Expediente Warren: El caso Enfield

Expediente Warren: El caso Enfield

Expediente Warren: El caso Enfield

4 Stars

Summary

Cuando en una casa de Enfield, al norte de Londres, la pequeña Janet comienza a experimentar sucesos paranormales, los Warren decidirán ir a investigar si se trata todo de una invención de la niña o si realmente hay algo diabólico en la casa.

Coder Credit

Todos los fans del cine de terror sabemos que el género lleva varias décadas en una grave crisis. Argumentos simplistas, mucha sangre y sustos que repiten el esquema, una y otra vez. Por eso, cuando James Wan saca una película todos vamos sabiendo que puede que tardemos varios años en ver otra buena película de terror. Expediente Warren: El caso Enfield es la reafirmación de que Wan es el maestro y rey del terror contemporáneo.

Tras el éxito de Expediente Warren en 2013 y el nuevo filón que suponían los casos reales de los Warren, era de esperar una secuela. Wan ha tardado tres años pero el pasado junio vio la luz la segunda parte, Expediente Warren: El caso Enfield.

En esta ocasión los sucesos tendrán lugar en una barriada al norte de Londres, Enfield, donde vive una mujer, Peggy (Frances O’Connor), con sus cuatro hijos, que tras el abandono de su marido, trata de sacar adelante su hogar pese a las enormes dificultades. Será entonces cuando la hija pequeña, Janet (Madison Wolfe) empiece a escuchar voces, a levantarse sonámbula y en definitiva ser testigo de los fenómenos paranormales que ocurren en una casa, plagada de espíritus malignos.

expediente-warren-el-caso-enfield

La primera mitad del film es simplemente una obra maestra de dirección. Por un lado vivimos el día a día de los Warren, investigando el famoso caso de Amityville, visitando las televisiones del país y disfrutando de su hija. Sin embargo, el temor y el agotamiento en Lorraine empieza a hacer mella en ella, que tras tener unas visiones sobre la muerte de su marido, quiere dejarlo.

Dividimos así dos historias, en una fórmula que ya usó Wan para la primera película y que sigue funcionándole perfectamente. Es cierto, quizás no haya grandes respingos o gritos en las salas, pero durante toda esta parte Wan nos sumerge en un Londres otoñal, gris y lluvioso de finales de los 70 que crea la atmósfera perfecta para crear una sensación de angustia, tensión y agobio que durará más de una hora. Los planos grisáceos se alternan con los colores cálidos del hogar de los Warren, pero ni aun así nuestros músculos pueden descansar.

No solo la fotografía, la dirección y el movimiento de cámara que realiza Wan es una preciosidad. De lo mejor que haya visto últimamente. Es esta dirección la que permite crear la sensación de terror a pesar de que los esquemas del miedo puedan repetirse.

Vera Farmiga carga con gran parte del peso en esta primera mitad con su interpretación como Lorraine Warren y lo hace con soberbia, sin que le suponga ni un solo esfuerzo. Ella sola devora al resto del reparto, exceptuando a Madison Wolfe y se convierte en el alma de la película.

expediente-warren-el-caso-enfield

El problema vendrá cuando irremediablemente, las dos líneas argumentales se unan y los Warren decidan acudir a la casa de los Enfield a investigar los sucesos. A partir de aquí la película pierde ritmo y Vera Farmiga da paso en protagonismo a su compañero, Patrick Wilson. Wilson, aunque hace un papel más que correcto, no aporta el alma de Farmiga, aunque no puede dudarse que la química de ambos actores es explosiva, tanto que a veces se exceden las escenas azucaradas.

La gran sorpresa de la película es sin duda alguna, Madison Wolfe, que borda su papel. Cuando la maldad se apodera de ella, Madison demuestra no solo un registro espectacular sino unos movimientos musculares que bien podrían hacer que Linda Blair le brindara un sonoro aplauso.

El reparto en general, aparte de los tres mencionados, es perfecto. No sobra, ni falta nadie y todos juegan un papel importante, pasando por Simon McBurney que ayuda a la familia Hodgson al inicio de la película, como Franka Potente que cree que todo es un bulo de la familia.

expediente-warren-el-caso-enfield

A pesar de esta pérdida de ritmo en la segunda parte, la película concluye correctamente, convirtiendo Expediente Warren: El caso Enfield en una secuela que iguala, o incluso supera, en determinados momentos a su predecesora. Enfield, el Amityville inglés, se convirtió en uno de los casos de poltergeist más famosos y documentados de la historia de la parapsicología y ahora entendemos por qué.    Planos exactamente iguales que las fotografías originales del caso, incluso de las de Amytiville, y grabaciones que te ponen los pelos de punta cuando al final Wan reproduce las mismas palabras en la cinta original.

La maestría con la que Wan orquesta su obra hace que, aunque repita en líneas generales el esquema de la primera película, sencillamente funcione. La banda sonora de Bishara condimenta perfectamente el final de la película para que te vuelvas a casa con cierto miedo a la oscuridad. Obligado visionado para los fans del terror que encontrarán saciada su sed por lo menos durante un par de años, hasta que Wan decida volver a dirigir.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.