con él, pero es demasiado tarde, Maddie ha probado el poder definitivo y no quiere renunciar a él. Así que desaparece en una nube de humo, dejando a Gareth atrás con el corazón roto.

Los que ya pueden disfrutar a tope de su amor son Galavant e Isabella, y toca canción para así demostrarlo: “A Real Life, Happily Ever After”. Ambos cantan su amor a pleno pulmón y en medio de ello, Galavant le propone matrimonio a Isabella. ¡Y nos enteramos del nombre de nuestro héroe! “¿Gary? ¿Eso es la abreviatura de algo? La verdad es que siempre pensé que tu nombre era Galavant.” “Sigo aquí de rodillas Isabella”… “¡Uy sí, perdón! ¡Claro que me casaré contigo!”  En ese momento Wormwood revive por unos instantes para recomendarles que no lo dejen todo para el final, que es una época muy popular para las bodas.

Toda esta felicidad da que pensar a Richard, que parte en búsqueda de su amada Roberta. Llega hasta ella justo cuando va a embarcar rumbo a la Isla de las Solteronas, con un gato y chocolate como regalo para las viajeras (¡El bufón no bromeaba! ¡Existe de verdad la isla!). Roberta no puede creer que Richard siga vivo y no cabe en sí de gozo, así que vuelven juntos a tiempo para la boda de sus amigos.

AW por fin reunidos
AW por fin reunidos

Efectivamente, Galavant e Isabella no esperan ni un minuto más y se casan en una ceremonia oficiada por los Monjes Cantores, en la que ambos se prometen amarse y respetarse en la pobreza y en la riqueza, en la salud y en la enfermedad, con vikingos violentos y elfos caníbales, con hobbits y moteros y delfines con láseres, mutantes y abogados… vamos que les pase lo que les pase, se amarán para siempre, pues sellan sus promesas con un beso. Un beso que por fin no es ni rancio ni mohoso y que repiten sin dudarlo.

La boda da pie a otra canción, titulada, como no podría ser de otra manera, “Season 2 Finale”, en la que vemos cómo todo ha vuelto a la normalidad: Chef y Gwynne son felices en su casa, los padres de Isabella han recuperado el trono de Valencia, Gal e Izzy viven felices en una casa al lado del mar y Gareth… bueno Gareth decide que quiere recuperar a Madalena y vemos cómo Sid se unirá a él en su búsqueda.

Una boda perfecta para una pareja perfecta
Una boda perfecta para una pareja perfecta

A todas estas ¿qué ha sido de nuestra villana favorita? Madalena ha llegado a un castillo bastante tenebroso y pide audiencia con el “DEL (“Dark Evil Lord”, el malvado señor oscuro) para que le enseñe a utilizar la magia oscura y ser la malvada más poderosa de los siete reinos. Ver cómo Madalena se convierte en una hechicera poderosa y oscura sería una absoluta delicia, Mallory Jansen interpreta genialmente su papel, así que… ¡necesitamos una tercera temporada por favor!

Como colofón final, después de una hilarante canción a cargo de los monjes (que se lamentan de que quizás “tengan que ir a trabajar a una cadena de cable barata si no consiguen otra renovación sorpresa”) vemos que Richard y Roberta son felices viviendo juntos y alimentan a Tad Cooper con una oveja… espera, espera, ¿un lagarto puede comerse a una oveja? ¡Por supuesto que no! ¡Tad Cooper era realmente un dragón!

Maddie ya sueña con el poder oscuro
Maddie ya sueña con el poder oscuro

Galavant está en plena forma y sería realmente una auténtica pena perder esta genialidad si ABC decidiera no renovarla. La segunda temporada ha sido incluso mejor que la primera y los innumerables guiños a series y películas son un auténtico deleite, por no hablar de la poca seriedad con la que se toman a sí mismos. La banda sonora y las letras son brillantes y pegadizas como pocas y la diversidad (y buen hacer) del reparto es algo realmente de agradecer en estos días.

Vamos que no sé a qué espera ABC para anunciar su renovación (shhh no hagáis caso a las audiencias, recordad lo que pasó con Firefly). De todas formas, si el temido "Cancellation Bear" hiciera de las suyas, estos capítulos son un más que digno final para la serie.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.