Expediente-X 11×03: Plus One

Expediente-X 11x03: Plus One

Expediente-X 11x03: Plus One

Series: Expediente X

4 Stars

Summary

Mulder y Scully investigan una serie de extrañas muertes donde las víctimas aseguraban haber visto a sus propios dobles de antes de morir.

Coder Credit

“Expediente X” sigue remontando y lo hace con uno de esos episodios que tiene el aire clásico de los capítulos antiguos, uno de esos capítulos sobrenaturales donde los dos agentes del FBI discuten sobre lo que creen que está pasando. Mulder con su habitual tendencia a creer incluso en fantasmas mientras que Scully se lo rebate todo con su razonamiento científico, se trata sin duda de un buen episodio con un argumento bastante interesante y esa química especial entre los protagonistas.

Todo comienza en una fiesta donde un gran número de jóvenes disfrutan bailando al ritmo de la música, pero uno de ellos se sobresalta al ver a una extraña figura que lo observa. Asustado decide salir huyendo a toda velocidad en su coche, pero la policía lo persigue y es cuando esa figura “espectral” aparece de nuevo y vemos que tienen el mismo aspecto: ¿el fantasma de un hermano gemelo? No podemos saberlo, los dos forcejean por el control del volante y acaban teniendo un accidente.

Pero el joven, de nombre Arkie, no ha llegado a morir y está en la cárcel. Fox Mulder se ha enterado de su caso y ha indagado un poco al respecto, momento en el que se lo cuenta todo a Scully para convencerla de ir a investigar. Es genial volver a ver a Mulder como un niño en Navidad dando cada detalle extraño y como Scully, lejos de imitar su entusiasmo, responde con lógica a que el chico estaba borracho y su versión de los hechos no es que sea muy fiable. Pero Mulder siempre deja lo mejor para el final y cuando le explica que se han dado al menos una docena de casos que acabaron en suicidio, ya tiene a la mujer interesada y dispuesta a hacer el viaje.

Al final el asunto sí que es algo que deben investigar

Tras hablar con Arkie y su abogado sobre lo que sucedió, van a echar un vistazo a la zona donde tuvo lugar el accidente. Las marcas de neumáticos en el suelo son una clara prueba para Mulder de que el chico dice la verdad, mientras que para Scully son una señal de que se quedó dormido sobre el volante y despertó a tiempo de evitar salirse de la carretera pero acabó chocando. El siguiente paso es ir a hablar con la doctora que trató a varias de las personas que se suicidaron. Ésta los diagnosticó con un tipo raro de esquizofrenia, algo que obviamente no sirve de mucho para los dos agentes.

Mulder se pone a curiosear por el pasillo del centro médico, ve a una mujer encerrada en una de las habitaciones y le llama tanto la atención que quiere hablar con ella. La doctora le explica que no hay relación con los casos porque la paciente sufre esquizofrenia común, pero no pone impedimento a que entren a verla. La mujer, Judy, no está del todo en sus cabales ya que afirma jugar al ahorcado telepáticamente con su hermano, vemos que tiene todo el cuarto empapelado con hojas de partidas, y en una de ellas curiosamente aparece el nombre de Arkie.

Cuando le pregunta el por qué de ese nombre y si conoce al joven, la mujer lo niega pero dice que igual “ella” sí lo conoce a la vez que señala una silla aparentemente vacía. Mulder y Scully se marchan, y es cuando la señora dibuja una cara triste en el dibujo. Justo para que veamos como un guarda de la prisión traslada a Arkie a otra celda y allí está su doble, el chico acaba muerto y las versiones no se ponen de acuerdo es si ha sido asesinado porque alguien lo ha estrangulado, o se trata de un suicidio.

La visita a la clínica resulta ser vital

A la mañana siguiente se reparten el trabajo: Scully regresará al hospital a hablar con Judy por si puede encontrar alguna nueva pista, mientras que Mulder va a hablar con el guarda de la prisión que encontró muerto a Arkie. El hombre desconfía del agente en un principio pero le permite entrar en su casa, y vemos que en las paredes también hay papeles del juego del ahorcado: es el hermano mellizo de Judy y realmente juegan por telepatía, aunque el hombre insiste en que su hermana hace trampas.

Por su parte, Scully ha llegado al centro médico donde las enfermeras le dicen que Judy tiene un mal día y no le recomiendan entrar a la habitación, pero nuestra protagonista no es una persona que se asuste fácilmente y entra sola al cuarto para hablar con la paciente. Ésta parece haber sufrido un cambio de personalidad, y cuando le menciona a Arkie dice que el chico se suicidó, momento en el que Scully le recuerda que dijo no conocerlo: ¿cómo puede estar enterada entonces de lo que le ha pasado?

Judy no reacciona bien y amenaza con hacerla desaparecer. Ya habíamos visto que la señora estaba interesada en Mulder y ve a Scully como una rival, pero ahora lo remata diciendo que ya se ha hecho mayor y ni siquiera podrá ya tener hijos. Sorprende ver a Scully afectada por sus palabras y sufriendo una crisis de edad, por favor mujer, si estás estupenda.

