Entrevistamos a Manuel Morón, Alex Brendemühl y Juan Pablo Raba, actores en 7 años

La primera película española de Netflix ya ha llegado por fin a la plataforma este 28 de octubre. 7 años ha sido estrenada en 190 países con más de 86 millones de espectadores potenciales, lo que augura un buen futuro a mercado español.

7 años nos cuenta la historia de cuatro amigos, cofundadores de una empresa de nuevas tecnologías que están siendo vigilados debido a un fraude fiscal. Los cuatro amigos deberán decidir quién de ellos se entregará a la policía para cumplir una condena de siete años. La película dirigida por Roger Gual es la encargada de abrirse en el mercado español.

Hemos tenido la oportunidad de hablar con Alex Brendemühl, Juan Pablo Raba y Manuel Morón, actores de la película junto a Juana Acosta y Paco León, sobre su trabajo en 7 años.

SERIES ON DAY.: 7 años tiene bastante expectativas porque es la primera película española realizada por Netflix. De hecho es la primera película europea que realiza y se estrena desde que entró en el mercado europeo con las reglas impuestas de la Comisión. ¿Cómo ha sido trabajar en este proyecto?

MANUEL MORÓN: Sí, es la primera película que se estrena en el mercado europeo y que además hacen premier, porque esto Netflix no suele hacerse. Lo normal es que se lance en la plataforma. Desde las 00.00 del viernes la película está disponible y te puedes enganchar. Esto es algo que ellos hacen de forma especial porque imagino que quieren cuidar el mercado español. Me parece que ellos han puesto el ojo porque saben que aquí pueden hacer un trabajo de calidad y con profesiones de gran altura.

ALEX BRENDEMÜHL: Para mi es una novedad hacer una película, que haces como cualquier otra, pero que se lanza a 190 países del mundo, el mismo día y a la misma hora. Es una experiencia increíble y que espero que se repita. Supone mucha satisfacción saber que tu trabajo se ve, llega y se lanza bien. A veces nos pasa, a los actores, que haces tu trabajo, te esfuerzas todo lo que puedes pero finalmente o no llega o acaban viéndolo cuatro gatos que te felicitan y está muy bien, pero tú quieres que llegue. Netflix tiene una estrategia y una manera de lanzar las películas, de cuidarlas y que en este caso que también es la noticia.

JUAN PABLO RABA: Sí, es la primera película que hace Netflix que no es en lengua inglesa, algo muy importante, y la primera en lengua española que se estrena en 190 países. Formar parte de esto es como hacer historia, es muy emocionante. España es un país muy importante para mí, yo he vivido aquí 12 años de mi vida, así que es un país que quiero mucho. Además, esta película ha sido un reencuentro con la cultura española, con un país al que quiero tanto, al que me dio tanto... entonces tengo un enamoramiento con España y esta película ha sido una suerte de reconciliación con este país.

_igp3310

Manuel Morón en la presentación de 7 Años
S.O.D.:  Claro Juan Pablo, tú eres colombiano y has realizado muchas telenovelas tanto para Colombia como Venezuela, y has trabajado en un par de series americanas ¿Habías trabajado en algún proyecto español? ¿Qué te ha parecido?

J.P.R.: No, hice solo un papel en una pequeña serie de Globomedia que se llamaba El corazón del océano pero ni siquiera la vi (risas). Realmente fue una especie de laboratorio teatral por la especie en la que trabajamos. Por ser una película de cinco actores solamente, en un solo espacio, grabamos de forma cronológica que es algo que no suele suceder... Y el último día de grabación el director nos dejó hacer una película completa de un solo paso, como si fuera una obra de teatro. Entonces cuando terminé fue como graduarme de un curso y la experiencia fue absolutamente maravillosa. Es una película de actores donde teníamos que estar absolutamente concertados y entregados al detalle y eso no es lo habitual.

S.O.D.: ¿Eso ha supuesto mayor responsabilidad en vosotros? El hecho de que la película sea de Netflix y sea un proyecto tan exclusivo, hasta ahora.

