Elvira Lindo: “Con la crisis, si quieres hacer algo, tiene que haber una voluntad muy fuerte de hacerlo”

El mundo del cine y de las series ha pegado un giro de 180 grados en el último año y gran prueba de ello ha sido la llegada de las plataformas digitales como Netflix, HBO y el más reciente: Amazon Prime. Con motivo del estreno de 'Una serie de catastróficas desdichas' en la primera de ellas hemos tenido la oportunidad de hablar con Elvira Lindo, guionista y novelista, sobre el panorama cinematográfico y seriéfilo en la actualidad.

Con experiencia en radio y programas de televisión, Lindo comenzó sus andanzas cinematográficas a finales de los noventa con la que sería su primer guion: 'La primera noche de mi vida'. En él, una pareja de un barrio periférico de Madrid tiene que cenar en casa de los padres de ella la noche de fin de año pero el coche en el que viajan se estropea y se ven forzados a ir por otro camino. Durante la andanza, se encuentran con diversos personajes que dotan la cinta de magia.

¿Cómo llegó hasta aquel proyecto?

La dueña de los cines Alphaville entró a formar parte de un proyecto europeo en que cada país europeo hacía una película dedicada a la última noche del siglo XX”, comentaba la escritora. “Entonces ella llamó como directora a Icíar Bollaín para hacer la película española. Icíar Bollaín tenía cosas que hacer y era un verano. No nos conocíamos pero me llamó a mí y me dijo “¿Por qué no haces tú el guion de esto y cuando yo vuelva lo rodaré?”. El caso es que yo dije “Vale. Escribir un guion será como escribir una historia” y eso es lo que hice”.

A pesar de la apuesta que hizo la directora por Elvira como guionista sus tonos no acabaron por encajar, quedando un producto mucho menos realista de aquello a lo que está acostumbrada Bollaín y haciendo que ésta se desvinculase del proyecto. Finalmente, su carrera cinematográfica comenzó junto al director Miguel Albaladejo, con quien colaboraría en varios títulos posteriores.

'La primera noche de mi vida', que marca también el debut en cine de Albaladejo, fue uno de las primeras cintas de Leonor Watling, los comienzos de Adriana Ozores como actriz de cine – recién salida del teatro – y la primera experiencia de muchos de los que tomaron parte en ella. Fue una historia con libertad completa y, a pesar de su presupuesto, tuvo bastante suerte como para convertirse en el despunte de la carrera de muchos. “La película fue barata pero tuvimos mucha suerte y fue muy premiada en festivales internacionales. Llegó a Los Angeles y le hicieron buenas críticas”.

“Se premió que hicimos lo que quisimos”

Elvira señala a una persona en concreto a la hora de agradecer tanto el éxito de la película como lo que sintió en su primera inmersión en el cine. “Yo creo que se premió que hicimos lo que quisimos. Y ese hacer lo que queríamos dependió mucho de la persona que se dedicó a la producción, que era la dueña del Alphaville”, afirmaba. “Ella misma quería hacer una cosa que fuera diferente”. Comentaba, además, cómo con su primera cinta en cines había disfrutado gracias a la libertad, cómo habían hecho de 'La primera noche de mi vida' un proyecto en el que la creatividad era más importante que el dinero.

Esta experiencia fue la que le hizo dedicarse al cine desde aquel momento. “Yo me quiero dedicar a esto así, que sea barato, me da igual, quiero que el cine sea esto para mí”. Sin embargo, no todas sus películas le proporcionarían la misma satisfacción. Seis títulos siguieron a su debut hasta llegar a la última película que ha hecho hasta el momento y con la que entraron en juego nuevos factores: 'La vida inesperada'.

El film comenzó con su grabación en Nueva York hace cuatro años, cuando la crisis llegaba a los hogares más desfavorecidos pero no había causado estragos en la industria. Nacido de las ideas de Javier Cámara y la guionista, el proyecto se vio con un mundo mucho más amargo del que habían planeado y lo que en un principio parecía un éxito seguro, se vio envuelto en problemas financieros.

Lindo comentaba además que se había creado también una burbuja en el cine español. Los creadores y productores que realizaban películas lo hacían porque era a lo que se dedicaban y no porque sintieran la necesidad de contar una historia. “Creo que la crisis nos situó en este presente en que si quieres hacer algo, tiene que haber una voluntad muy fuerte de hacerlo, un deseo muy fuerte de hacerlo, tiene que haber una inspiración muy fuerte de hacerlo”.

