El Ministerio del Tiempo 3×03: Tiempo de hechizos

El Ministerio del Tiempo 3x03: Tiempo de hechizos

El Ministerio del Tiempo 3x03: Tiempo de hechizos

Series: El Ministerio del Tiempo

3 Stars

Summary

Gustavo Adolfo Becquer, uno de los poetas españoles más célebres, ha escrito un poema de más de los que la historia de la literatura española dice. Para evitar que cambie el transcurso de esa historia Amelia, Alonso y Pacino deberán viajar al año 1864, donde se adentrarán en una época y lugar envuelto en misterio.

Coder Credit

Si la semana pasada quedé encantada con la pincelada de historia que nos había hecho descubrir El Ministerio del Tiempo en esta ocasión, lamentablemente, nada de eso ha pasado. Y eso que partíamos de un personaje como era Gustavo Adolfo Bécquer y que, aunque sí es lo suficientemente conocido por todos, su biografía esconde pequeñas lagunas de información que podrían haber sido muy bien aprovechadas para crear una historia original y entretenida.

Tengo que reconocer que cuando vi el adelanto de "Tiempo de hechizos" con la presencia de una misteriosa mujer con aspecto de bruja, mi mente voló y quise ver en esa misteriosa mujer a la famosa Elisa Guillén, la que fue durante años gran musa de Bécquer pero finalmente se identificó como un simple "ideal de mujer", y por tanto no correspondía a ninguna mujer en concreto…

Por ello, estando en El Ministerio del Tiempo, rápidamente imaginé una historia donde esa misteriosa mujer se dedicaba a viajar en el tiempo a través de las puertas pero que, visto desde fuera, parecería más cosa de brujas en una época en la que no era buena idea decir esa palabra en voz alta; lo que explicaría finalmente que Gustavo Adolfo Bécquer no relacionada jamás a su querida Elisa Guillén con una mujer de carne y hueso.

Por ello he sufrido una gran decepción cuando no sólo la historia no se ha centrado en uno de los grandes misterios del poeta sevillano (que además hubiera acertado con mi historia habría sido la guinda del pastel), sino que ese mismo poeta apenas ha tenido protagonismo.

Y es que quitando el sorprendente parecido de Tamar Novas como Gustavo Adolfo Bécquer gracias a la caracterización de peluquería y vestuario; lo que hemos visto ha sido una historia de brujería desarrollada en una época ciertamente conflictiva, y donde ni siquiera hemos podido explayarnos en ese dramatismo de ver a una mujer perseguida por ser bruja ¡en tres siglos distintos a la vez!, ya que ese detalle sólo se ha dado a conocer al final, cuando el episodio terminaba.

En lugar de ello nos hemos visto inmersos en la vida de Trasmoz (muy interesante la historia del único pueblo excomulgado del mundo, eso sí) donde la gente actuaba de un modo extraño, así como también lo acabarían haciendo Alonso y Amelia al ser envenenados con mandrágora. Si acaso, al menos hemos recibido esa sorpresa final de descubrir que los que creíamos que perseguían a la mujer por ser bruja, en realidad eran los primeros en venerar al mismísimo Satanás.

Y no es que la historia esté mal. De hecho, ese último detalle donde al final los buenos se acaban convirtiendo en los malos y la mala en la pobre desdichada, resulta de lo más irónico e interesante… Pero siendo esta una serie sobre viajes en el tiempo, en mi opinión esa trama de brujería podría haberse aprovechado mucho más. Y sobre todo podría haberse dado más presencia a un Gustavo Adolfo Bécquer que casi ha pasado sin pena ni gloria. Tan sólo ha permitido aportar ese guiño final por el que se "explicaba" la leyenda de por qué se decía que el tercer hijo de Bécquer no era suyo, ofreciendo así una alternativa más romántica a la infidelidad de Casta, mujer del poeta, y que en teoría fue el verdadero origen de esa leyenda.

Y para rematar el episodio, ni siquiera en esta ocasión hemos contado con esa segunda historia que suele desarrollarse dentro del propio Ministerio y que siempre viene bien para dar un respiro a la trama principal. Porque en esta ocasión esa segunda historia se ha centrado en una joven Lola Mendieta superando las pruebas para ingresar en el Ministerio, con un evidente rechazo por parte de Irene y Angustias. Rechazo que finalmente sólo sentirá Angustias, cuando Irene se da cuenta de lo buena que es Lola a la hora de resolver misterios...

Porque partiendo del hecho de que en teoría todos conocían ya a Lola Mendieta, con lo que su inteligencia no debería sorprender ahora a nadie y menos ser el motivo para terminar de aceptarla; que la historia pensada como "alivio argumental" haya consistido en diálogos cargados de dramatismo y frases contundentes, lamentablemente sólo ha servido (en mi opinión) para que el ritmo del capítulo se viera todavía más ralentizado.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

2 thoughts on “El Ministerio del Tiempo 3×03: Tiempo de hechizos

  1. De acuerdo en casi todo. El capítulo fue decepcionante y nos presentaron a un Gustavo que nada tiene que ver con la realidad, exceptuando la escena del cigarro, Gustavo era fumador empedernido. El actor elegido fue un error. Los hay mejores y que se parece mucho más a Bécquer, no necesitan caracterización.
    El tercer hijo de Casta Esteban no nació en 1864, con lo cual, error tremendo. No me imagino a Gustavo en el Moncayo vestido tan elegante. Y esos anillos… qué barbaridad!
    A ver… Elisa Guillén no existió. Lo demostró Rafael Motesinos hace muchos años.La rima “A Elisa” no es de Bécquer sino de Fernando Iglesias Figueroa que se la dedicó a Elisa Pérez Luque, su mujer cuando era su novia.
    En resumen: Gustavo está condenado a que se escriban y se digan auténticos disparates sobre su vida y su obra.
    Saludos,
    Pilar Alcalá

    1. Muchísimas gracias por los datos históricos que has aportado. Sí que es verdad que, para morir el pobre Bécquer en la miseria, se le ha representado increíblemente elegante. Pero supongo que con Bécquer, como bien dices, al haberse convertido ya en un mito de la literatura española, es de esos personajes con los que resula muy díficil ofrecer una imagen real, y más cuando han surgido tantas leyendas en torno a él. Reconozco que no tenía ni idea que la famosa rima de “A Elisa” ni siquiera era de Bécquer, por lo que de nuevo te agradezco de nuevo la información que nos has dado. Así que quedémos con lo bueno y pensemos que, al menos, a raíz del episodio y tu comentario, algunos hemos aprendido un poquito más 😉
      Muchas gracias por comentar.

Comments are closed.