El nacimiento de una nación

El nacimiento de una nación

El nacimiento de una nación

2.5 Stars

Summary

Nat Turner es un humilde hijo de esclavos que es instruido como predicador dadas sus dotes intelectuales. Pero es utilizado para ponerse del lado de los amos y someter a los esclavos desde su bando, lo que le hará ver de cerca las atrocidades a la que son tratados y le llevarán a iniciar una rebelión para liberarlos.

Coder Credit

Nate Parker escribe, dirige, produce y protagoniza “El nacimiento de una nación” película que nada tiene que ver con aquel clásico del cine mudo tremendamente reaccionario y abiertamente racista. Esta película surge más bien en respuesta a ella.

Cuenta la historia de Nat Turner, un esclavo con una mente privilegiada que tuvo la suerte de ser educado desde niño en las letras por sus amos y así poder convertirse en Predicador, lo que le facilitó la vida a partir de entonces.

Su familia y él trabajaron toda la vida para la misma familia, cuidando a las familias y recolectando algodón, como tantos esclavos en la época. En una época en la que literalmente se compraba a las personas como si fueran objetos y se las trataba como tales, la película juega continuamente con el impacto visual y emocional que provoca el de un hombre azotando a un esclavo para que trabaje más rápido,o las vejaciones a  una mujer negra por parte de los blancos, mostrando una repugnante mezcla entre deseo y asco que les lleva a protagonizar la escena que será el desencandenante de la gran venganza que se labra en la segunda mitad de la película.

Porque en la película hay amor, nada más y nada menos que la Michaela de “Como defender a un asesino” se convierte en la esposa de Nat Turner y juntos trabajan y viven para la misma familia intentando labrar un futuro tranquilo y en paz. Y las venganzas por muy políticas y enmascaradas en una causa justa, siempre nacen de un caso personal.

Está claro que la cinta bebe descaradamente de “12 años de esclavitud” y pretende seguir su estela, suena a más de lo mismo sin destacar en exceso. Con cierto aire de telefilme, sin ser mala es difícil considerarla una película relevante o destacable cuando su lugar es un punto intermedio, ni bien ni mal, pan sin sal, lo cual es un efecto tremendamente decepcionante para una película de intenciones tan políticas como esta.

Hecha a su medida, todo está estudiado al milímetro en esta película y Nate Parker quería ser un nuevo Quentin Tarantino o Mel Gibson por su uso de la violencia extrema, congeniándo más con este último en su sentido de la moralidad, y con ninguno de los dos en el sentido de la calidad, en parte porque es su primera película y le queda mucho recorrido por delante. Aun así la escena de la rebelión, pese a su efectismo, está bien rodada y logra su objetivo.

Lo que cabe analizar son las intenciones de la película, ya que las películas de un modo otro siempre intenta vendernos una ideología, algunos de una manera más descarada que otros. Esta lo hace de manera muy descarada, y el espectador recibe receloso esos preceptos que el predicador protagonista de la historia pretende contarnos para que le acompañemos en su gesta. “El fin justifica los medios” llevado a la enésima potencia donde el ojo por ojo es la única manera de sobrevivir y donde hasta Dios y la Biblia te cuentan específicamente cómo vengarte del que te ha tratado de manera injusta (aunque también te cuenta como dañar y vejar al diferente o que no sigue la palabra de Dios, si hay que tomarse al pie de la letra la Biblia estamos listos…).

El caso, película tan rimbombante como su título, honesta quizá en su intención de defender un mensaje de rebelión desde abajo ante las injusticias pero dudoso en sus auténticas intenciones morales. No olvidamos el turbio caso de acoso sexual que persigue a Nate Parker y a un compañero suyo de facultad que fueron acusados de violar a una compañera de la universidad, aunque el caso fuera sobreseído. Muchos respaldan que ese asunto fuera crucial en el hecho de que esta película de claras intenciones de premio se quedara sin ninguna candidatura a los Oscar o Globos de Oro.En mi opinión hay ciertas actitudes que son intolerables y deben ser censuradas, pero los premios no suelen ir asociados a un rol modélico, si no veamos los casos de Polanski, Elia Kazan o Woody Allen.

Otro que tiene esa nube negra sobre la cabeza es Casey Affleck y él sí que ha sido nominado por “Manchester frente al mar”, quizá porque su trabajo en aquella película es impecable, y lo que aquí construye Nate Parker tiene claras ínfulas de gran película pero se queda a medias en el resultado, de ahí su ausencia de premios, no por la polémica.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.