M.M.: No lo creo, no lo creo. Nosotros cuando rodábamos no pensábamos si era para Netflix, para Netflox o lo que sea. Estábamos muy enfocados en el trabajo. Lo que sí sentíamos sobre nuestras espaldas era mucho arrope y seguridad. Estábamos muy bien cubiertos y eso en el rodaje se transformaba en un clima de seguridad y comodidad, donde lo artístico, el trabajo de los actores, los técnicos y todo el equipo era lo prioritario. Fue posible porque teníamos al número uno detrás.  Ahora, durante el trabajo, eso de estar preocupados por cómo resultará... no. Quizás ahora un poquito más, para conseguir que se siga produciendo.

S.O.D.: Roger Gual ha dirigido 7 años ¿Cómo te has sentido con él?

A.B.: Bien, es muy amigo mio. Nos conocemos muy bien, esta es la tercera vez que trabajamos y hay mucha complicidad. A mi me da mucha tranquilidad trabajar con él y a él también el tenerme al lado porque es ese actor que también es amigo. Él adora a los actores, les gusta trabajar con nosotros y sacar el máximo partido a las posibilidades que le brindamos los actores, sabe muy bien cómo hablar, cómo conseguir que llegues a ese punto donde igual no controlas lo que estás haciendo y ahí es donde él es un artista en convencerte, en llevarte, en manipularte, que es lo que es dirigir.

M.M.:  Muy bien. Ya conocía a Roger de otras película. Habíamos coincidido en su primera película, que también fue una experiencia maravillosa, y luego hice un cameo en otra que rodó, entonces, me entiendo muy bien con él. Es un hombre que le gustan las historias que a mi me gustan, de conflictos humanos, y ese tipo de historias a mi me gustan mucho.

_igp3322
Alex Brendemühl en la presentación de 7 Años

S.O.D.:  Por el trailer podemos aventurar cuál es vuestro papel, pero contadnos más sobre vuestros personaje.

J.P.R.: Interpreto a Carlos, es el ejecutivo de cuentas y es el más fanfarrón, el más chulo, un poco garrulo... pero termina siendo el que dice las cosas que generan el conflicto para que se desembale la trama y pueda resolver el problema. Es una especie de carbonero, piador... él es el que enciende el fuego pero después como si nada. Es curioso, lo vas a querer y a odiar. Él va a enfrentarse a todos pero eso ayuda a que la conversación se genere y el conflicto se solucione. Diría que me parezco a mi personaje pero que es una versión muy antipática de mi. Lo que siempre dije fue "quiero hacer una persona que con estas características sea muy odioso".

M.M.: Mi personaje es José Deira que es un mediador en conflictos laborales. Entonces la película trata de cuatro socios que tiene un problema con Hacienda por evadir impuestos, están siendo investigados y va a entrar la policía para intervenir en los ordenadores, archivos... Entre ellos no se ponen de acuerdo, salvo para que uno solo vaya a la cárcel a dar la cara a los otros tres, y llaman a mi papel  para intentar que salga uno de ellos.

A.B.: Mi personaje Marcel es un poco el líder del grupo, el personaje más  ambicioso, más frío, más calculador, el que tiene menos escrúpulos... Tiene más perspectiva de futuro, tiene más claro dónde hay que ir y es el más frío a la hora de tomar decisiones dolorosas a la hora de perjudicar a los demás. Aparentemente es un tipo que tiene todo controlado y que hace y deshace a su antojo. Finalmente se acaba viendo que no es así, un abuso de eso le puede hacer pagar caro el daño que les ha hecho a sus amigos. Yo creo que en el fondo también es persona y les quiere pero es el más pragmático y el que está más capacitado para anteponer su beneficio ante los demás.

S.O.D.: Desde el otro lado de la pantalla podemos ver la tensión que se respira en la película ¿Había mucha tensión en el rodaje? ¿Cuál dirías que fue el momento más difícil del rodaje?

