El Ministerio del Tiempo 1×03: Cómo se reescribe el tiempo

El Ministerio del Tiempo 1x03: Cómo se reescribe el tiempo

El Ministerio del Tiempo 1x03: Cómo se reescribe el tiempo

Series: El Ministerio del Tiempo

4 Stars

Summary

Himmler ha descubierto la existencia de una puerta del tiempo en el Monasterio de Montserrat. Un hecho que puede propiciar que España entre en la Segunda Guerra Mundial y que cambie todo el curso de la Historia ante el dominio obsoluto de los nazis

Coder Credit

Con el tercer capítulo de El Ministerio del Tiempo tenemos la confirmación de que, si hasta ahora sabíamos que esta serie era entretenida y divertida, también es capaz de ofrecer acción a raudales. Y para dar acción qué mejor que meter a los mismísimos nazis en el pastel, haciendo lo que siempre hacen los nazis: complicar las cosas.

Hace tiempo leí que en cualquier serie si metías en algún capítulo algo relacionado con los nazis, ese capítulo mejoraba muchísimo. Y no es que El Ministerio del Tiempo necesite algo para mejorar, porque hasta ahora está siendo una serie de categoría, pero está claro que la presencia de los nazis ha conseguido dar un paso más en cuanto a acción se refiere.

De entrada, por primera vez vemos a todos los funcionarios trabajando, aunque sea en dos flancos distintos, llevando a cabo una misión coordinada en toda regla con la presencia de Ernesto e Irene Larra en el mismísimo tren en el que se entrevistaron el General Franco y Hitler; mientras que el grupo formado por Amelia, Julián y Alonso tratarán de destruir la puerta del tiempo que ha descubierto Himmler, el segundo al mando de Hitler.

1422369519_461764_1422369621_noticia_normal

Porque ese es el meollo de la cuestión. Que los nazis, siempre ansiosos por buscar algo sobrenatural o místico que les ayude a afianzar su poder, han encontrado el arma más poderosa de todas: Una puerta que les permitirá viajar al futuro para encontrar armas más modernas y, de este modo, salir vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Y visto el desastre que eso podría suponer para toda la humanidad es lógico que cuenten con todos los funcionarios disponibles, incluyendo algún que otro invitado especial recién llegado del s. XVII. Pero eso es lo bueno de contar con una puerta del tiempo, ¿no? Sería absurdo no jugar todas las cartas que se tienen al alcance de la mano.

Tenemos así una historia trepidante a tres bandas donde, por un lado el equipo de Amelia Folch tratará de destruir la puerta situada en el monasterio de Montserrat, por otro el mismísimo Ministerio ha sido ocupado por los nazis tras su viaje al futuro, y en tercer lugar Irene y Ernesto están al tanto de la situación para poner en marcha el plan B en caso de que todo lo demás falle.

el-ministerio-del-tiempo-capitular-530-2

Y eso es lo mejor de la historia. Que además de toda la tensión que se respira a lo largo del capítulo, se añade una tensión más psicológica, podríamos decir, que consiste en dejar la duda de qué haríamos nosotros en esa misma situación. Es decir, con la opción de matar a Hitler y así cortar por lo sano. ¿Qué mejor manera de acabar con el avance de los nazis y evitar la masacre de millones de personas?

Sí. En teoría eso es justo lo último que se debe hacer a la hora de viajar en el tiempo, pues ello desencadenaría un efecto mariposa de proporciones épicas pero… ¿me vais a decir que a vosotros no os entrarían ganas de hacerlo?

Eso es justamente lo que piensa Lola Mendieta. La que se suponía que era la mala de la historia pero que casi desde el principio se dejaba intuir que no iba a ser una mala al uso. Es decir, una de esas malas que parece que hacen las cosas solo por el afán de tocar las narices, por no decir algo menos elegante.

3034573

De este modo, por fin descubrimos por qué Lola se dedica a jugar con la historia y mostrar puertas del tiempo a gente que no debería conocer su existencia. Y la razón es en realidad la más lógica del mundo: porque si se tiene la posibilidad de modificar la historia para que las guerras no tengan lugar y así evitar la muerte de millones de personas, ¿por qué no hacerlo? Es decir, Lola es la que SÍ que se atreve a cortar por lo sano y a la porra las posibles consecuencias del efecto mariposa porque, en fin, nada puede ser peor que una Segunda Guerra Mundial, ¿verdad?

Lo bueno de este “malvado” es que en realidad no es un malvado sino simplemente una persona que ha elegido un camino distinto al de los “buenos” de la historia. Y solo por eso ya merece mi respeto como personaje, pues se presenta como un personaje lógico y coherente consigo mismo… Algo que, aunque parezca mentira, es muy difícil de ver en la gran mayoría de las producciones de ficción.

1425918766512

Por último, no quiero terminar este análisis sin mencionar un detalle que hasta ahora no había tenido ocasión de tratar. Y es que si El Ministerio del Tiempo es una serie entretenida y divertida, también es una pequeña clase de historia española. No solo porque cada capítulo transcurre en un momento importante de la Historia española, sino porque todo lo que ocurre en ella, sobre todo con los personajes secundarios que aparecen en cada capítulo, son pequeñas pinceladas históricas muy bien cuidadas que ayudan a recuperar parte de nuestro pasado, y sobre todo a que sintamos interés por esa parte de nuestra historia.

En ese sentido he de decir que hasta que no vi este capítulo no sabía quién era exactamente el General Ambrosío Spínola, y probablemente muchos no sabían a qué se estaba refiriendo Salvador Martí cuando tuvo esa acalorada discusión con Velázquez sobre la cruz de la Orden de Santiago (uno de los diálogos más divertidos de lo que llevamos de serie). Pero estoy segura de que muchos, como yo, se metieron luego en Wikipedia o Google para saber un poco más sobre esos personajes.

Y que una serie además de entretenernos consiga que nos pique el gusanillo de la historia, es para quitarse el sombreo.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.