Eyewitness 1×10: El día de la madre

Eyewitness 1x10: El día de la madre

Eyewitness 1x10: El día de la madre

Series: Eyewitness

3 Stars

Summary

Tras descubrir que el asesino de Tivoli es Ryan Kane y que Philip estaba con Lukas en la cabaña cuando se cometió el triple homicidio, comienza una auténtica cacería entre Helen y Ryan por ver quién da antes con los dos testigos.

Coder Credit

Después de tanta tensión, giros sorprendentes, momentos dramáticos y otros llenos de dulzura, llegaba la hora del desenlace. Ese fatídico instante en el que Helen por fin podría mirar a los ojos al asesino y hacerle pagar por sus crímenes, si es posible antes de que Ryan diera con Philip y Lukas para acabar de una vez por todas con esos cabos sueltos que se le venían resistiendo desde el principio.

Y no sé si ha sido porque después de lo visto hasta ahora me estaba temiendo un final donde moría hasta el apuntador, o porque esperaba que una serie donde había habido tanta tensión y momentos asombrosos lo suyo es que para su capítulo final hubiera una apoteosis en toda regla; pero si el final de Eyewitness me ha resultado sorprendente, ha sido por lo increíblemente relajado (y hasta lento, diría yo), además de aderezado por unas cuantas escenas a las que todavía no les encuentro el sentido.

Me explico. Evidentemente, que la madre de Philip haya muerto por sobredosis, ni más ni menos que en el mismo instante en que Philip por fin podía disfrutar de un instante a solas con Lukas, ha sido dramático hasta decir basta. De hecho, creo que ha sido con diferencia la escena más dramática de todo el episodio final, con una Anne mostrándose increíblemente frágil al saber que estaba a punto de morir, y con un sorprendente Ryan que se ha mostrado más humano que nunca, como si realmente no quisiera hacer lo que estaba a punto de hacer, pero algo le empujara a ello.

Y lo dicho. No sé si ha sido porque estaba convencida de que al menos moriría un miembro de la familia de la Sheriff o de los Wodenbeck (que Bo, el padre de Lukas, llevara días sin dar señales de vida era cuanto menos preocupante), por lo que descubrir que al final sólo muere el asesino y la madre drogadicta (y en este caso en la soledad del centro de desintoxicación, sin que pudiéramos ver siquiera el instante en el que Philip descubre que es huérfano) me ha dejado un tanto plof… Y no es que no quiera ver sufrir más a Philip… Bueno, la verdad es que ese es un personaje que se crece con la adversidad, por lo que tengo que reconocer que me habría encantado verle en un momento tan dramático como ese.

Creo que ese plof es lo que mejor define la sensación que me ha dejado el episodio final de la temporada, y tal vez de la serie de Eyewitness, ya que todavía no hay confirmación de una segunda temporada. Porque, la verdad sea dicha, he echado muchas cosas en falta que estaba convencida se verían en el episodio final y que al final no han ocurrido, bien porque no se han visto, o bien porque los guionistas han optado por otro camino.

Cosas como ese momento en el que Philip descubre que su madre ha muerto de manos del mismo asesino al que podría haber denunciado desde hace semanas, lo que ya es bastante dramático y habría sido fantástico ver. Cosas como el instante en el que es Philip quien le dice a Helen que Ryan es el asesino (o viceversa), y que finalmente no ha ocurrido. Que Philip le eche en cara a Lukas todo el daño que le ha hecho por no terminar de aceptar que le gustan los hombres, por lo que Lukas no recibe el rapapolvo que tanto se merecía. Que Lukas y su padre tengan una conversación padre e hijo como dios manda donde se vea de una vez por todas que lo que les pasa es que les cuesta decirse las cosas a la cara (y que, todo sea dicho, no termina de explicar por qué Lukas vivía aterrorizado de que su padre descubriera la verdad). O cosas como ponerle un final apropiado a la historia de Kamilah y Sita, quienes al final se han convertido en unos personajes que sólo han servido para que Ryan intentara aprovecharse de las circunstancias, y no siempre con éxito.

Y tal vez esta opinión se contradiga con lo que vengo comentando desde el principio de la serie, donde aseguraba que una de las cosas que más me gustaba era la capacidad de mostrar sentimientos, temores o incluso historias del pasado a base de escenas llenas de sutilezas donde, en lugar de tener una larga conversación, lo que veíamos era un intercambio de miradas que decían mucho más de lo que parecía a simple vista...

No es que ahora haya cambiado de opinión. Sigo pensando que lo de “menos es más” es una regla que siempre funciona… pero no cuando estamos en un episodio final que sirve como cierre de todas esas historias que se han ido revelando poco a poco, y que al final te dejan con la sensación de que hay muchas cosas que se han dejado en el tintero.

