El Ministerio del Tiempo 1×02: Tiempo de Gloria

El Ministerio del Tiempo 1x02: Tiempo de Gloria

El Ministerio del Tiempo 1x02: Tiempo de Gloria

Series: El Ministerio del Tiempo

5 Stars

Summary

Los funcionarios recién llegados al Ministerio del Tiempo tienen que viajar al siglo XVI y conseguir que Lope de Vega zarpe en el barco de San Juan, en vez de hundirse en el fondo del mar y que desaparezca uno de los escritores españoles más importantes de la Historia.

Coder Credit

Las notas que ya pudimos ver en el primer capítulo de la serie se han mantenido en su justa medida, añadiendo nuevos elementos que consiguen que esta sea una serie entretenida, con acción y sobre todo mucho humor del nuestro. Y para conseguirlo en esta ocasión no dudan en ofrecer a secundarios de lujo, como es Miguel Rellán en el papel del funcionario Gil Pérez, o Victor Clavijo reencarnando al mismísimo Lope de Vega.

Con estos dos secundarios queda claro que si El Ministerio del Tiempo está triunfando es gracias a la combinación perfecta entre un guión de lo más cuidado y sobre todo unos actores que están a la altura de ese guión. Porque ver a un actor con la carrera de Miguél Rellán respondiendo a la pregunta de Julián, que ya es curiosa de por sí: “¿Dispone vuesa merced de un ordenador personal?”, con un sincero y genial: “Vive Dios que dispongo. Y con conexión a Internet”, es que no tiene precio.

Y sí. No tiene ningún sentido que en el año 1588 exista Internet, llegue la señal de los móviles supermodernos esos que tienen que ya los quisiera para mí, o incluso sean capaces de tener charlas vía Skype o chat entre el siglo XVI y el XXI. Pero solo por ver las caras de Julián cada vez que se entera de la tecnología que tienen, y luego las de Amelia y Alonso preguntándose entre ellos qué es eso de Skype, vaya si merece la pena que existan esas licencias temporales.

1425231255_588225_1425231328_noticia_normal

Pero aquí no acaba la cosa. Junto a estas licencias tecnológicas entra en escena un Lope de Vega genial, con ese piquito de oro que encandila a las damas, y ante el que es normal que Julián se sienta con ganas de marcar territorio.

En ese sentido no sé que fue mejor de la “charla” de machos Alpha que tuvieron en la posada los dos hombres en presencia de la dama: Si los comentarios de Julián, que la mayor parte de las veces no le hacía falta ni hablar para saber lo que pensaba del Lope ese, (incluyendo vergüenza ajena cuando se pone a recitar), o ese remate final con cita de Rosendo incluida que no podría haber aparecido en mejor momento.

ministerio-tiempo-644x362

Es esa manera de ser de Julián, tan directa, sencilla y con el entendimiento de que así es como son los españoles, lo que ha hecho que el personaje de Julián sea sin duda mi favorito. Porque ese momento tan directo y brutal en el que le dice a Amelia que a ver cómo explica que el padre de su hijo es Lope de Vega, para terminar con todo un pareado “no se cómo escribió tanto si se pasó la vida follando”, hace que resulte imposible no quererle.

Y sin embargo, siendo Julián el personaje principal, el resto de personajes no son dejados de lado sino que cada uno tiene su propia personalidad y unas escenas que no podrían ser más adecuadas para ellos.

En esta ocasión es Alonso de Entrerríos el que recibe más atención, al descubrir que tiene un hijo pero que ese hijo está a punto de morir si zarpa en el barco equivocado. Y aquí es donde se pueden sacar todas las referencias que se quieran a Terminator, Regreso al Futuro o el Efecto mariposa. Pero nada de eso es importante cuando en esta ocasión, pese a que ya habido mucho humor (y más que habrá) llega el momento de la reflexión y de intentar ponerse en el papel de Alonso sobre qué haríamos cada uno para intentar salvar a un hijo al que ni siquiera volveremos a ver. O cuando somos testigos de la injusticia que es ver que los famosos tienen más derecho a vivir por encima del hijo huérfano de un soldado español.

3021463

Y eso es precisamente lo que hace que me quite el sombrero ante esta serie porque, ¿cómo es posible que, después de un comentario tan absurdo como gracioso: “Otra vez me mandan a Atapuerca”, nos encontremos con una escena tan emocional como es Alonso hablando con su hijo y haciéndole entender que su padre estaría orgulloso de él pero sin poder decirle que es su hijo”?

Solo es posible en los límites de la realidad que supone El Ministerio del Tiempo.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.