Eyewitness 1×08: El perro de los Larson

Eyewitness 1x08: El perro de los Larson

Eyewitness 1x08: El perro de los Larson

Series: Eyewitness

3.5 Stars

Summary

Tras la confirmación de que la persona que asesinó a los Vescovi, Bella y los adolescentes no es Mithat y está bien vivo, tanto el FBI como la Sheriff Helen Torrance vigilarán a Lukas día y noche… Pero ¿será eso suficiente?

Coder Credit

Comienza la recta final de Eyewitness y con ella conocemos más del pasado de Helen, aunque no es el que hubiéramos querido. Y es que cuanto más sabemos de ella y cuanto más cerca está el asesino de encontrar a su presa… más nos damos cuenta de que la Helen que conocíamos no es la verdadera Helen.

Sí, tal vez sea la misma mujer decidida a la que le obsesiona tener el control, pero ya no es esa mujer perdidamente enamorada de Gabe y que tiene miedo de no ser una buena madre para Philip… O al menos, no es sólo eso, ya que esa Helen que se casó con Gabe y se mudó de Buffalo a Tivoli, ha resultado ser una fachada que ella misma creó cuando estaba intentando acabar con todo.

Dicho en otras palabras, ahora mismo uno puede dudar de cualquier palabra que salga de la boca de Helen, ya que hemos tenido la confirmación de que esa relación de absoluta sinceridad que existía entre Gabe y Helen no era tan idílica como parecía, pues esa partes que no se decían en voz alta (el pasado de Helen) y que queríamos pensar que era porque no hacía falta hablar de algo que los dos conocían; en realidad no se decían porque siguen siendo un secreto entre los dos.

Pero lo más interesante con el descubrimiento del pasado de Helen y cómo acabó en Tivoli y conoció a Gabe, es que ahora mismo Helen y Philip se me antojan como la misma persona, ya que ambos han resultado ser dos personas que tienen una facilidad asombrosa para mentir y seguir escondiendo ese pasado del que no se atreven a hablar.

En el caso de Helen, tristemente, ella ha encontrado en un asesino ese hombro amigo sobre el que sincerarse pese a tener a su lado a un maravilloso Gabe que, por otro lado, va a acabar cansándose de ofrecer la otra mejilla. Por su parte, con Philip el problema es que la única persona con la que se atrevería a ser completamente sincero (y que lo es de vez en cuando, cuando las circunstancias lo permiten) está demasiado preocupada al verse en el centro de la diana de un asesino.

Así, nos ha tocado ver de nuevo cómo Philip sufre en soledad. Y encima lo hemos hecho viendo primero la acción: cómo llenaba la cacerola con agua, lo que al principio no tenía ningún sentido; y luego entendiendo por qué lo había hecho: porque ese era el mecanismo que usaba cuando llegaba a casa y las cosas estaban “muy mal”, ya que era la única manera de sentirse a salvo... O tal vez no a salvo del todo, pero sí alejado de los problemas por unos minutos.

Y aunque seguimos sin saber qué ocurrió exactamente en su vida antes de que fuera a casa de Gabe y Helen, ver como Philip vuelve a sentirse indefenso, esta vez porque no es capaz de proteger al chico al que quiere, es si cabe más doloroso ahora que creíamos que lo peor ya había pasado. Porque al menos ahora Lukas le permite quedarse a su lado e incluso se atreve a llamarle para decirle lo mucho que le hecha de menos cuando sólo están separados por una pared. Y precisamente por ello, que Philip tenga que estar alejado a la fuerza del Lukas más comprensivo que ha tenido la fortuna de conocer y además hacerlo siendo consciente de que un asesino (el asesino que sólo él podría reconocer) está detrás de Lukas; está terminando de romper la fría calma que habíamos visto en Philip todo este tiempo.

Pero la falta de sinceridad no es el único problema que tienen que afrontar nuestros protagonistas, y que de paso siguen facilitándole las cosas al asesino de una manera increíble. Porque a esa falta de confianza en las personas en las que más tendrían que apoyarse, se une un trabajo por parte del FBI que deja mucho que desear.

Porque puedo entender que Kamilah no está atravesando el mejor momento de todos, con una hermana que acaba de morir y debiendo hacerse cargo de su sobrino. Y también puedo entender que Ryan, cuando no sabes que es un psicópata pederasta, puede resultar un hombre muy atractivo que sabe cómo conquistar a una mujer... Pero de ahí a que la persona que tendría que estar vigilando 24 horas a un testigo, lo que hace es dejarle irse al granero con su novio y luego darse una vuelta con la moto, poniéndole en bandeja al asesino que acabe con él… eso ya no es tan normal.

En conclusión, tenemos a una Kamilah que ha permitido que Ryan dispare a Lukas; a un Gabe que está preocupado por cómo está yendo su relación con Helen, quien está en casa pero como si no estuviera; a una Helen cuyos problemas le impiden que, siendo la más lista de todos, no termine de ver que el asesino está delante de sus mismísimas narices; y a un Philip que termina presenciando lo impensable: cómo la única persona por la que había aguantado hasta ahora (recordemos que pidió el traslado de Tivoli sólo cuando Lukas le traicionó) acaba de ser disparada.

¡Y quedan sólo dos episodios!

No soy mucho de pensar en teorías sobre lo que puede ocurrir en los siguientes episodios, pero teniendo en cuenta que Helen está tan cerca como el primer día de descubrir al asesino, y por lo que se vio en la promo del penúltimo episodio (no suelo verlas, pero necesitaba saber al menos que Lukas seguía vivo), sólo puedo imaginarme esto: que Philip acuda directamente a Helen para contarle toda la verdad, viendo lo que ha pasado por mantener el secreto todo este tiempo, y aprovechando que está por allí la mejor dibujante del FBI ésta haga un retrato del asesino y POR FIN Helen descubra que el asesino es en realidad el agente Ryan.

Porque mi teoría es que, o pasa eso, o Ryan no va a tener más que llegar al hospital y disparar a los dos testigos para acabar así de una vez por todas con todos los cabos sueltos que le quedaban. Y, la verdad, no me gustaría nada que ese fuera el final después de habernos hecho sufrir ya bastante durante toda la temporada.

En fin. Toca volver a esperar...

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.