Fear The Walking Dead 2×11: Pablo & Jessica

Fear The Walking Dead 2x11: Pablo & Jessica

Fear The Walking Dead 2x11: Pablo & Jessica

Series: Fear The Walking Dead

3 Stars

Summary

Madison y Alicia encabezan un plan para librar el hotel de los caminantes. Nick empieza a cocinar oxicodona para cumplir su parte del trato con el cartel

Coder Credit

Llegamos al undécimo episodio de este spin-off y aún hay quién se pregunta si realmente merece la pena seguir viendo esta serie. Hace ya tiempo que “Fear The Walking Dead” parece haber abandonado esa idea de precuela y ha pasado a convertirse en un universo paralelo de su serie madre. Lo malo es que precisamente por venir de donde viene el espectador espera sorpresa, drama, empatía y situaciones límite y, de momento, todo eso queda corto en esta serie.

Exceptuando la conversión de Chris en villano (quizás lo más interesante sería centrarse en eso) todo nos suena. Cambiemos cárcel atestada de caminantes por hotel mexicano y la situación nos recuerda a aquella que vivieron Rick y los suyos en su tercera temporada. Las tramas huelen a rancio y los guionistas parecen haberse dado cuenta y por eso introducen el drama familiar para tratar de diferenciarse de su serie madre. Lo malo, como ya he dicho muchas veces, es que este drama es poco creíble cuando los personajes despiertan poca o ninguna empatía en el espectador. Reconozcamoslo sin miedo, pasamos más tiempo imaginando la horrible forma en la que morirá Madison que en ver qué es lo que realmente está sucediendo en el capítulo de turno.

fear-the-walking-dead-2x11-pablo-jessica-1

Con los protagonistas divididos la serie corre el peligro de sufrir el fenómeno de la dispersión, algo muy criticado en “Juego de Tronos” cuya infinidad de personajes y tramas paralelas y la necesidad por querer contárnoslas todas al mismo tiempo en cada episodio hacía que pareciera que había historias que no iban a ninguna parte, veáse Tyrion o Daenerys en la última temporada. A “Fear the Walking Dead” podría pasarle lo mismo por lo que los guionistas parecen decididos a evitarlo centrándose en el hotel y en lo que quiera que esté viviendo Nick con sus nuevos amigos. Y sí, la cosa funciona. Evitamos el fenómeno de la dispersión pero, sinceramente, ¿a quién le importa Madison a estas alturas?

Los responsables de la serie deciden una vez más utilizar el recurso del flash-back, seña de identidad de esta segunda mitad de temporada (no hay episodio donde no lo usen) para contarnos cómo sobrevivieron Strand y Madison a su borrachera y la espontánea aparición de los caminantes del hotel que querían merendárselos. He de reconocer que interiormente fantaseaba con una Madison convertida en caminante a la que Alicia haría frente matándola sin pensárselo dos veces. Hubiera sentido la pérdida de Strand, un personaje al que, como pasara con Daniel Salazar, creo que se le está dando poco protagonismo cuando precisamente es de los más interesantes que hay en esta serie, pero la serie habría ganado en drama, sorpresa y nos hubiera dado algo de acción. Sin embargo, ahí siguen, recuperados en tiempo récord de su cogorza sin tener que pasar por el malestar de la resaca (afortunados ellos) y salvando el día una vez más.

fear-the-walking-dead-2x11-pablo-jessica-3

Si algo deja claro este episodio es que los personajes empiezan a sufrir un cambio de mentalidad. Ha llegado el momento de dejar a un lado la idea de la supervivencia individual y pensar en el bien del grupo. Una idea para nada novedosa si tenemos en cuenta los antecedentes de la serie pero que es bastante lógica. Era sólo cuestión de tiempo que los guionistas se atrevieran a explorarla con estos personajes. Así vemos como Madison se une a la idea de Alicia de hacer del hotel un lugar seguro en el que instalarse. Deshacerse de los caminantes que pululan por sus pasillos es un mero trámite. Sólo necesitamos atraerles, agruparlos y dirigirlos lo más lejos del hotel, preferiblemente a mar para que queden atrapados en una corriente infinita. ¿Qué podría salir mal? Si vuestra mentes os llevan a rememorar el inicio de la última temporada de “The Walking Dead” donde todo salió mal estáis olvidando que en su serie hermana los protagonistas tienen toda la suerte de la que carece Rick Grimes. Aquí los zombies son obedientes, muy lentos, apenas tienen fuerza, son tremendamente tontos y están dispuestos a abrazar su segunda muerte. No es culpa de Rick, es culpa del clima. El frío de Georgia los espabila, el calor de México los “aplatana”.

