El Fiel

El fiel

El fiel

2.5 Stars

Summary

Gino es un atractivo hombre de negocios que se enamora de la joven y rebelde Bibi, una piloto de carreras profesional más joven que él. Pese a la diferencia de edad consiguen consolidar su relación y se enamoran de verdad. Es entonces cuando surgen las primeras dudas ¿qué secretos me estará escondiendo la persona que amo?

Coder Credit

 Desde Bélgica nos llega una de las películas europeas más esperadas del año, además de por su atractiva pareja protagonista y de contar con un director que hizo sus pinitos en Hollywood con la correcta “La entrega”, esta película nos interesa porque puede convertirse en una de las competidoras de “Verano 1993” para el Oscar.

El país del chocolate ha elegido este thriller/drama carcelario/historia de amor para presentarla a los Oscar y pese a que humildemente considero la película de Carla Simón mucho más especial, “El fiel” tiene muchas posibilidades de tener carrera en el mercado internacional por lo universal de su trama y su empaque de película Hollywodiense,  de hecho es presentada en el mercado internacional como "The racer and the jailbird" (La piloto y el preso).

No es difícil imaginarse un remake americano de la película con Michael Fassbender y Scarlett Johansson, por ejemplo. Veamos de qué trata: Bibi ( Adèle Exarchopoulos) y Gino ( Matthias Schoenaerts) se conocen en un club de campo y pese a la diferencia de edad, se enamoran al instante. Bajo esta premisa, parece que nos encontremos ante un relato de Federico Moccia pero nada más lejos de la realidad.

Bibi no es un adolescente sino una descarada y sexy piloto de carreras profesional de buena familia que conoce a Gino sin esperar mucho de él. Él es un comerciante de coches de lujo y tiene una buena posición. La atracción entre ellos surge al instante y consigue trascender a la aventura ocasional y convertirse en una historia de amor.

La explosiva pareja es la mayor baza de esta película que no acaba de definirse e intenta abarcarlo todo en sus más de dos horas de metraje y acaba perdiendo fuelle en su tercer acto cuando la historia da un giro de 180º y se transforma en algo similar a un telefilme.

Funciona muy bien en su primer tercio, la historia de amor y la química entre los dos actores ayuda a hacer creíble la pareja. También los primeros problemas que surgen por parte de la familia de ella al ver con recelo una pareja tan mayor para su hija y la inevitable desconfianza que siente ella al salir con un hombre tan carismático como misterioso tienen toda la lógica. Intentan salirse de los lugares comunes y es muy acertada la escena donde él revela su secreto entre risas haciendo patente el dicho de que detrás de toda broma hay una verdad. Surgen entonces las típicas preguntas que uno se cuestiona al empezar a salir con alguien: ¿Me oculta algo? ¿Cuál es su mayor secreto? ¿me querrá de verdad?

Pero una vez sale el secreto de Gino a la luz (aunque el espectador ya lo conozca) y sus fechorías comienzan a cobrar protagonismo la historia empieza a torcerse. A pesar de que se empastan bien ambas tramas y la fidelidad a la que hace referencia el título se hace patente en la historia donde el amor lo puede todo, se acaba cayendo en unos derroteros rebuscados que dan como resultado algo artificioso en lugar de agradablemente entretenido.

Parece mentira que se cuente en los créditos con el guionista de grandes obras como “Un profeta”, la joya francesa que triunfó en los César y se llevó el Oscar a película extranjera hace unos años.

El problema es querer abarcarlo todo, que no sea suficiente con una historia de amor o un thriller, que además necesites un drama carcelario, melodrama y un toque místico de por medio. Menos es siempre más. Excepto para las películas que aspiran a premios, que creen que más es más y que una larga duración y amargo sufrimiento son sinónimo de éxito seguro. Y quizá para algunos lo sea. Veremos la repercusión que tiene finalmente.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.