Falta de postproducción en la industria cinematográfica española

'La vida inesperada' parecía caer en un pozo de mala suerte y es que después de años de grabación –en los que perdieron y ganaron inversores– y tras intentar equilibrar las diferencias de los equipos de rodaje español y norteamericano, por fin se estrenaba la película. Llegaba a las carteleras el mismo fin de semana que 'Ocho apellidos vascos'.

No hay duda alguna de que –independientemente de las opiniones que tengamos sobre la cinta liderada por Dani Rovira– 'Ocho apellidos vascos' se convirtió en uno de los taquillazos del año, durando varias semanas en el número una de las carteleras. ¿Fue todo gracias a su calidad o a la cinta en sí? Elvira Lindo opina que no. “Creo que en España no falta creatividad, no faltan grandes profesionales, (…) pero creo que sí que falta una buena producción. Una postproducción que haga buenas campañas publicitarias y que lleve a la gente al cine”.

Parece que siempre hay que tener cierta confianza en que se tenga suerte”, se quejaba la escritora. Para ella, en el panorama cinematográfico español gran parte de la publicidad de las películas corresponde a los actores y directores de la misma, que van peleándose de un medio a otro por promocionar su producto, cuando los encargados de llevar a cabo esta tarea debería ser los miembros de la producción.

El caso de 'Ocho apellidos vascos' surgió porque ya tenía un público conseguido, por el género en el que se encontraba. “No es que 'Ocho apellidos vascos' tuviera una buena promoción, es que al tener un público, todos los medios se encargaron de hacer todos los días reportajes de esta película”, sentenciaba.

Crédito a Marco de Comunicación

Apuestas por películas originales

Netflix tiene un gran papel a la hora de participar en la industria cinematográfica. La necesidad de un presupuesto menor para crear contenido de calidad lleva a una mayor inversión en el mismo. “Ya no es por la cuestión económica, que también, sino porque la influencia de las grandes cadenas de televisión sobre la ficción española está siendo a mi entender nefasta, abusiva, y están priorizando productos masivos para que lleguen a la mayor cantidad de gente” se queja.

Elvira Lindo diferencia dos vertientes en las colaboraciones de las cadenas de televisión como productoras: “Películas carísimas” y “comedias medio cutres”, ambas con el objetivo de convertirse en un gran éxito de taquilla. Advierte que lo que debe buscarse un punto intermedio con una finalidad diferente, la de mostrar la vida o el imaginario colectivo de la gente de una sociedad concreta en un momento concreto.

En la actualidad, los productores de las cadenas han perdido el sentido artístico para dejarse llevar por el dinero. “En el cine no solo tienen que creer los guionistas, los directores, los actores. Tienen que creer los productores también en el cine. Tienen que tener la pretensión a la ilusión de hacer buen cine, no solamente cine”. Esto se nota sobre todo en las comedias, que por regla general caen en los tópicos, en repetir la misma fórmula de forma reiterada y casi lleva a cabo una regresión al cine cómico español de los setenta, según asegura la autora. “De eso tiene la culpa quien quiere sacar un dinero fácil”.

Las apuestas, ya no solo de las plataformas sino también de los canales, han estado dirigidos especialmente hacia la televisión en los últimos dos años. Se ha dejado a un lado los prejuicios hacia la ficción de capítulos y esto ha permitido una mayor calidad al apostar por productos arriesgados. “Hollywood ha sido mucho más conservador que ha sido la televisión y los resultados están ahí”, afirmaba.

Si algo hemos podido sacar de la charla con Elvira Lindo es que el principal problema del cine actual es la excesiva seguridad. No hay muchos que se decidan a dar el salto y apostar por un proyecto diferente, original, y por ello hemos de agradecer a quienes sí lo hacen. En este caso hablamos de la plataforma Netflix como pionera en el contenido propio con fácil difusión y sobre todo, fácil accesibilidad.

Esperamos que en un futuro las estrategias que las plataformas digitales están llevando a cabo se extrapolen tanto al cine convencional como a las producciones de cadenas de televisión.

The following two tabs change content below.

Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.

About Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.