Entrevista a Juan Miguel del Castillo, director de Techo y Comida

Hemos tenido la ocasión de charlar con Juan Miguel del Castillo, director de Techo y Comida, el drama que llegará a los cines el próximo 4 de diciembre, y que lleva a la palestra uno de los temas más candentes en la sociedad española desde hace años: el problema del paro y los desahucios.

Juan Miguel se enfrenta con Techo y Comida a su primer largometraje tras haber realizado varios cortos y diversos documentales e incluso videoclips. Ante esta trayectoria tan variada y alejada de un largometraje, la primera pregunta es lógica:

¿Cómo surgió la idea de un argumento tan duro para su primer largometraje?

La idea surgió justo en el 2012, año en que transcurre la historia, y por una vivencia personal que me pasó. La historia era que yo tenía una vecina con la que no hablaba mucho pero que de ven en cuando me pedía algo de leche y pan, pero a la que un día de repente dejé de ver. No volví a saber nada de ella ni el motivo por el que se había marchado con sus hijos, hasta que tiempo después la vi en un reportaje que estaban haciendo sobre personas que habían sido desahuciadas, y allí estaba mi vecina.

Aquello fue algo que me impactó muchísimo. Por un lado me hizo darme cuenta de que el drama que empezaba a surgir en esos momentos (2012 fue el año en que más desahucios se produjeron en toda España) podía tenerlo tan cerca de mi y sin ser yo consciente. Pero por otro lado estaba lo dramático que debía ser la situación de esas personas desahuciadas, y que pese a su terrible situación no se atrevían a decir nada, ni siquiera a sus vecinos.

¿Qué fue lo más difícil del rodaje?

La financiación, sin duda. Cuando empecé a escribir el guión de la historia no sabía si algún día llegaría a ver la luz, pero sentía que era una historia que se debía contar. Era una historia necesaria. Así que, mientras hacía otras cosas, intenté moverla hasta que apareció una productora a la que le entusiasmó el guión y quiso llevarla al cine.

Toda la película se ha llevado adelante gracias a la financiación privada, ya que ninguna televisión se interesó por esta historia para la televisión, y por supuesto no he tenido ningún tipo de subvención. Pero esto también es normal, porque no dejo de ser como quien dice un recién llegado a este mundo. Nadie sabía quién era, por lo que era normal que no quisieran arriesgarse con este proyecto, y que además tiene una temática tan dura.

¿Por qué contar esta historia precisamente? ¿Cuál es el objetivo?

Desde chico, siempre me ha gustado el realismo en el cine. Soy un gran apasionado del neorealismo italiano, y siempre he pensado que el cine sirve para contar historias sociales. Y para hacer una película social, qué mejor tema que uno que está tan vigente en la actualidad, pese a que los políticos nos hagan creer que ya se está superando.

Es curioso pero, cuando estaba escribiendo el guión, que era en una época muy dura y especialmente en Jerez de la Frontera donde el 40 % de los habitantes estaban en paro, pensé que si algún día llegaba a rodarse la película, el paro y los desahucios serían algo que ya habría dejado de estar vigente. Pero lo triste es que sigue tanto o más que antes, solo que ahora aparece menos en los medios de comunicación, y el Gobiernos nos dice que la cosa ha mejorado.

¿Por qué hacer coincidir la historia de Rocío y su hijo Adrián con la Eurocopa de fútbol?

Lo que quería era plasmar la doble realidad que se vive en España. Y donde mientras unos están eufóricos porque la selección de su país ha ganado el europeo de futbol por segunda vez consecutiva, otros están a punto de ser echados de su casa.

Algunos han pensado que había detrás una crítica al mundo del futbol pero nada de eso. No lo hice con la intención de desmerecer a los aficionados, entre otros motivos porque yo fui uno más de los millones de españoles que salí esa noche a celebrar la victoria de España.

Pero al presentar a la vez esas dos realidades tan distintas, lo que quería era concienciar a la gente, pues para eso sirve el cine social y que es el que más me interesa. Y para ello, desde un punto de vista dramático, me venía muy bien que además fuera un hecho real que todos vivimos de un modo u otro, como fue esa Eurocopa de fútbol.

¿Cómo fue el ambiente durante el rodaje al contar un drama tan intenso?

Sorprendentemente, el ambiente fue estupendo. Estábamos todo el día bromeando, y la verdad es que ello ayudó a sacarlo adelante con ganas pese al duro trabajo. Y es que con un drama que efectivamente es duro, y que además rodamos en poco más de veinte día, había que intentar animarnos los unos a los otros para seguir adelante.

Pero pese a ser un drama por el hecho de estar basado en una historia que tristemente es realidad y está pasando ahora, yo no creo que Techo y Comida sea tan dura. Lo es, evidentemente, porque es una familia que teme quedarse sin su casa y no siempre tienen para comer… Pero comparado con todo lo que se podía haber mostrado y que sigue ocurriendo hoy en día, podría haber sido mucho más dramático. Creo que se podría decir que la mía ha sido una versión Light de este problema que se vive en España.

¿Cómo fue la elección de Natalia de Molina y Jaime López, los dos protagonistas?

Con Natalia de Molina pensé en ella casi desde el principio. La había visto en Vivir es fácil con los ojos cerrados, y me encantó su actuación. Me interesaba mucho también porque era andaluza y quería tener a una actriz de esa zona, porque no siempre queda bien cuando un actor tiene que forzar el acento. Así que le di el guión y en cuanto terminó de leerlo me dijo que sí.

Y en cuanto a Jaime López, lo que tuve fue muchísima suerte. Él salió de un casting, y la verdad es que todos quedamos sorprendidos por lo buen actor que era, capaz de dar esa naturalidad y más en una historia tan dramática como esta.

Para el casting final, consciente del papel que debía interpretar, le pedí a Jaime que estudiara una de las escenas más dramáticas de la película, que es cuando discute con su madre Rocío. Y el muchacho lo bordó. Lo hizo exactamente igual a como sale en la película, y que fue una única toma, con lo que estoy muy agradecido por haberle encontrado y que haya formado parte de Techo y Comida.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.