Eyewitness 1×02: Benditos sean la bestia y los niños

Eyewitness 1x02: Benditos sean la bestia y los niños

Eyewitness 1x02: Benditos sean la bestia y los niños

Series: Eyewitness

4 Stars

Summary

Tras el impactante primer episodio de Testigos (Eyewitness), donde en menos de 10 minutos ya habíamos presenciado un triple asesinato y la huida de los dos testigos con distintas opiniones sobre lo que debían hacer, el segundo episodio permite que nos adentremos un poco más en las vidas y personalidades de los cuatro protagonistas principales. Cinco si contamos con el hombre que lo originó todo, el asesino… y que también ha resultado ser el encargado de detener a ese asesino.

Coder Credit

Eyewitness se ha convertido en un excelente thriller policial donde la mayor parte de la carga dramática reside en los personajes en torno a los que se ha cometido el crimen. Pero lo mejor es que la forma de ser de los principales protagonistas: Helen, Gabe, Philip y Lukas, no se va a mostrar por medio de escenas grandilocuentes cargadas de acción o dramatismo, sino por medio de simples gestos o incluso miradas que dicen mucho más de lo que parece a simple vista.

Para escenas llamativas ya tenemos al hombre que lo inició todo, Ryan Kane. Él será el encargado de recordarnos constantemente que, por mucho que la historia de Lukas y Philip sea interesante y nos tenga con el corazón en un puño, o por mucho que queramos saber más de qué le pasó a Helen en Bufalo; no deja de haber tenido lugar un triple asesinato y el culpable sigue ahí fuera, buscando a los testigos para terminar de atar todos los cabos sueltos.

En resumen, Eyewitness es una serie que lo tiene todo: intriga, tensión y momentos de relax donde sólo queda disfrutar de esos diálogos profundos junto a otras conversaciones que apenas tienen palabras pero que dicen muchísimo más. Resulta tan difícil ver algo así en la ficción televisiva, que sólo por eso merece la pena ver en detalle todos y cada uno de los personajes que van a definir la trama de la serie.

Ryan Kane: Gracias a él esta serie existe y gracias a él vamos a tener una cantidad de cliffhangers asombrosa. El hombre que en el primer episodio pasó de ser la víctima al asesino en cuestión de segundos, en este segundo episodio ha pasado de ser el asesino que no tiene problemas en matar otra vez y que además tiene una perversa obsesión con una chica de 15 años que resulta ser la hija del mafioso de la zona, al policía a cargo de la investigación de Tivoli, pueblecito donde se sucedieron los hechos.

Este sorprendente giro que descubrimos al final del segundo episodio indica que Ryan va a ser el encargado de complicar las cosas más de lo que ya lo están. Y aunque en un principio eso siempre está bien, y más si es un thriller, he de admitir que Ryan es el personaje que menos me convence; al menos de momento, siendo poca la información que se tiene de él. Porque hasta ahora sólo sabemos que es un hombre con la suficiente sangre fría como para matar al hombre que le ha salvado sólo para que no se descubra que tenía relación con los mafiosos de la zona, y luego asesinar a dos adolescentes para deshacerse de los testigos de su crimen. ¡Y además resulta ser el jefe del FBI que va a dirigir la investigación! Una de dos: o Ryan sabe disimular muy bien sus pasiones ocultas cuando está en el trabajo, o el FBI contrata a cualquiera, porque no tiene mucho sentido que un hombre de esas características esté trabajando para la defensa del país.

Helen Torrance: De ella ya sabíamos que era una mujer a la que la tranquilidad de Tivoli no terminaba de entusiasmarla, más acostumbrada al ritmo frenético de la gran ciudad, pero que no dejaba de ser una buena persona que iba a hacer todo lo posible por ayudar al chico que había acogido en su casa, Philip. Helen es de esas personas que caen bien nada más conocerlas, siendo tan cercanas y siempre dispuestas a ayudar, incluso a los mafiosos cuando se trata de buscar a una adolescente, y lo cierto es que no hay mucho de eso en la actualidad... Pero además Helen es una Sheriff increíblemente inteligente a la que nada le pasa desapercibido, da igual si el mismísimo FBI intenta sabotearle su investigación.

De entrada, da gusto ver a un policía investigando poco a poco, no encontrándose las pistas que le llevan al asesino casi por casualidad, y encima hacerlo sin abandonar su forma de ser, cargada de sentido del humor cuando es necesario y una empatía asombrosa con las víctimas cuando toca la parte más dura de su trabajo. Pero además Helen es una buena policía que, aunque dejó atrás la ciudad (aún no sabemos por qué), eso no significa que también quisiera dejar atrás su propósito en la vida: resolver crímenes, por lo que la violencia y la muerte siempre han formado parte de su vida y se siente cómoda con ello. Tal vez para los habitantes de Tivoli, un pueblecito cerca de Nueva York donde nunca pasa nada, eso no sea vida, pero para Helen sí que es parte fundamental de la suya... Y esa forma de pensar va a traerla muchos disgustos con su compañero.

