El Balcón de las Mujeres

El Balcón de las Mujeres

El Balcón de las Mujeres

3 Stars

Summary

El derrumbe del balcón de las mujeres en una sinagoga dará pie a que un nuevo rabino intente forzar las costumbres más tradicionales del judaísmo en la comunidad de vecinos.

Coder Credit

Desde Israel llega a España esta comedia, a ratos convertida en drama, que debutó en el Festival Internacional de Cine de Toronto en septiembre del año pasado y pocas semanas después cosechó un gran éxito en su país de origen. Dirigida por Emil Ben-Shimon, esta cinta es su primer trabajo cinematográfico después de haber participado en series como “Kathmandu”.

El punto de inicio de la película es ciertamente sencillo: durante el Bar Mitzvah del nieto de Zion (Igal Naor) y Ettie (Evelin Hagoel) el balcón de la sinagoga donde se sientan las mujeres durante la oración se desploma, dejando gravemente herida a la mujer del rabino de la congregación, que acaba ingresada en el hospital.

El rabino se queda bastante tocado a causa del accidente y la comunidad se ve de repente y a la vez, sin sinagoga a la que ir a rezar y sin rabino al que acudir. Durante toda la película vemos numerosas tradiciones del judaísmo ortodoxo que, si como yo, no tenéis ni idea de las normas que tienen que seguir según la Torá, son interesantes de ver, aunque casi seguramente salgas del cine bastante desconcertado con alguna (sobre todo con la cantidad de prohibiciones que tienen que seguir a rajatabla en Shabbat).

La destrucción del balcón de las mujeres en la sinagoga es simplemente el detonante de lo que se convertirá en una crítica a las aproximaciones fundamentalistas de la religión, en este caso el judaísmo, pero se puede extrapolar a cualquiera. Pues cuando los hombres que acudían a la sinagoga destruida no reúnan el mínimo necesario de personas para rezar por las mañanas, se toparán con un (al principio) amable rabino que los invita a acudir a su sinagoga y la mayoría aceptarán encantados.

A partir de ahí, vemos cómo el nuevo rabino que, como anécdota curiosa, es bastante más joven que el otro, tiene ideas tremendamente conservadoras y lleva las enseñanzas de la Torá a rajatabla. Se producirá entonces una ruptura entre los hombres y las mujeres del barrio, ellas lideradas por Ettie, que pese a ser una de las más veteranas, es la única que no se deja sentir acorralada por las exigencias del rabino ultra-ortodoxo.

Con la lucha por recuperar el balcón de las mujeres de trasfondo, la película se mueve casi siempre dentro del género de la comedia, aunque hay alguna escena más seria. El nuevo rabino encarna las costumbres más radicales de la religión y su llegada provoca un sentimiento de culpabilidad en la comunidad, la cual hasta entonces era bastante laxa en el cumplimiento de las tradiciones más ortodoxas.

A su modo, es una película con tintes feministas, y sobresale sobre todo el personaje de Ettie que, pese a ser igualmente creyente, sabe dónde poner los límites para que la religión no se convierta en el motor de su vida y dicte todos sus movimientos y manera de vivir. Puede resultar algo suave en su planteamiento, a fin de cuentas estamos ante una comedia, pero sin duda presenta una buena visión de cómo dos extremos dentro de la misma religión chocan, dejando claro que hay niveles de fanatismo que no se entienden en este siglo.

Escrita por una mujer, Shlomit Nehama, la película recuerda en ciertos aspectos a “Mi Gran Boda Griega”, sobre todo los momentos en los que las mujeres se enfrentan como una piña a los hombres que intentan quitarles su balcón. Hay algunas escenas tremendamente hilarantes, en las que las mujeres no se dan por vencidas y harán lo posible por recuperar su sitio en la sinagoga, demostrando que la unión hace la fuerza.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.