Fear the Walking Dead 1×06: The Good Man

Fear the Walking Dead 1x06: The Good Man

Fear the Walking Dead 1x06: The Good Man

Series: Fear the Walking Dead

5 Stars

Summary

Travis y Madison junto con los Salazar se dirigen al estadio de Los Ángeles en busca de Nick y de la esposa de Salazar. Pero lo que se encuentran al atravesar sus puertas es un espectáculo dantesco.

Coder Credit

Fear the Walking Dead ha terminado su primera temporada por todo lo alto: con un episodio muy a la altura de su predecesora y con los mejores minutos de lo que llevamos de serie. Los que hasta ahora cuestionaban la serie por su lentitud y/o falta de zombies habrán visto que sus dudas se despejaban. Fear the Walking Dead es una gran serie y está dispuesta a demostrarlo.

Con la marcha del ejército de la ciudad de Los Ángeles sus calles se han convertido en territorio sin ley. Los pocos supervivientes tendrán que apañarse de ahora en adelante. Eso sí, como último favor a la población los militares han encerrado a todos los caminantes, a los enfermos y a las personas susceptibles de convertirse en caminante en en el estadio de la ciudad de Los Ángeles. Hasta allí se dirigen Madison y Travis junto con Daniel Salazar y su hija Ofelia en busca de Nick y con la esperanza de hallar a la esposa de Daniel con vida.

El espectáculo con el que se encuentran es dantesco. Lejos de lograr el control que esperaban, el ejército se ha visto desbordado con una crisis con la que no puede lidiar y al final han optado por hacer lo que haría todo hijo de vecino: salir corriendo y que se salve quien pueda. Una parte del estadio está infestado de caminantes que buscan un poco de carne fresca que llevar a su putrefactas bocas, y es justo a este terrible lugar al que han llegado Strand (el desconocido por fin tiene nombre) y Nick en su huida hacia la libertad.

Fear-the-walking-dead-1x06-The-Good-Man-1

Sin saberlo han caído de lleno en la amenaza. Aunque Nick cae presa del pánico al verse rodeado de tanta muerte viviente, Strand rápidamente se hace con el control de la situación. Como buen observador que es sabe que son lentos y que basta un golpe certero o una buena puntería para acabar con ellos. También se ha dado cuenta de que mientras estés degustando carne fresca (a poder ser que aún respire) los caminantes no notarán su presencia. Es este momento el que aprovecha para recuperar los gemelos con los que sobornó a un oficial para salvar la vida de Nick. Él mismo se los saca del bolsillo al oficial que yace en el suelo, aún vivo y consciente de la desafortunada situación en la que se encuentra, con un zombie devorando su pierna. "Strand, por favor, mátame" le suplica en un hilo de voz. Sin embargo, Strand ignora su petición y abandona el lugar. En este nuevo mundo que se ha erigido no hay tiempo para la piedad. Ahora impera la ley de la jungla y es la excusa perfecta para planear pequeñas venganzas personales.

Gracias a Liza y a su acreditación personal, Nick y Strand logran salir de un pasillo tomado por una horda de caminantes y enfilan su camino hacia la tan ansiada libertad. Pero el ejército no lo ha puesto fácil. En su empeño por contener la amenaza, han sellado el lugar a cal y canto y es difícil salir de la fortaleza en la que se ha convertido el estadio sin toparse con algún caminante. Liza les guía hasta donde se halla la médico que la reclutó pero antes le revela a Daniel la suerte de su esposa, aunque omite el hecho de que evitó que volviera. Si alguien conoce la forma de salir de ese infierno es ella. Cuando llegan a la sala en la que se encuentra con sus pacientes, se encuentran a una doctora derrotada. Sus ojos han visto demasiado y se han teñido con la desesperanza que da saber que no se trata de un brote infeccioso. Nadie muere. Todos volvemos. Es así de simple.

Lo último que puede hacer por sus pacientes es procurarles una muerte digna y rematarlos para que no vuelvan como bestias salvajes. La única piedad que queda es apuntar a la sien y apretar el gatillo. Es tal su desidia que apenas se mueve cuando les señala al grupo de Travis y Madison una vía de escape. A pesar de la insistencia de Liza no se irá a ninguna parte. ¿Quién se haría cargo de los pobres que aún quedan moribundos en ese gran cementerio de cemento?

