“Feud: Bette and Joan” huele a Emmy

Feud: Bette and Joan

Feud: Bette and Joan

4.5 Stars

Summary

En 1962, Bette Davis y Joan Crawford, dos estrellas del Hollywood de los treinta y cuarenta rodaron la que sería su única película juntas, "What Ever Happened to Baby Jane?". Sin embargo lo que acapararía más portadas en el futuro fue la gran rivalidad entre las dos actrices protagonistas.

Coder Credit

Tras el éxito cosechado -a nivel de público y crítica- con American Crime Story, Ryan Murphy se embarcó en un proyecto prácticamente a prueba de balas. Su nueva antología "Feud", contaría las rivalidades más grandes que ha habido a lo largo de la historia y su primera temporada narraría una de las más famosas: la de Bette Davis y Joan Crawford.

En 1962, Bette Davis y Joan Crawford, rodaron la que sería su única película juntas, "What Ever Happened to Baby Jane?" ("¿Qué fue de Baby Jane?"). Ambas actrices habían sido auténticas  estrellas en los años treinta y cuarenta, Davis contaba con dos Oscars por "Dangerous" y "Jezebel" (más otras siete nominaciones) y Crawford con uno por "Mildred Pierce".

Sin embargo, los años sesenta interrumpieron en Hollywood dando paso a una nueva generación de estrellas (Marilyn Monroe, Katherine Hepburn, Elizabeth Taylor, Sophia Loren...) y ni Crawford ni Davis tenían ya un lugar en este mundo. Fue entonces como, reacia a despedirse por la puerta de atrás, Crawford planeó una nueva película que la encumbrara de nuevo al estrellato y le hiciera llevarse a su casa el segundo Oscar. Así surgió ¿Qué fue de Baby Jane?, donde por primera y única vez se reunió con su eterna enemiga, a la que sabía que necesitaba si quería llevarse a casa la estatuilla.

La película fue un éxito. Es, sin duda alguna, una obra maestra cómo las que apenas se hacen ya. Pero lo que acaparó más portadas no fue la grandiosa calidad de la cinta, sino la rivalidad entre las dos actrices protagonistas. Que ambas se odiaban era algo que se sabía casi tanto como que el sol sale por las mañanas, pero lo que dio de sí el rodaje fue mucho más allá. Patadas, golpes, insultos, máquinas de coca cola... un sin fin de anécdotas que son, precisamente las que pretende narrar la serie de Murphy.

O por lo menos esa es la idea inicial que nos planteó Murphy, porque con los dos primeros capítulos visionados, "Feud: Bette and Joan" se centra más una feroz crítica al trato de Hollywood a las mujeres que sobrepasan cierta edad (Crawford tenía 58 y Davis 54 en el rodaje) que en la rivalidad de ambas estrellas. La crítica al cine -y por extensión a la televisión- es patente prácticamente durante los dos primeros episodios. Crawford, a la que da vida Jessica Lange, se niega a envejecer, sus cremas y tratamientos de belleza no están puestos a la ligera sino que tienen una misión muy clara: abrir los ojos al espectador de cómo dos mujeres, por muy buenas actrices que sean, no tienen hueco en este mundo una vez han llegado a la "vejez".

Esto no hace que ya empecemos con las pequeñas rivalidades entre ambas actrices. Por ahora sutiles y que probablemente explotarán con más ahínco a medida que avanza la temporada. Porque lo que básicamente se narra en los dos primeros episodios es la búsqueda de Crawford de esa nueva película que le llevara a la cima, los esfuerzos sobrehumanos que tuvo que realizar el director Robert Aldrich para encontrar un estudio que quisiese producir la cinta y los primeros intentos de convivencia entre dos supernovas, que por ahora parecen unirse para hacer frente a enemigos comunes.

Tanto Jessica Lange como Susan Sarandon (que interpreta a Bette Davis) están espectaculares. No sorprende y por supuesto se esperaba que el nivel de ambas actrices estuviese por las nubes. Partiendo de esta base, está claro que Susan Sarandon tiene más posibilidades de lucirse, no en vano Davis era una mujer mucho más excéntrica y para que vamos a negarlo, el alma de la película. Sarandon aporta todos los matices necesarios para dar vida a una de las mejores actrices de la historia del cine y aunque es cierto que a veces no consigue marcar con exactitud el tono de Davis (que tenía un marcado acento muy difícil de reproducir), sus escenas tanto cuando se maquilla de Baby Jane como cuando ensaya la famosa canción de la película son para quitarse el sombrero.

A Jessica Lange por su parte sí la vemos en demasiadas ocasiones en su actuación. Mientras Sarandon se camufla perfectamente con Davis, Lange nos recuerda a ella misma durante muchos momentos. No obstante, esto no hace desmerecer una actuación extraordinaria.

Si hay que destacar a alguno de los secundarios (que son varios los que ya se presentan en estos dos primeros episodios), ese sería Alfred Molina que da vida al director de la película, Robert Aldrich. El actor se muestra como un auténtico arbitro entre las dos divas y Murphy ha decidido -correctamente- ahondar en su vida privada y cómo vivió el rodaje un director que parece quedó a la sombra por sus dos estrellas.

Además, la serie cuenta con unas narradoras excepcionales, Catherine Zeta-Jones interpreta a Olivia de Havilland (amiga íntima de Davis) y Kathy Bates a Joan Blondell. Ambas actrices parecen grabar un documental en 1978, contando la rivalidad de Bette y Joan.

Feud es una serie mucho más colorida que las últimas producciones de Murphy, como la sexta entrega de American Horror Story o The People v. O.J. Simpson: American Crime Story. Parece querer rescatar la época dorada de Hollywood con un ambiente distinto al que muchos podrían esperar y los tonos llamativos serán un continuo.

Hay una frase que Zeta-Jones dice prácticamente al comienzo de la serie que resume la esencia de la serie -o al menos de estos dos capítulos- "Feud is about pain..." ("La enemistad se basa en el dolor") . Murphy usa Feud no para mostrar el odio que podían tenerse dos personas, sino el dolor que sufrían en un determinado contexto, el cual les llevó a esa situación. Es por eso que Feud es mucho más maravillosa de lo que en un principio se podía pensar.

Con semejante trama y actuaciones, los Emmys ya empiezan a oler fuerte y a menos que la cosa cambiase mucho en los restantes seis capítulos que compondrán la temporada, no extrañaría que la próxima gala de los premios de la televisión se rindieran a sus pies.

Feud: Bette and Joan ya cumplía una gran función, acercar a más personas una película tan magnífica como es ¿Qué fue de Baby Jane? -que yo recomiendo encarecidamente ver antes de empezar la serie, pues pienso que podrán apreciarse más matices- pero es que ha demostrado que por sí sola, merece y mucho la pena. No me tiembla el pulso al escribir que estemos probablemente ante una de las mejores series del año.

La serie se estrena mañana, 5 de marzo y en España podrá verse gracias a HBO el mismo día.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.