 Eyewitness - Season 1

Gabe Caldwell: A primera vista parecía ser simplemente “el compañero” de la protagonista. Esto es, ese personaje cuyo único objetivo es el de proporcionar un diálogo a la protagonista de la serie, ya que de vez en cuando Helen necesitará hablar con otra persona para mostrar sus sentimientos e inquietudes. Sin embargo, Gabe ha resultado ser más que eso. Al igual que Helen, es un hombre increíblemente cercano que también está dispuesto a ofrecer su casa y a perdonar todas las veces que hagan falta, como ya ha hecho unas cuantas veces con Philip, y que tiene un sentido del humor cercano y confortable… Pero también es un hombre sincero, incluso cuando toca hablar de las cosas que no le gustan. Por ejemplo que Helen parezca disfrutar ante el caso del triple asesinato y que esté empezando a dejar de lado sus responsabilidades como madre y esposa para centrarse exclusivamente en resolver el triple homicidio.

Con esta situación nos encontramos con un incipiente conflicto dentro del matrimonio que seguro va a deparar situaciones muy interesantes. Porque, si bien un buen conflicto es lo que le da la chispa a una serie, del tipo que sea, mucho mejor si ese conflicto surge porque las dos personas no ven la realidad del mismo modo. No porque una tenga razón y la otra esté equivocada, que sería lo más sencillo; sino porque son dos personas distintas que, por mucho que se quieran, han tenido dos vidas distintas y eso, en una situación tan excepcional como la de un triple asesinato, se acaba notando.

Quiero pensar que la complicidad que se ha visto entre Helen y Gabe desde el primer instante está bien construida y, por tanto, por muchos conflictos que surjan entre los dos, no acabarán estropeando su relación y menos por un malentendido absurdo; que por desgracia es el típico truco que se suele emplear a la hora de crear conflictos entre las parejas. En esta ocasión no haría falta, pues el conflicto es el triple asesinato y el trabajo de Helen, que le va a exigir más como Sheriff de lo que había ocurrido hasta ahora... Aunque también es verdad que el que sea el primer crimen que Helen se encuentra en Tivoli, no significa que Gabe no conociera su faceta de policía cuando estaba en Bufalo, por lo que será interesante ver cómo se desarrollan los hechos y si salen a la luz nuevos datos se sus vidas pasadas, que son cuanto menos jugosas.

Philip y Lukas: los testigos. En sólo dos episodios hemos visto las diferentes personalidades de los dos testigos del crimen. Así, si en Philip todo es arrojo e ir con la verdad por delante, en Lukas es el miedo y la inseguridad a decir lo que piensa y siente lo que le define. Dos formas de ser tan distintas, consecuencia de las dos vidas tan distintas que han tenido, que es imposible no decantarse por uno de ellos a la hora de buscar ese personaje con el que uno quiere empatizar.

En ese sentido seguro que muchos han optado por Lukas, y con razón. Él es el chico que siempre se muestra duro, insensible e incluso cruel y motivo por el que al principio no tiene por qué caer bien. Pero entonces Lukas muestra sutiles detalles de cómo es realmente y cómo es la vida que lleva y que le obliga a mostrar una fachada constantemente: con su padre, con su novia, con sus amigos y con Philip; por lo que es normal acabar queriéndole. Aunque sólo sea porque uno siente el irremediable deseo de protegerle de todo ese dolor, miedo y soledad que le acompaña a cada instante.

Y luego está Philip. Él es el perfecto nexo de unión entre todos los personajes y tramas que se van a desarrollar a lo largo de los diez episodios de la temporada, por lo que es la pieza clave. Y además es uno de esos personajes que están tan bien hechos y tan bien interpretados, que uno no puede por menos que aplaudir.

Por un lado él es el muchacho que está a cargo de Helen y Gabe, dos personajes ya interesantes de por sí, y por otro es el testigo del crimen al que está buscando el asesino. Y aunque el asesino no le haya visto la cara y la muerte de Tommy y su novia de momento le apartan de su punto de mira, Philip sí sabe quién es. Y Philip sabe que el asesino está suelto y que sólo tendría que hablar con Helen para que ella siguiera investigando.

Eyewitness - Season 1

Pero además Philip tiene un vínculo fundamental con el otro testigo del asesinato: Lukas. Y por amor a Lukas no hablará con Helen sino que se verá obligado a dejar miguitas de pan para decirle lo que él sabe, que Tommy y su novia no murieron por sobredosis sino que fueron asesinados por el mismo hombre que cometió el triple homicidio. Porque Philip quiere a Lukas pero también quiere que se haga justicia. Y, sobre todo, Philip quiere ser correspondido por un chico que, al menos de momento, está tan obsesionado por mantener su fachada que ni siquiera es consciente del daño que le hace cada vez que le dice que se supone que no debe gustarle de ese modo…

Pero nosotros sí que vemos ese dolor inflingido a base de simples miradas por parte de Philip, ya que se queda tan hecho polvo cuando le está rompiendo el corazón que no es capaz de decir nada... Y ver ese dolor en Philip y ver que Lukas no se da cuenta de lo que le está haciendo es terriblemente desgarrador. Sobre todo cuando luego llegan esas escenas llenas de complicidad entre los dos, como cuando van a rescatar a los pavos pero han llegado demasiado tarde, y sabes que la complicidad que tienen es real. Que sus sentimientos son correspondidos. El problema es atreverse a reconocerlos y decirlos en voz alta en un momento en el que, por desgracia, hay otros asuntos de vida y muerte que centran toda su atención.

Sólo llevamos dos capítulos y ya está claro que vamos a sufrir de lo lindo con esta serie. Pero no puedo esperar a que sus personajes nos desgarren un poquito más con cada episodio, gracias a lo mucho que nos han tocado y con tanta rapidez.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.