El regreso de los “monstruos”

La cuestión es crear tendencia. Si en los últimos años (y los que nos quedan por ver), los superhéroes se han aliado para crear una franquicia de lo más rentable en los cines, parece que los siguientes en seguir la tendencia serán los "monstruos". Acaba de ser confirmada una nueva versión de La Momia con Tom Cruise, del Hombre Invisible con Johnny Depp, y todo apunta a que Angelina Jolie será la nueva novia de Frankestein… Y ellos son sólo la avanzadilla.

Vampiros, hombres lobo, momias, zombies, hombres invisible y monstruos varios habitando en pantanos o el bosque. La mitología del terror cuenta con infinidad de ejemplos, donde sin duda todos tenemos a nuestro favorito… Pero con el paso de los años y los cambios que se ha producido en el imaginario popular, si antes nuestro favorito era el que nos producía más terror, ahora la cosa ha cambiado un poquito y lo que queremos es tener a uno de esos monstruos como pareja.

El señor de la noche... y de la mañana

Ya lo dijo Alaska en su día con la canción de los 80 “mi novio es un zombie”. Y, cómo son las cosas, al final la ficción ha superado a la realidad. Porque ¿quién iba a decir en su día que el mismísimo Drácula o sus seguidores, los vampiros del inframundo, acabarían considerándose sex simbols? Pero así ha sido gracias a Anne Rice seguido por Stephenie Meyer, aunque hay que admitir que Drácula, ya desde los tiempos de Christopher Lee (uno de los primeros Dráculas, allá por 1950), siempre despertaba un "je ne sais quoi".

Cierto que ese poder de atracción era precisamente uno de los poderes de los vampiros, pero con el paso del tiempo se ha ido desarrollando hasta el punto de que parece que el objetivo de los vampiros no es beber sangre de sus víctimas, sino acumular novias rendidas a sus pies… y no precisamente por estar muertas.

Entrevista-com-o-vampiro-Warner

A cambio, sus otros poderes sí que han sufrido una gran evolución. Si antes un vampiro era un monstruo atormentado (y feo) que no podía ver la luz del sol, debía dormir en un ataud, no podía verse en los espejos ni tocar los crucifijos y el ajo estaba fuera de su dieta… ahora todas esas reglas han cambiado.

Veamos: Lestat y compañía (Entrevista con el vampiro) sí que podían ver crucifijos, aunque todo lo demás se cumplía. Eso sí, ellos fueron los primeros ejemplos del vampiro sex simbol con los tres guapos de moda: Brad Pitt, Tom Cruise y nuestro Antonio Banderas a la cabeza. Años después eso de tener que vivir en la noche no era necesario (The Vampire Diaries, The Originals, etc.) siendo la saga Crepúsculo una de las más sonadas, además de ser los pioneros en aprovechar la luz del día para ¿ir al instituto?… Eso jamás lo entenderé.

crepusculo-cine-en-rosa

¡Si ni siquiera la obligación de beber sangre se ha convertido ya en una maldición para ellos! pues existen numerosos sucedáneos para no tener que cometer el sacrilegio de matar (True Blood) y que haría que fuera bastante difícil verles como los héroes de la historia. Y cuando no hay sangre 2.0 cerca, nada mejor que contar con acceso directo a la morgue y los bancos de sangre (Being Human). Si es que los monstruos ya piensan en todo...

Hombres lobo metrosexuales

Pero si de cambios se trata, el que gana por goleada es el hombre lobo. Es decir: hombre + lobo… ¿En qué momento este ser horripilante dejó de ser un monstruo y peludo, para convertirse en otro sex simbol donde su principal caractéristica es estar perfectamente depilado? ¿Es que ahora que se lleva el rollo hipster precisamente no tener barba es su maldición?

Y ejemplos no faltan: Crepúsculo (en cuanto Jacob se convierte en lobo se corta el pelo, ojo al dato), True Blood, con un gigantesco y perfectamente depilado Alcide, seguido de Bitten, y el último ejemplo de la pequeña pantalla que ha conseguido resucitar el mito del hombre lobo para las generaciones más jóvenes… y no tanto: Teen Wolf. En esta serie hay una manera perfecta para descubrir quién es el hombre lobo. Y no, no es quien aúlla a la luna llena o muerde a la gente en mitad del bosque... Es quien corre descamisetado por dicho bosque, por supuesto con una depilación espectacular que ya quisiéramos muchas.

tumblr_nclfjaucdd1tegdkmo4_500

Los zombies también lo valen

Sorprendentemente, este gusto por los monstruos ha llegado incluso al que uno menos esperaría: los zombies. Los monstruos por excelencia por eso de que se dedican a comer cerebros, diezman a la población mundial y no es que sean precisamente guapos (es lo que tiene estar muerto y descomponiéndose), han abandonado el mundo de las series B y Z para colarse en las series de adolescentes.

El primer ejemplo lo tuvimos con Memorias de un zombie adolescente (el título no dejaba dudas sobre lo que íbamos a ver), donde en clave de humor reflejaba la compleja existencia de un adolescente convertido en zombie, pero que tuvo la suerte de fijarse en una chica para la que eso de ser perfecto y guapísimo ya estaba pasado de moda.

marquee_izombie_55076ef74d10f0.71314110

Y porque ahora las chicas también son protagonistas, aunque sea en versión monstruo (que se lo digan a Barbie, que ha sido desbancada por las Monster High como las más populares) el último ejemplo lo tenemos con iZombie: una curiosa vuelta de tuerca al fenómeno zombie donde han cambiado la estética gore por la detectivesca. De este modo su protagonista, que parece mentira esté muerta y se dedique a comer cerebros de cadáveres (otro ejemplo del recurso de la morgue, que ha venido de perlas a la moda mosnteril), convertiéndose en la heroína indiscutible de la serie.

Próximos estrenos

Podría pensarse que a la hora de dar un giro de 180 grados a un monstruo para que pase de monstruo a "Oh, madre mía", no todos valen... pero no hay que subestimar el poder del celuloide. Eso sí, hay que admitir que tener a Johnny Depp y hacer que sea El hombre invisible (al igual que ocurriera con un espectacular Kevin Bacon en la anterior versión) ya es tener mala leche.

Esperemos que no pase lo mismo con Dr. Jekyll y Mr. Hyde, que se estrena este próximo abril, y que sea más tiempo Doctor que Hyde, sobre todo si quieren seguir la moda del momento. Aunque de entrada ya tenemos a un actor para interpretar a cada alter ego (Giannu Capaldi como Mr. Hyde o Shaun Paul Piccino como el Dr. Jekyll), y ninguno de los dos está de mal ver...

maxresdefault

Y por último están esos otros monstruos que en realidad son almas atormentadas, donde no hace falta tirar mucho de atractivo pues no hay nada que más guste a una mujer (en el mundo de la ficción) que ver a un pobre ser atormentado del que poder cuidar. Ahí tenemos al Fantasma de la Ópera o Dorian Grey (Penny Dreadful) que, aun siendo los villanos de la historia, suelen ser los que más suspiros arrancan entre las féminas… Y, de nuevo, no son precisamente suspiros de pavor.

Visto cómo está la situación, empiezo a pensar que en la próxima versión de La Bella y la Bestia, Bella le dirá al príncipe que por favor no cambie, que a ella le ponen más las bestias...

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.