El joven Sheldon 1×01: Piloto

El joven Sheldon 1x01: Piloto

El joven Sheldon 1x01: Piloto

Series: El joven Sheldon

3 Stars

Summary

Sheldon está a punto de comenzar el instituto pese a tener tan solo 9 años de edad. Su sorprendente inteligencia le hará descubrir un mundo para el que todavía no está preparado, así como el resto de gente no está preparada para un Sheldon Cooper.

Coder Credit

El spin-off de The Big Bang Theory centrado en la vida del joven Sheldon Cooper no es el clásico spin-off. Y no lo es por muchos motivos. De entrada, para una serie que ha surgido de una sit-com, uno esperaría encontrarse con el mismo formato. Esto es, con un decorado en el que siempre se verán los mismos tres escenarios y donde cada chiste, momento tierno o situación vergonzosa vendría acompañada de las clásicas risas enlatadas, así como aplausos y silbidos por parte del público que está en el plató.

Pero en "El joven Sheldon" no se ve nada de eso, hasta el punto de que la primera vez que ocurre algo curioso uno tiene la sensación de que se ha quedado sordo, porque es como que falta algo en el ambiente.

Y el ambiente es precisamente lo otro que no se parece en nada a la serie de la que bebe. Porque en lugar de esos dos escenarios que van a servir para presentar todo tipo de situaciones rocambolescas, con lo que nos encontramos es con un formato en el que los exteriores son la nota dominante. Unos exteriores con sus característicos filtros de luz y de color en los que no se ve por ningún lado esos tonos chillones que veíamos en el salón de la casa de Leonard y Sheldon, en la tienda de cómics o en la cafetería de la Universidad… Y de nuevo, esa ausencia de algo a lo que llevamos acostumbrados desde hace diez años, por mucho que el formato que ahora se ofrezca sea mucho más real, produce esa sensación de  extrañeza.

Y el ultimo elemento que choca NO encontrar en un spin-off centrado en Sheldon Cooper va a ser la falta de ese humor a base de gags. Porque por mucho que no haya risas enlatadas, uno esperaría encontrarse con Sheldon Cooper siendo Sheldon Cooper. Esto es: un sabiondo que no tiene problemas en recordarle al resto del mundo lo estúpidos que son, y encima hacerlo de tal manera que resulta cargante al mismo tiempo, pero aun así te sigue hacienda gracia.

En lugar de ello tenemos a ese niño resabido que todavía no ha tenido la fortuna de encontrar amigos que quieran convertirlo en su líder, y que además vive con unos hermanos y un padre que no terminan de entenderle… Corrección: que además de que no terminan de entenderle, se avergüenzan de que sea parte de su familia y piensan que llevarle al instituto con tan solo 9 años de edad va a hacer que su vida se convierta en una pesadilla.

La suma de estos tres elementos que uno jamás esperaría encontrarse en un spin-off titulado "El joven Sheldon", tiene como resultado que los fans de The Big Bang Theory hayan sido transportados a una variante de "Aquellos maravillosos años". Esto es, una serie que aunque ofrezca humor de vez en cuando destaca por su realismo, por su banda sonora propia de los ochenta y por un dramatismo que acaba dejando esa sensación de nostalgia. Más aún cuando el protagonista es un niño que acaba de comenzar a vivir en el mundo real y al que todavía le queda un largo camino por recorrer para convertirse en el Sheldon Cooper que todos conocemos.

Y teniendo en cuenta que Sheldon Cooper nunca fue una persona fácil de tratar (querías matarle la mitad de las veces, y eso que ya sabías cómo era), pues encontrarle ahora en un escenario tan hostil como es el instituto hace que uno tema un poco por la integridad de Sheldon. Y esta vez de verdad. En otras palabras: que en esta ocasión no vamos a ver a Raj, Howard y Leonard desesperándose por sus manías pero aceptándolo igualmente; sino que a quien veremos sera a su hermana Missy, a su hermano Georgie y a su padre George avergonzándose de su hijo tan rarito.

Y eso, por mucho que la carta de presentación fuera "el spin-off de The Big Bang Theory", deja una sensación agridulce, pues uno espera que el drama aparezca en cualquier momento… Más o menos lo mismo que ocurría en "Aquellos maravillosos años", donde por mucho que fuera adorable ver a Kevin y a su amigo Paul, cuando aparecía el padre (también entrenador de béisbol) y veías que pasaba olímpicamente de su hijo, como que ya no te hacía tanta gracia.

En este primer episodio no se ha visto mucho de eso, y afortunadamente al final ha habido hueco para la esperanza en la relación entre el padre y el hijo. Aunque también es verdad que los 20 minutos de duración han servido para poco más que presentar a todos los protagonistas, y especialmente a los que menos conocíamos de la serie original: los hermanos y el padre. Y tal vez ha sido más la extrañeza al no encontrar el decorado ni las risas enlatadas lo que ha hecho que parezca más dramática de lo que realmente es. Pero tras este primer acercamiento al pasado de Sheldon Cooper me han venido a la mente esas anécdotas que Sheldon contaba de su juventud y que, visto en la distancia resultaban graciosas, pero que verlas en directo y con un niño de 9 años, a lo mejor ya no hace tanta gracia.

Habrá que ver los siguientes episodios para confirmar si El Joven Sheldon ha sido un giro de tuerca demasiado arriesgado, tal vez pensando en ese fan que quería algo distinto a The Big Bang Theory. Y no es que sea una mala estrategia, o tal vez ha sido más la necesidad de cambiar de Chuck Lorre, harto del mismo formato que han dado a todas sus comedias (Dos hombres y medio, Mom, The Big Bang Theory). Pero si ese era el objetivo, ¿por qué no crear una serie de cero en lugar de un spin-off que además tiene a Jim Parsons como narrador, pensado en arrastrar a los fans de las aventuras de un Sheldon Cooper más mayor?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.