Con el éxito garantizado, Madison se erige como nueva heroína del serial. Una auténtica madre coraje que no dudó en enfrentarse a la muerte para dirigirlos al agua sabiendo que podría morir ahogada, comida, aplastada, desgarrada… bueno, si los zombies fueran como tienen que ser, claro. Además, su presencia y alzamiento como heroína hace que se convierta, en cierto modo, en líder del hotel y sus habitantes. La guerra abierta entre Elena y los huéspedes del hotel (que aún siguen reprochándole a la gerente que los encerrase para morir en aquella boda) llega a una especie de tregua con la aparición de Madison y su idea de limpiar el hotel y convertirlo en un refugio seguro. Empieza a brotar el germen del trabajo en equipo y la búsqueda del bien común.

fear-the-walking-dead-2x11-pablo-jessica-6

El contrapunto más emocional nos lo da, curiosamente, Strand. Ese individuo que nos presentaron como frío e interesado resulta tener cierto punto de humanidad. Su amistad con Óscar, líder de los huéspedes resentidos, nos lleva a explorar la pérdida de los seres queridos y el temor a dejarles ir definitivamente que nos lleva a aferrarnos a ellos aunque sepamos que nos agarramos a una sombra. Óscar se resiste a dar una muerte definitiva al fantasma de su mujer, Jessica, a quien ha encerrado en una de las habitaciones después de convirtiera en caminante. La oye gruñir y golpearse contra la puerta desde el pasillo pero es incapaz de abrir la puerta y asestarle el golpe definitivo. Es Strand el que entra por él y le hace el favor de acabar de una vez por todas con ella.

Por otro lado, Nick continúa su inmersión en su nueva comunidad. Cada vez tiene más confianza con Alejandro, el líder de la comunidad. Su actuación con los miembros del cartel ha puesto a la comunidad en serio peligro. Nick prometió que les proporcionaría opiáceos para calmar a los drogadictos y tarde o temprano tendrá que cumplir con su parte del trato. Su deseo por ayudar a su nuevo grupo y de sentirse útil por una vez en su vida, le termina convirtiendo en todo un cocinero de drogas. En una secuencia al más puro estilo “Breaking Bad” pero sin el acierto de Vince Gilligan, vemos a Nick cocinando pastillas de falsa oxicodona que pretende hacer llegar al cartel, lo que les daría cierta ventaja antes de que descubran la maña.

fear-the-walking-dead-2x11-pablo-jessica-5

Esta nueva faceta de Nick hará que el joven gane puntos a ojos de Luciana. La joven que no confía en nadie, termina hablándole de Pablo, su hermano, de su muerte y lo que ésta supuso para ella, produciéndose un nuevo acercamiento entre los personajes que los lleva a compartir un beso y puede que algo más. Un acercamiento algo forzado teniendo en cuenta cómo nos presentaron al personaje de Luciana y que los guionistas dejaron entrever cierta historia amorosa que se estaba desarrollando entre Nick y Ofelia (¿es ella la nueva Barb de este universo?). Para rematar, tenemos la historia de Alejandro que le cuenta a Nick cómo fue mordido por un caminante y cómo no se convirtió en uno de ellos. A mí todo esto me suena a cuento chino pero no es de extrañar que en una época en la que lo que se necesita es esperanza la gente acepte creer cualquier cosa, haciendo un verdadero acto de fe con tal de darle algún sentido a lo que viven. Así surgieron la mayor parte de las religiones.

fear-the-walking-dead-2x11-pablo-jessica-2

Parece que los protagonistas por fin aceptan que tienen ante ellos un nuevo mundo en el que o bien se adaptan o están condenados a una muerte segura. Cada uno se adapta como puede. Unos recurren al sentido del grupo como protección y otros se inclinan a realizar actos de fe. Y otros, simplemente, dan rienda suelta a lo peor de sí mismos. Aunque, como método de supervivencia, la desaparición absoluta sin dejar rastro parece la opción más segura y de éxito garantizado. Y si no que se lo pregunten a Ofelia. Allá donde esté seguro que está disfrutando del espectáculo tumbada en una hamaca o quizás haya encontrado algo mejor con lo que matar el tiempo.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal