El Ministerio del Tiempo 2×11: Tiempo de lo Oculto

El Ministerio del Tiempo 2x11: Tiempo de lo Oculto

El Ministerio del Tiempo 2x11: Tiempo de lo Oculto

Series: El Ministerio del Tiempo

4.5 Stars

Summary

¿Qué es lo que pasaría si un hombre obsesionado por desvelar misterios acaba descubriendo la existencia del Ministerio del Tiempo? Eso es lo que le ocurrirá a Lombardi, quien además tendrá la ocasión de conocer al mismísimo Colón… lo que no será nada bueno para el transcurso de la Historia.

Coder Credit

El capítulo de esta semana ha sido increíblemente divertido. A la situación de máxima alerta que se está viviendo dentro del Ministerio y que obligará a sus funcionarios a lo impensable: actuar como auténticos funcionarios del estado Español; se le sumará la presencia de un hombre con un ego sólo comparable al de Velázquez, que hará todo lo posible por impresionar a su hija y poder ser el descubridor de su propio país.

Pero además de humor, en Tiempo de lo Oculto también se nos ha planteado una cuestión muy interesante sobre qué ocurriría si los funcionarios no son capaces de proteger el curso de la historia y por tanto esta cambia… pero sólo son conscientes de esos cambios las personas que han estado en el pasado. Algo que hasta ahora no había ocurrido (los funcionarios del Ministerio son muy buenos) y que nos ha obligado a actualizar el libro de las teorías de los viajes en el tiempo, de paso que han sacado un par de referencias nuevas a Regreso al Futuro, que de esas nunca hay pocas.

1462534325371

Todo comienza cuando Lombardi, una especie de Iker Jiménez (o Jiménez del Oso, si citamos a Irene Larra) descubre por casualidad la existencia de las puertas del tiempo y su obsesión pasa a ser la de dar a conocer semejante prodigio. Algo que, como es lógico, no interesa al Ministerio del Tiempo, por lo que no dudarán en desprestigiar al pobre, haciéndole pasar por loco para que nadie se crea sus “absurdas teorías”.

Pero el Ministerio del Tiempo no sabía con quién se las estaba jugando cuando hizo eso, y Lombardi regresará años después en compañía de su hija, dispuesto a grabar todo lo que ocurre dentro de ese supuesto edificio abandonado de la Plaza Duque de Alba.

img.rtve.es

Comenzará entonces un plan que no pasará a la historia por ser el más inteligente de todos, pero que a cambio nos ha regalado algunos de los momentos más divertidos de toda la temporada: Entre las ropas que les ponen y donde la clave es que “no les favorezca nada”, la regla máxima de estar jugando al solitario (y al buscaminas, que los hay con gustos retro), y algunos funcionarios como Alonso o Velázquez, a los que pasarse por hombres del siglo XXI no se les da precisamente bien; tenemos una serie de peripecias de lo más esperpénticas.

Como es lógico, Lombardi no se cree de la misa la mitad, con lo que pasará a desarrollar su propio plan y que consiste en amenazar al mismísimo Salvador Martí para acceder a la zona caliente del ministerio, adonde se llevará a su santa hija, que la pobre ya no sabe cómo pedirle a su padre que deje de actuar como un lunático.

Claro que ella, lo que se dice normal, normal, tampoco es, pues lo suyo tarda en comprender que efectivamente ha viajado en el tiempo y que las personas a las que está viendo no son figurantes cutres de Isabel o Águila Roja… Genial los guiños al croma y al eterno figurante que hace de mendigo, demostrando la estupenda capacidad de reírse de sí mismos.

Llegado a este punto, comienza la segunda parte del capítulo y que es, si cabe, más divertida que la anterior, pues es cuando aparece la estrella invitada: Cristobal Colón. Y al igual que ya vimos con otros personajes ilustres, como Cervantes o María Pita, no es el Colón que ya ha triunfado (aunque en su caso murió sin saber que había descubierto un nuevo continente), sino el hombre lleno de ilusiones o dudas que no sabe si cumplirá su objetivo de encontrar otra ruta hacia las Indias.

1462534336628

Pero, al contrario de lo que hemos visto hasta ahora, el hombre que conoce a Colón no es un funcionario del tiempo al que le han repetido un millón de veces que lo primordial es mantener el curso de la historia, con lo que no dudará en “guiar” sutilmente a Colón sobre los pasos que debe dar para tener éxito en su hazaña.