M.M.:  Al fin y al cabo es normal, es nuestro trabajo. Ha sido un rodaje muy gustoso, pero fue un rodaje muy intenso, fueron muchas horas y la concentración tenía que estar muy fina y a veces eran 8 o 9 horas donde no parábamos. Mi escena mas difícil ha sido afinar cuando escuchaba. Cuando estaban ellos hablando yo tenía que estar más preciso, sin texto, pero observando y viendo por dónde va la cosa y cómo les puedo ayudar.

J.P.R.: Los últimos días fueron críticos, muy fuertes porque estábamos 12 horas grabando en el mismo espacio, ya cansados, con ese mismo aire, con luces artificiales...  Todo lo que se ve, esa tensión y esa forma de rodar ayudó a eso. Lo que ves es de verdad, el cansancio no fue actuado, estábamos muy cansados y tensos.  No sé... tal vez la que más tuve que trabar fue una en la que expongo los motivos por los que creo que Luis tiene que ir a la cárcel. Era "cómo voy a hacer esto para no romperle el corazón al que quiero, pero de todas formas, cómo explicarle que creo que él es la persona que tiene que ir a la cárcel". Es como darte una cachetada y una caricia al mismo tiempo. Trabajé mucho esa escena para lograr el tono correcto, espero haberlo conseguido (risas).

A.B.:  Nos tuvimos que meter en ese lugar en el que estábamos todos pendientes uno del otro,  cómo miraba, cómo hacía, cómo razonaba cada uno para intentar aprovechar la debilidad del otro... Fue un rodaje intenso en ese sentido porque la cámara nos estaba grabando permanentemente, en cualquier momento, así que tenías que estar en situación todo el tiempo, no te permitía ningún momento de relajo. Eran jornadas de rodaje muy intensas y agotadoras porque no abandonábamos el personaje. Empezamos a trasladar el personaje a nuestros juegos entre toma y toma para ir profundizando y acabamos conociéndonos mucho y disfrutábamos jugando cada uno desde su personaje.  A mi me costó mucho el arranque, encontrar el personaje, la actitud, el tono que tiene el personaje y fueron esos primeros días los que me desconcertaban más el decir "tengo que aparentar una autoridad y carisma que tiene el personaje que de entrada no lo tengo". Ese juego de crear esa ilusión me costó bastante, una vez dentro lo único que era duro era el agotamiento. Al final del rodaje se nos ve una expresión de cansancio, desesperación e histeria pura.

_igp3332
Juan Pablo Raba en la presentación de 7 Años

S.O.D.: ¿Qué oportunidad interpretativa te ha dado este personaje que ningún otro te había dado hasta ahora?

M.M.: He estado muy a gusto en este papel por parte del director, los compañeros... Y me dio la oportunidad de conocer este oficio, que es nuevo aquí en España esto de la mediación, este tipo de profesionales.

J.P.R.: Como te digo fue como hacer un curso de teatro. Fue puro aprendizaje, arrancar de cero, quitarte una cantidad de mañas, de vicios, y arrancar en un ambiente completamente limpio con una hoja en blanco y decir " vamos a construir todo esto desde cero" pero entre todos, además. Hay un tema muy bonito con esto y es que el ego asociado a esta profesión lo tienes que agarrar, ponerlo de lado y decir "aquí estoy y para lo que necesites soy un instrumento".

S.O.D.: El reparto es bastante reducido, entre ellos Juana Acosta, Paco León y vosotros tres ¿Cómo ha sido trabajar con vuestros compañeros?

J.P.R.: Con Juana repetimos, trabajamos hace 16 años juntos en Colombia. Era el reencuentro maravilloso con alguien que quiero mucho y que significó mucho en mi carrera. Y conocer a estos actores de esta categoría y con Roger Guales es un sueño hecho realidad para cualquier actor.