Fear-the-walking-dead-1x06-The-Good-Man-3

En su huida a través de las cocinas el grupo se encuentra con unos cuantos caminantes ávidos de carne fresca. Los contienen como pueden pero de momento desconocen la mejor forma de matarlos. Todo es ensayo y error. Un golpe, otro y rezar porque no te arañen o te muerdan. A duras penas logran escapar del edificio. Pero lo que encuentran fuera no alienta a la esperanza. En el patio trasero hay pilas de cenizas. Cadáveres cremados apilados como si su existencia no hubiera tenido importancia alguna. Como si sus vidas no hubieran valido la pena. Polvo de carretera y asfalto.

Logran llegar hasta el aparcamiento en el que han dejado la camioneta de Travis y el de Madison y donde Alicia y Christopher deberían estar esperándoles. Pero allí no hay nadie. A pesar de las advertencias de Daniel "Los gritos podrían atraer a esas cosas" Madison y Travis se afanan en alzar la voz buscando a sus vástagos. De pronto aparece anunciando que los últimos miembros que quedaban del ejército les obligaron a entregarles el vehículo de Madison. En eso aparece Andy  (el joven miembro del ejército que simpatizó con la hija de Daniel y al que no dudó en torturar para sacarle la ubicación de su esposa) apuntando a Daniel con una pistola. Es el momento de cobrarse el daño infligido, pero en lugar de disparar contra Daniel dispara contra Ofelia.

Afortunadamente no es una herida grave. Travis se lanza contra Andy y lo inmoviliza contra el suelo al tiempo que le golpea repetidamente la cara. Un golpe tras otro en el que deja salir toda esa rabia, frustración e incomprensión que han ido creciendo día a día en su interior. Si no es por Madison probablemente le hubiera seguido golpeando hasta la muerte.

Fear-the-walking-dead-1x06-The-Good-Man-2

El grupo por fin sale del infierno en que se ha convertido el estadio y pone rumbo a casa de Strand, donde estarán a salvo. Hacen el camino por el río para evitar tener que pasar por el centro y encontrarse con hordas de caminantes. Cuando por fin entran en los dominios de Strand (una gran casa de diseño y a las afueras de la ciudad desde la que se contempla la inmensidad del océano) pueden por fin respirar tranquilos. Parece un lugar lo suficientemente seguro, bien surtido y alejado del peligro como para pasar un tiempo.

Sin embargo, los planes de Strand son otros. Ha visto lo suficiente como para saber que difícilmente estarán a salvo en tierra. Empaca rápidamente algo de ropa en una bolsa y coge lo necesario para dirigirse a su barco, fondeado cerca de la casa. El lugar más seguro sea probablemente ese. Mientras, el resto del grupo se siente perdido. Sin saber adónde ir o qué hacer a continuación y ninguna guía que les permita comprender exactamente qué es lo que está pasando. Ya saben la cruel verdad de labios de Liza. "Todos volvemos".

El único que no parece tan incómodo con esta nueva situación es Nick. Su particular estilo de vida lo ha llevado siempre a deambular por el filo de la navaja. Sin dirección, sin propósito alguno más allá de la próxima dosis. Es como si todos se encontraran ahora en su misma situación. Tal vez toda esta suerte de apocalipsis sean su oportunidad de redimirse. Tal vez ahora encuentre un propósito y un lugar para su, hasta ahora, vacía existencia. Puede que sea el único que terminará dando las gracias por todo este infierno.

Fear-the-walking-dead-1x06-The-Good-Man-4

Desde la terraza de Strand, Madison observa como Liza se aleja rumbo a la playa y decide seguirla. Cuando por fin consigue alcanzarla, Liza le revela que durante el forcejeo en las cocinas del estadio con un caminante se ha llevado como souvenir un mordisco. Sabe lo que eso significa y es más elegante acabar con el problema de raíz. Sutilmente se ha despedido ya de su hijo. Su última petición a Madison es que aprete el gatillo para evitar que lo haga Travis. Como en su día le pidiera la misma Madison.

Pero la suerte no corre de la mano de Liza. Travis se ha dado cuenta de la ausencia de ambas y las ha seguido. De ese modo se entera del fatal destino de Liza y le promete que cuidara al hijo de ambos. Por último, coge la pistola de manos de Madison y aprieta el gatillo. Un último acto de piedad que ha terminado de quebrar las convicciones de Travis. No le queda más que aceptar lo inevitable. El mundo se ha venido abajo. No queda lugar para las viejas costumbres. Este nuevo mundo necesita un nuevo Travis Manawa.

El episodio termina con Travis destrozado en la orilla del mar aferrado a Maddy que parece ser lo único que evita que se lo lleva la marea. Este nuevo mundo es feo, sucio, cruel y muy oscuro. Y ni el agua del mar podrá limpiar la sangre que está por derramar.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal