Expediente-X 10×04: Home Again

Expediente-X 10x04: Home Again

Expediente-X 10x04: Home Again

Series: Expediente X

4.5 Stars

Summary

Mulder y Scully investigan las extrañas y violentas muertes de varios funcionarios que trabajan en el desalojo de los sin techo. Por otra parte, Scully se encuentra en medio de una situación familiar complicada que le traerá muchos recuerdos.

Coder Credit

Nos encontramos ante un caso como tantos otros que hay en la serie, muertes ocasionadas por algo difícil de explicar, pero que a su vez sirve como crítica social hacia el trato que damos a aquellos que viven en la calle y a los que la sociedad ignora, mira hacia otro lado o trata como basura. Pero también hay mucha carga dramática y emocional en el capítulo por la situación inesperada ante la que se encuentra Dana Scully.

Faltan dos episodios para el final de la mini serie y no se ha vuelto a tocar el tema de la conspiración que tanto preocupaba a Mulder en los dos primeros capítulos. Sin embargo, hay un punto fijo que se mantiene: William. A lo largo de la temporada hemos visto a los dos agentes mencionar a su hijo, fantasear con como sería estar en su vida si no le hubieran tenido que dar en adopción, recordarle y preguntarse si estará bien. Los fans estamos intrigados por si acabaremos viendo al hijo de Mulder y Scully en el último episodio y descubramos algo más sobre la trama de los niños supersoldado que el gobierno había intentado llevar a cabo.

Todo empieza con el desalojo a manguerazos de varios indigentes que viven como pueden en una calle de la ciudad, hay carteles por todas partes anunciando que se les va a trasladar a otro sitio y que deben marcharse. Uno de los responsables vuelve a su oficina, en cuya calle hay más vagabundos que deberán marcharse al día siguiente. Estos parecen ignorarle pero el sonido de un motor les hace esconderse en sus maltrechas tiendas, como si supieran que algo malo va a suceder. Y no se equivocan porque junto al camión de la basura aparece un extraño y enorme ser que entra en la oficina y despedaza al funcionario.

Los dos agentes hablan de William
Los dos agentes hablan de William

Mulder y Scully son requeridos para ayudar en la investigación, echan un vistazo al charco de sangre mientras el policía al mando les explica la situación y luego les muestra dónde se hallan las distintas partes del cadáver. Asistimos a otra broma típica del humor negro de Mulder cuando el policía les dice que la cabeza está en la papelera y el agente del FBI bromea sobre que no la han depositado en el contenedor de reciclaje adecuado. Pero todo se tuerce cuando Scully recibe una llamada desde Washington en la que le informan que su madre ha sufrido un ataque al corazón y decide volver a la capital, dejando a su compañero a cargo del caso.

El agente especial prosigue con su análisis de la escena del crimen y ve un graffiti, que tiene un gran parecido con el ser que vimos asesinar a la víctima, analizando las cintas de seguridad descubrimos que ese dibujo no estaba la noche anterior sino que se dibujó después, y Mulder se pregunta si puede ser una pista. Además encuentra pegada en su zapato una tirita con algún tipo de tejido extraño que envía a analizar y del que sólo conseguirá más preguntas que respuestas.

Al salir del edificio se encuentra con otros dos funcionarios discutiendo, ambos forman parte del mismo proyecto que el fallecido pero tienen diferentes opiniones. Mulder les hace callar tras escuchar a uno y otro, acusándoles de fingir que hablan por los sin techo cuando realmente sólo defienden sus propios intereses. Tras preguntar quién habla de verdad por los indigentes, uno de ellos responde que “el hombre con la tirita en la nariz”. Mulder no logra más información y, para colmo, descubre que han robado el graffiti que pretendía estudiar.

Los agentes en un momento de la investigación
Los agentes en un momento de la investigación

Mientras tanto, Scully ha llegado al hospital donde está ingresada su madre. Una enfermera le cuenta que ha estado consciente algunos ratos y preguntaba continuamente por Charlie, cosa que Scully no esperaba ya que su hermano pequeño no mantenía apenas relación con ellos. Mientras Dana acompaña a su madre y le ruega que no se vaya con su padre y su hermana ya que ella aún la necesita, vemos como recuerda los días en los que ella estuvo en coma, con Mulder junto a su cama hablándole. Pero no será ésta la única sorpresa, pues entre los efectos personales de su madre encuentra un colgante de una moneda que no había visto nunca, además de descubrir que ésta cambió su voluntad con respecto a ser mantenida con vida con máquina, y firmó no querer ningún tipo de soporte vital.

Gillian Anderson nos ofrece una actuación brillante de los duros momentos por lo que pasa su personaje: Scully siente que todo el mundo se le viene encima, su hermano Bill está en Alemania y no sabe cuándo llegará, su madre se muere y se siente sola pero entonces aparece Mulder. Aquí vemos la evolución que se ha producido en su relación, el hombre deja aparcada por un momento la investigación para apoyar a su compañera en una situación tan delicada.

Pero queda una última sorpresa y es que Charlie se pone en contacto con Scully para hablar por teléfono con su madre y que la mujer pueda oír su voz. La mujer despierta al escuchar las palabras de su hijo menor pero sus ojos se posan en Mulder, le coge la mano y susurra que su hijo también se llama William, son sus últimas palabras antes de morir. Esto hará que Scully piense si su madre les estaba queriendo decir algo, aguantó viva hasta saber que hijo estaba bien y tal vez les estuviera diciendo que debían asegurarse de que William también lo está.

Mulder hace compañía a Scully en el hospital
Mulder hace compañía a Scully en el hospital

Scully se encuentra devastada tras la muerte de su madre pero quiere ponerse a trabajar lo antes posible para no pensar en ello pese a las protestas de Mulder. De manera que vuelven al caso, la funcionaria cuya discusión presenció Mulder también ha sido asesinada, y junto a su vivienda se encuentra el mismo graffiti. Un análisis de la pintura les da la localización de la única tienda que vende esa marca y así siguen a un chico hasta un edificio abandonado. Después de que Scully le desarme y le inmovilice le obligan a llevarles hasta el creador de la pintura.

Le hallan en el sótano tras un extraño encuentro con seres difíciles de describir, el pintor les explica que no ha hecho daño a nadie y que sólo pinta esos graffitis para defender los derechos de los sin techo. Pero mientras lo dibujaba, de alguna forma el ser cobró vida y éste empezó a atacar a aquellos que perjudican a los que está destinado a proteger.

Mulder y Scully comprenden que el tercer funcionario está en peligro y van en su busca para salvarle la vida, pero el monstruo le encuentra antes y le destroza mientras ellos le oyen gritar. El pasillo por el que ellos venían era la única salida pero no encuentran al agresor, es como si se hubiera desvanecido en el aire, dejando únicamente el hedor de la basura junto a varios deshechos sobre el cuerpo...

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.