A.B.: Con Juana ya habíamos trabajado juntos, nos conocíamos bien y teníamos ganas de trabajar. A Juan Pablo no le conocía, pero fue un gran descubrimiento y nos entendimos muy bien. Con Paco aluciné porque es una bestia. Respira creatividad por todos los poros y da mucho, es muy generoso y estimulante. Y con Manuel Morón es actor completísimo que supo estar ahí con mucha paciencia y seriedad.

S.O.D.: La película cuenta la historia de cuatro amigos fundadores de una empresa de diseño de aplicaciones tecnológicas que son pillados desviando fondos a un paraíso fiscal. Los cuatro amigos se enfrentan a una disputa sobre quién debería ir a la cárcel ¿Si tú estuvieras en esa situación cuál sería tu decisión?

M.M.: Yo sí llamaría a un mediador.

J.P.R.: Primero creo que no llegaría a esa situación. Me aterra solamente pensar que pueda estar en una situación así. Yo soltero ,en una situación de esas, se me pasaría por la cabeza sacrificarme por los demás pero porque tengo tendencias a sacrificar a mis amigos. Pero ya como padre de familia jamás permitiría una situación que me alejase de mi familia durante 7 años.

A.B.: Ese es el gran debate (risas). Me lo planteaba constantemente y no sé lo que haría. En todo caso yo creo que todos frente a una situación así intentas evitar acabar así, intentas priorizar el enviar a la cárcel a otro antes que a ti mismo, es así. La gran pregunta es qué medios utilizas para ello, y a qué extremo llegas. Lo primero que te planteas es "¿tiene que ser así? ¿Tiene que ir uno de nosotros necesariamente?"  Igual al final lo mejor es hacerlo a suertes y que sea lo que Dios quiera para que no pase como pasa en la película.

S.O.D.:  La verdad es que la trama de la película parece un reflejo de la situación que vivimos actualmente ¿Cuál era el mensaje que quería transmitir Roger Gual?
J.P.R.: Creo que son muchos. Lo más importante es que haya una conversación al respecto, que se genere un debate y que la gente se pregunte qué haría en una situación así. Pero se habla de corrupción, de la familia, la amistad, del poder, de los impuestos, dela justicia... son muchos temas.

A.B.: Al final si juegas con fuego te quemas. Es lo que le pasa a este grupo de amigos, que empiezan una empresa de nuevas tecnologías y crecen y crecen y hay un momento donde comienzas a perder los principios morales dejando de lado los principios básicos de comunicación  y relación contigo mismo y con los demás. Hoy en día el deseo de crecer, de ser más y el primero, a veces no tiene límites y choca con los vínculos afectivos de estos cuatro socios.

M.M.: Yo creo que no hay un mensaje concreto, sino que hay varios. Se pone a juicio todo lo que son las relaciones afectivas. Hasta qué punto está la amistad cuando comienza un problema serio, dónde se queda la amistad, los afectos, el amor... y cuán fiel podemos ser a los amigos. Y si incluso ser amigo es dar mi vida por ti, o si doy mi vida por ti no estoy siendo amigo tuyo. Uno puede decir "Yo soy tan amigo que daría cualquier cosa por ti", pero a lo mejor no es lo que a ti te ayuda.

Muchas gracias a Netflix y a Alex Brendemühl, Juan Pablo Raba y Manuel Morón por concedernos esta entrevista. 7 años está disponible en la plataforma de Netflix desde el 28 de octubre.

The following two tabs change content below.

Patri Alonso

Comencé a crear historias a los 13 años y desde entonces no he parado. Ahora escribo sobre las historias de los otros. Me verás frikear sobre cine, serie, literatura y arte. Penny, todo es mejor con bluetooth. Amante de las sitcom y las series infantiles.

About Patri Alonso

Comencé a crear historias a los 13 años y desde entonces no he parado. Ahora escribo sobre las historias de los otros. Me verás frikear sobre cine, serie, literatura y arte. Penny, todo es mejor con bluetooth. Amante de las sitcom y las series infantiles.