Fallece Garry Marshall, director de Pretty Woman

Garry Marshall, director de Pretty Woman, falleció en el día de ayer a los 81 años de edad. En su haber tenía una prolífica carrera como guionista e incluso actor (participó en 83 proyectos), pero sobre todo destacó como director de películas románticas.

¿Quién no ha visto Pretty Woman? Mejor dicho, ¿quién no se sabe de memoria todas las escenas de Pretty Woman? Esa película que ponen cada año en televisión, sin necesidad de que sea San Valentin, y que siempre acabamos viendo otra vez… La historia que encumbró a Julia Roberts (fue nominada al Oscar por primera vez y ganó el Globo de Oro a la mejor actriz) gracias a su interpretación de la carismática y dulce prostituta Vivian Ward, y a la vez consiguió que Richard Gere (Edward Lewis) pasara a encarnar esa imagen de caballero de brillante armadura, pero que ahora llevaba traje e iba en limusina.

Este fue uno de los primeros proyectos de Garry Marshal como director de un largometraje (1990), y con esta comedia romántica consiguió cambiar las reglas del juego de las historias de amor. ¿Quién decía que no podía surgir el amor entre un multimillonario y la prostituta de poca monta a la que había contratado? Desde Pretty Woman sí que es posible (incluso con el sinfin de contradicciones y segundas lecturas que se pueden sacar de esta trama), hasta el punto de que sigue encabezando las listas de las comedias románticas de todos los tiempos… Eso sí, cuando se escribió el guión no iba a tener ese final feliz tan propio de Disney, ya que en un principio la historia terminaba con que Edward se marchaba y dejaba atrás a Vivian, que aprendía de la peor manera posible eso de que no es posible cambiar el destino.

Pero afortunadamente Garry Marshal cambió ese final, y con ello nos dio una película con la que poder seguir creyendo en los cuentos de hadas… Y no fue la única vez que lo hizo.

Y es que se puede decir que Garry era un director especializado en películas románticas, que trató de múltiples formas. Si con Pretty Woman estábamos con una historia propia de Disney, con Princesa por sorpresa se quitó esa espina de cuento de Disney que tenía pendiente, y de paso descubrió a Anne Hathaway, una de las princesas de América que más comedias románticas ha protagonizado (con permiso de Julia Roberts, Meg Ryan y Sandra Bullock, por supuesto).

VALENTINES DAY

Pero cuando Garry ya había alcanzado la perfección dentro de las comedias románticas clásicas, consiguiendo incluso juntar de nuevo a Julia Roberts y Richard Gere en Novia a la fuga, llegó el turno de las comedias románticas corales. Un género donde siempre quiso que todas las historias que se entrecruzaban tuvieran en común una fecha romántica por excelencia. Así, en Historias de San Valentín consiguió reunir a un sorprendente reparto: Kathy Bates, Jennifer Garner, Jaime Foxx, Jessica Alba, Bradley Cooper, Patrick Dempsey, Jessica Biel, Aston Kutcher, Taylor Lautner y un largo etcétera (incluyendo a la cantante Taylor Swift); en Noche de fin de año, su última gran producción en 2011, los que se juntaron para besarse a media noche del 31 de diciembre fueron otro grupo bastante nutrido de actores y cantantes, con unos cuantos que repetían: Robert De Niro, Halle Berry, Michelle Pfeiffer, Aston Kutcher,  Sarah Jessica Parker, Lea Michele y Jon Bon Jovi, por citar sólo unos pocos.

Garry Marshal siempre tuvo la capacidad de hacer lo imposible: reunir a un sin fin de actores, tanto poco conocidos como algo conocidos y MUY conocidos… y no arruinarse en el intento. Pero es lo que tenía trabajar con el director de Pretty Woman: que el dinero era lo de menos a la hora de poder estar bajo las órdenes de uno de los grandes de Hollywood, y quien cambió la concepción de las películas románticas.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.