Tanto que incluso cuando ya esté en el motel con Mulder le pregunte si la ve mayor. El hombre le dice que no y que sigue siendo perfecta, pero notamos que ella sigue dándole vueltas al tema. Además de decir que Judy emite un tipo de energía negativa que afecta a los que la rodean, por lo que sospecha que está relacionada con las muertes y no es obra de un fantasma, como opina Mulder.

Los dos protagonistas se sincerarán sobre lo que esperan del futuro

Pasamos a un nuevo día y vemos a Chucky, el hermano de Judy, leyendo el periódico y ve una noticia en la que el abogado de Arkie piensa buscar responsables en la prisión. El hombre se enfada e inicia una nueva partida del ahorcado con su hermana, en la que el nombre a adivinar es el del hombre. Chucky está de muy mal humor y no quiere hablar con Mulder cuando éste va a visitarlo, mientras que Judy está tranquila y no tiene ningún problema en mantener una pacífica conversación con Scully.

La mujer no recuerda nada de lo sucedido el día anterior pero Scully sigue tanteándola tratando de encontrar algo que ayude a detener las muertes. La única opción posible es que deje de jugar esas partidas con su hermano, pero Judy se niega porque entonces se sentiría muy sola. Frustrados por no haber adelantado nada en el caso, los dos agentes se reúnen en el motel cuando llega el abogado totalmente fuera de sí diciendo que ha visto a su doble. Está asustado y no le sirven las explicaciones de que se trata de la paranoia de su propio cerebro jugándole una mala pasada.

Envían a casa al hombre diciendo que cierre bien las puertas. Los hermanos prosiguen con su partida y el abogado acaba recibiendo la visita de su doble que, armado con una de las katanas que colecciona el tipo, lo decapita. Cuando examinan el escenario ven que ninguna entrada ha sido forzada, y Mulder insiste en que nadie puede decapitarse a sí mismo, algo que obviamente Scully le discute porque siempre hay alguna respuesta razonable para cualquier suceso extraño que pase.

Una muerte que podrían haber evitado

Y aquí las cosas empiezan a ponerse más peliagudas: al salir de la casa para ir a su coche, Scully mira a la multitud curiosa observando el escenario tras la cinta policial y ve a su doble. La agente sigue empeñada en creer que todo es un engaño de su mente y no le da más importancia, pero esa noche comienza a sufrir pesadillas y acaba acudiendo a Mulder para pedirle un abrazo. Los dos se ponen a hablar de lo que pasará en el futuro cuando se jubilen y si seguirán formando equipo, algo que Mulder asegura con mucho convencimiento: siempre estará ahí incordiando con sus teorías sobre sucesos paranormales.

Es una conversación bastante importante con respecto a la relación que hay ahora mismo entre ellos, porque no nos quedaba claro si eran pareja o no y vemos que no, no lo son. Scully comenta que tal vez Mulder conozca a una mujer más joven con la que formar una familia y ya no tenga tiempo para ella, el hombre sonríe con escepticismo y replica que puede ser al contrario y que sea Scully quien encuentre a otro hombre.

Es momento de sacar el tema de tener más hijos y la mujer admite que le habría gustado tener a otro niño, y tras la pregunta de Mulder de qué le impide hacerlo, ella responde que no tiene con quién tenerlo. ¿¿¿Cómo que no??? La conversación continúa pero la cámara se desvía para que veamos que la doble de Scully los está vigilando y nos dé un mal rollo tremendo. Sobre todo cuando veamos que los dos hermanos están jugando y las letras “UL” aparecen en el ahorcado.

El caso altera mucho a la mujer

Regresamos a la habitación y nos encontramos con que Mulder y Scully se han acostado juntos, no nos han enseñado ni siquiera un beso pero las pruebas son bastante obvias. Mulder despierta para ir al baño y en el espejo no solo ve su reflejo sino también a su doble y va corriendo a alertar a la mujer, que le confiesa que ella también vio a su propia doble. Deciden ir a por los hermanos, por separado, y detener el macabro juego. La doble de Scully aparece en el asiento trasero del coche pero desaparece después de que la agente se repita varias veces que no es real.

Mulder no tiene tanta suerte porque en casa de Chucky espera el otro Mulder y empiezan una pelea que podría haber acabado realmente mal, pero es cuando los hermanos se dan cuenta que cada uno está atacando a un objetivo distinto: Judy a Scully, y Chucky a Mulder y empiezan a discutir sobre quién hace trampas. La discusión se vuelve más intensa y entonces cada uno de ellos inicia un nuevo juego usando el nombre del otro con el resultado de que ambos acaban muriendo. En la pared del hombre vemos que tiene dos hojas de papel de otras dos partidas que ponen “papá” y “mamá”, y recordamos que nos dicen que los padres de los mellizos se ahorcaron.

Un capítulo bastante interesante que nos hace olvidar las conspiraciones para centrarnos en un caso con un inicio y un final, pero que deja abierta la trama de la relación entre los protagonistas. Y vosotros/as, ¿queréis que Mulder y Scully acaben juntos o no?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.