Expediente-X 10×05: Babylon

Expediente-X 10x05: Babylon

Expediente-X 10x05: Babylon

Series: Expediente X

4.5 Stars

Summary

Mulder y Scully se ven inmersos sin pretenderlo en la investigación de un atentado terrorista, en la que colaboraran con dos jóvenes agentes del FBI que tienen una forma de pensar muy similar a la suya.

Coder Credit

Expediente X se aproxima a su final y deja para el último episodio toda la trama relacionada con la conspiración con la que llamaron nuestra atención en los dos primeros capítulos. Estamos por tanto, ante otro episodio con una trama separada de la general y que no tiene apenas nada de paranormal, pero que trata temas muy interesantes como la fe, la religión y nos muestra que los distintos puntos de vista no son del todo incompatibles.

Todo comienza cuando Mulder y Scully conocen a los agentes Miller y Einstein, él es un creyente como Mulder mientras que ella es una científica racional que opina que los Expediente X son una pérdida de tiempo. Miller les explica que van a Texas por el atentado suicida de dos musulmanes que ha ocasionado múltiples víctimas, ya que uno de ellos sigue con vida aunque en estado vegetativo.

El agente piensa que Mulder y Scully pueden ayudarles con su experiencia a encontrar una forma de comunicarse con el chico para desarticular al resto de la célula terrorista. Su compañera Einstein deja muy claro que cree que es una locura, mostrándonos una forma de pensar similar a la Dana Scully de inicios de la serie.

Mulder y Scully manteniendo una conversación seria sobre el odio
Mulder y Scully manteniendo una conversación seria sobre el odio y la religión

Tras ver que Mulder y Scully no pueden ayudarles, los dos agentes se marchan hacia el aeropuerto mientras discuten sobre el tema. No sé si la aparición de estos dos personajes con tanto parecido a unos jóvenes Mulder y Scully es una forma de dar pie a un posible spin off, o simplemente es la excusa para que los dos experimentados agentes se confabulen con su contrario para trabajar en el caso. Así, tenemos a Scully que llama a Miller y le propone una forma de ayudarle mediante la ciencia, éste acepta su propuesta y ambos se marchan a Texas.

Mientras tanto, Einstein recibe una llamada de Mulder que le pide que vaya a su despacho y allí tienen una conversación en la que el hombre trata de convencer a la escéptica agente de que hay una forma de hablar con el terrorista, intenta hacer que abra su mente pero ella no cede, menos aún cuando descubre que el gran plan de Mulder consiste en drogarse con un tipo de seta alucinógena. Le toma por loco y se marcha hacia Texas, pero cuando llega al hospital descubre que su compañero ha hecho equipo con Einstein y, la rivalidad hace que decida pedirle a Mulder que venga a trabajar con ella.

El motivo de que tanto Mulder como Scully trabajen a espaldas del otro es sencillo: Mulder no quiere involucrar a Scully porque teme que participar en el caso reabra la herida producida la reciente muerte de su madre. Mientras que la mujer decide ayudar a Miller precisamente porque piensa que cuando su madre estuvo en coma no pudo comunicarse con ella, y ahora cree que hay una forma que además serviría para salvar vidas. Su método es totalmente científico, usando un electroencefalograma que muestre la actividad cerebral del paciente.

Scully no duda en usar sus conocimientos para ayudar a Miller
Scully no duda en usar sus conocimientos para ayudar a Miller

Cuando Seguridad Nacional intenta echar a Miller y Scully del cuarto, los dos se niegan a dejar la investigación y acaban saliéndose con la suya hasta que una amenaza de bomba en el hospital les obliga a salir del edificio. Mientras tanto, una enfermera se ha colado dentro y desconecta al terrorista creyendo que merece morir, pero pronto conecta la máquina de nuevo porque aparecen Einstein y Mulder. La mujer dice no comprender que se preocupen por un asesino, mientras la agente distrae a la enfermera y la saca de allí, Mulder se toma una de las pastillas que le ha conseguido Einstein.

Asistimos entonces a una escena totalmente hilarante de la alucinación que vive Fox Mulder por efecto de la droga. Le vemos caminar colocado por el hospital, ya que se escabulle sin que su compañera se entere, está a punto de morir atropellado mientras camina por la carretera y le vemos acabar en un bar bailando música country. Pero no sólo eso, en su alucinación en el bar aparecen Skinner y los Pistoleros Solitarios (les echábamos de menos, ¿verdad?).

Por último, Mulder se encuentra en una barca donde el terrorista agoniza en brazos de una mujer mientras balbucea algo que no podemos entender, el fumador está detrás de Mulder dándole latigazos y le dice que está en el sitio correcto para hallar la verdad. El agente se acerca al hombre moribundo que le susurra unas palabras al oído. Mientras esto sucede, Scully y Miller han vuelto a la habitación y tratan de ponerse en contacto con el chico en coma, pero saben que va a ser una tarea complicada.

Un drogado Mulder dándolo todo en la pista de baile
Un drogado Mulder dándolo todo en la pista de baile

Mulder despierta en una cama del hospital y tiene que aguantar la bronca de Skinner que dice que es una vergüenza para toda la agencia. Mulder se justifica diciendo que estaba bajo la supervisión de Einstein pero la mujer le confiesa que nunca le dio drogas sino que era placebo y, por tanto, todo lo que ha creído ver era obra de su propia sugestión. Mulder sigue empeñado en que el chico habló con él aunque no le creen, pero justo cuando va a salir del hospital ve a la mujer de su visión tratando de acceder al hospital. La mujer resulta ser la madre del terrorista y los dos agentes la llevan hasta la habitación donde reposa su hijo.

La máquina muestra actividad cerebral en el chico al reconocer la voz de su madre, ésta asegura que no educó a su hijo para que se dejara llevar por el odio y que le han intentado cambiar pero él no quería hacer daño a nadie. Miller le pide que hable con él, necesitan una pista para encontrar al resto de terroristas y se quedan sin tiempo, pero el joven muere. Mulder vuelve a insistir con que el chico habló con él, pero lo hizo en árabe y no entendió lo que le dijo.

Miller le pide que repita sus palabras y el agente intenta hacer memoria para recordar lo que escuchó en su alucinación, tras varios intentos consigue decir unas palabras que el agente Miller traduce como “Hotel Babylon”, precisamente el lugar en el que están reunidos todos los miembros de la célula terrorista y donde la policía logra detenerles poco después.

Los cuatro agentes trabajando juntos
Los cuatro agentes trabajando juntos

En las escenas finales vemos que Einstein acaba cediendo con que hay cosas imposibles de explicar racionalmente. Pero la conversación realmente interesante es la que mantienen Mulder y Scully, sobre el hecho de que él viera cosas cuando no estaba drogado. El hecho de que la religión pueda ocasionar tanto amor como odio, en lo poderosa que es la sugestión, haciendo que alguien con el don de la palabra pueda convencer a otros para matar y suicidarse por una creencia que no tenían al principio.

Para al final acabar hablando de las madres. Mulder dice que ellas son muy importantes y no traen al mundo a sus hijos para que odien y ocasionen dolor a los demás: ¿otra referencia a William? ¿Le veremos en el último capítulo?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.