Y tal vez todas esas historias se han dejado en el aire a la espera de que en una segunda temporada se explore más la parte de los sentimientos de todos los personajes. Pero viendo que en los últimos minutos del episodio hemos viajado un mes en el futuro y allí, a excepción de un Philip compungido observando la fotografía de su madre, todo el mundo parecía ser feliz y daba muestras de que lo iba a seguir siendo por mucho tiempo; no parece que eso vaya a ocurrir, incluso si finalmente hay una segunda temporada.

Sorprendentemente, al final la única historia que se ha completado de verdad es la de Ryan Kane. Y no sólo por el hecho de que haya muerto, sino porque al final es el personaje que mejor hemos podido comprender: un hombre que creció y vivió rodeado de violencia, pero que a diferencia de Helen no tuvo la suerte de encontrar una persona que le sirviera como salvavidas, por lo que toda su vida se había convertido en intentar solucionar los problemas que había creado, creando nuevos problemas a su paso… hasta que hubo un momento en que se cansó de seguir intentándolo, pues veía que podría pasarse toda la vida así.

Eso sí, por mucho que la decisión de Ryan haya sido dramática, pues no deja de ser la de un hombre que se ha rendido y está cansado de vivir… hay un par de escenas con este personaje a las que no termino de verles el sentido.

Me refiero, por un lado, a ese momento en el que va a visitar a la madre de Philip y decide matarla porque se ha convertido en otro cabo suelo, pero cuando por fin tiene a tiro a los dos testigos que se le han estado resistiendo todo el tiempo, con lo que por fin podría acabar con el gigantesco problema que se ha montado... ¿no aprieta el gatillo? No, en lugar de ello se los lleva de paseo, ni más ni menos que a la redada de la que llevaba tiempo pendiente, y directamente a las manos de Helen.

Y Helen es precisamente el otro personaje que, con todo el cariño que le tenía, ha protagoniado un par de escenas de lo más extrañas. Porque no tiene ningún sentido, o eso creo yo, que cuando por fin tienes a tiro al asesino y quien sabes que en ese momento tiene a tu hijo, lo primero que haces es decirle que sabes que él es el asesino y luego... ¿le dejas marchar?

Sí. Podríamos pensar que Helen no deja de ser una mujer que sufre estrés postraumático como consecuencia de su época en Buffalo, y que por tanto no es capaz de disparar a una persona... ¿Pero no podría haber disparado al menos a las ruedas del coche para impedir que Ryan huyera? ¿O pedirle a Tony que le disparara él, que para eso era su ayudante?

No, mucho más sentido tiene dejar que huya en el coche para ir detrás de él y acabar teniendo exactamente la misma escena pero unos cuantos kilómetros más adelante.

La verdad es que, viéndolo en perspectiva, parece que todo ha sido diseñado para que podamos presenciar ese momento dramático entre Helen, Ryan y Philip y acabemos con los nervios destrozados temiendo que algo malo le ocurra a Philip o Helen... Y en realidad lo habrían conseguido sino fuera porque el plan ha sido mal diseñado, siendo ese momento dramático el final de una carrera que no ha tenido mucho sentido desde el principio.

Otro ejemplo: si cuando Helen descubre que Ryan es el asesino y Gabe le dice que le ha hablado de la madre de Philip, diciéndole que está en un centro de desintoxicación, ¿cómo es que llega a la residencia a la mañana siguiente, cuando evidentemente Anne ya ha muerto, y habría bastado con llamar al centro para que detuvieran a un hombre al que ya le podían poner rostro y nombre? O qué decir de Philip, que tras hablar con Helen y descubrir que ella ya conoce la identidad del asesino y que está a punto de cogerle, ¿por qué no le dice que va a ver a su madre, cuando Helen le había pedido expresamente que se quedara en el hotel? ¿En serio, con lo complicado que está todo, decide no contárselo a Helen porque "ella nunca le dejaría ir a verla"? ¿No acaba de quedar claro que Helen se preocupa por él, por lo que no tiene ningún sentido que se acuerde ahora de cosas que pasaron cuando no terminaban de confiar el uno en el otro?

Y, finalmente, está la incógnita que plantea la última decisión de Ryan... ¿En qué momento decidió que ya estaba cansado de seguir matando? Porque, por el curso de los acontecimientos, parece que ese momento fue justo después de matar a la madre de Philip ¿Por qué no se lo planteó antes de matarla? ¿O es que a los guionistas no se les ocurrió otra manera de acabar con el dilema de con qué madre se quedaría Philip?

Si, tal vez suene muy cruel, pero la verdad es que me ha dado la sensación de que lo único que se pretendía era buscar un final feliz en el que Lukas y Philip acabaran juntos, con Helen y Gabe convirtiéndose en los padres de Philip, y daba igual cuántos cabos sueltos se quedaran en el camino con tal de conseguir ese final. Y, la verdad, me ha dado mucha pena encontrar tantos cabos sueltos en una serie que, hasta ahora, me había parecido redonda.

¿Vosotros que opináis? ¿Qué os ha parecido el final de temporada? ¿Al nivel de la serie? ¿O es que se me han escapado muchos detalles que explican por qué ha ocurrido lo que ha ocurrido?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.