Si a esa sutilidad le añadimos que el hombre es argentino, con lo que no escatimará en verborrea (con todo mi cariño para los argentinos, pero tiremos de topicazos), y que su obsesión ha pasado a un nuevo nivel y ahora lo que quiere es ser el descubridor de su propio país, pues para de contar.

Nos encontramos así con una paradoja temporal donde Julián, Amelia y Alonso son los funcionarios que descubren lo que ha hecho Lombardi, al encontrarse con un billete de 5.000 pesetas con la cara del argentino, pero que cuando llegan al Madrid de 2016 a nadie le sorprende que Lombardi esté en esos billetes, pues no dejó de ser él quien “lombardizó” América… ¡Sencillamente genial! Sobre todo ese momento en que se te queda cara de tonto, intentando averiguar qué ha pasado… Y es que nadie dijo que los viajes en el tiempo fueran algo sencillo de entender.

1462534338358

Así que tenemos a la patrulla de Amelia viajando al pasado para intentar que no cambie la historia (o mejor dicho, para intentar cambiarla de nuevo y que Colón sea quien descubra América, como tiene que ser), gracias a la fe ciega de Salvador, Ernesto e Irene, pues para ellos todo sigue el curso escrito de la historia… ¡La cantidad de buenísimas paradojas que se pueden crear si tiran de esta teoría en el futuro! Por ejemplo: Si después de haber cambiado la historia, sólo vuelve al pasado Julián para arreglar el problema y sus compañeros se quedan en el presente, ¿si cambia el pasado otra vez, quién recuerda qué? Y si lo que hace es crear OTRO pasado distinto, ¿en 2016 confluirían tres líneas temporales distintas: la de Salvador y compañía, la de Amelia y Alonso, y la de Julián?... Me duele la cabeza sólo de pensarlo…

rodolfo-sancho-tve

Entre teoría y teoría, llegamos al momento cumbre del capítulo y que es la manera perfecta de cerrar un capítulo tan divertido: ¿Qué pasaría si juntas a dos portugueses mercenarios, un argentino que quiere descubrir su propio país, tres españolitos que se hacen pasar por portugueses, el mapa de un restaurante indio y a Colón que acaba de descubrir las armas de fogueo? Pues eso, que pasa de todo.

Da igual las veces que vea esa escena, que siempre acabo llorando de la risa… Especialmente esa muerte de Colón tan bien interpretada ¡y tan a tiempo! que termina de volver locos a los portugueses… Pero ellos tienen su mapa de Lavapiés, que como todo el mundo sabe es el atajo perfecto para llegar a las Indias, así que todos contentos… En fin, Colón también creyó que había llegado a las Indias cuando se había desviado “un pelín” y nadie se rió de él, así que no vamos a desmerecer ahora a los portugueses.

img.rtve.es2

Eso sí, llegado al final de este capítulo, y que ha entrado por la puerta grande dentro de los mejores de la serie, pasemos a mencionar las “otras” cosas que han ocurrido. Esto es, lo fácil que le resulta a Salvador Martí disparar a alguien sólo para defender al Ministerio del Tiempo (al final no pasó nada, pero la intención es lo que cuenta), lo pronto que va a tener que contarle Alonso a Elena que él no es de esta época, y lo loca que se está volviendo Amelia al descubrir primero que ya no tiene tumba y después que ya no le aparece su hija en la foto.

¿Qué demonios significa eso? ¿Tanto ha cambiado su futuro? ¿O todo lo contrario y lo que ocurre es que está siendo borrada de la historia? Saquen sus teorías, pues aquí tenemos un filón.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

One thought on “El Ministerio del Tiempo 2×11: Tiempo de lo Oculto

  1. La verdad es que ha sido un capítulazo, aunque no sea cierto que los funcionarios vistan mal y jueguen al solitario (que daño han hecho a la imagen de los funcionarios el mal hacer de unos poquitos enchufados ¬¬), pero era un capítulo de tópicos y han cobrado hasta los argentinos XDDD
    La de cosas que ha cambiado Pacino en la vida del Ministerio y sobre todo en la de Amelia, ojalá renueven pronto y lo confirmen para la siguiente temporada.
    La relación de Alonso y Elena es una delicia, con todas sus ideas del siglo XVI está demostrando ser mucho más abierto que cualquiera más moderno, aunque lo del “follamigo” lo ponga un poquito de los nervios.
    Lombardi ha sido divertidísimo, su hija ha sido un encanto y Cristobal Colón pues no va a ganar el Óscar a la mejor muerte en escena pero le ha puesto voluntariedad a la representación XDDD
    Que pena que sólo queden dos capítulos para terminar la temporada.

Comments are closed.