Ebro, de la cuna a la batalla

Ebro, de la cuna a la batalla

Ebro, de la cuna a la batalla

3 Stars

Summary

El 25 de julio de 1938 el ejército republicano cruza el Ebro en lo que será la última gran batalla de la guerra civil. Un ejército compuesto en su mayoría por niños de 17 y 18 años será la última esperanza de la República para ganar la guerra.

Coder Credit

El pasado jueves 29 de Septiembre se presentó en Sevilla la película “Ebro, de la cuna a la batalla”. Tras su paso por el Festival de Málaga, el film ganó el Premio del Público en el FIC y ha sido seleccionada en el Festival de Cine Hispano de Londres. Es desde luego admirable lo que ha conseguido esta producción para la televisión (parte de una colaboración entre Canal Sur, TV3 y la televisión de Aragón) que reproduce uno de los episodios más terribles de nuestra Guerra Civil, la batalla del Ebro.

La película narra la historia de cuatro jóvenes que han sido llamados a la guerra. Forman parte de la llamada Quinta del Biberón, hombres de 17 y 18 años que estaban destinados a realizar una demostración de fuerza de cara a las potencias internacionales, para que comprobasen que la República todavía era una apuesta para ganar esta guerra.

Dirigidos por el Mayor García (Alfonso Sánchez) –que está seguro de que la ayuda internacional llegará – veremos la historia de estos chicos desde su entrenamiento hasta el final de la batalla. Por un lado tenemos a Valentín (Alex Monner), afiliado al Partido Comunista y deseoso de entrar en la batalla, es el único que parece estar dispuesto a morir por ganar esta guerra; Jaume (Emilio Palacios) es un seminarista que vivirá atemorizado por el odio que tiene cierto compañero hacia él; Fermí (Enric Auquer) que se ha alistado voluntariamente para encontrar a su hermano en el frente y por último Pere (Oriol Pla) sobre el que se centra más la historia, un joven pastor que encuentra la carta de una chica en su chaqueta y con la que empezará a cartearse.

ebro-de-la-cuna-a-la-batalla

La batalla de estos jóvenes se entremezcla con la lucha en los despachos. Azaña (Manuel Morón), presidente de la República está deseando que Inglaterra, Francia y el resto de potencias le ayuden a acordar una paz con los nacionales, pero el presidente el gobierno, Negrín (Adolfo Fernández) quiere la ayuda del exterior para ir a la guerra y vencer.

Ambas historias se unirán gracias a Carmen (Roser Tapias), la traductora de Azaña, cuyo padre luchó en la guerra, acabando una de las cartas que le escribió en la que ahora es la camisa de Pere. A partir de ahí comenzará una curiosa amistad que derivará en amor, entre las esperanzas que Carmen quiere insuflarle al militar y la desesperanza que este muestra en cada una de sus cartas.

ebro-de-la-cuna-a-la-batalla

Es admirable el enorme esfuerzo de “Ebro, de la cuna a la batalla”, que con el presupuesto de una TV movie ha hecho una película más que decente. Sin embargo, la película cuenta con todos los clichés de las películas de guerra civil que hemos visto siempre. La historia de amor imposible, los miembros de una familia que son parte de dos bandos distintos, la amistad que en un principio parecía pura y que luego se emponzoña al averiguar que uno es republicano y otro nacional… Todo esto está presente y hace que pierda originalidad una película que precisamente partía de la base de ser la primera que narraba la historia de la batalla del Ebro.

Lo que sí es original, ha aportado frescura y sobre todo, ha sido lo mejor del film es esta guerra entre Azaña y Negrín, algo que nunca se ha representado. No solo se combate en el campo de batalla sino también en los pasillos y en las reuniones y es algo que esta película nos ha dejado muy claro.

No solo es interesante ver como se manejan los hilos de la política en plena crisis por la guerra sino que Manuel Morón hace de un Azaña excelente. Su actuación ha sido la más lograda de todo el reparto y en muchas ocasiones llega a transmitir tanta tristeza y desesperanza que los ojos pueden nublarse durante algunos instantes.

ebro-de-la-cuna-a-la-batalla

Alfonso Sánchez por su parte hace un papel totalmente diferente al que estamos acostumbrados y le sienta realmente bien. Transmite justo lo contrario a Azaña, la esperanza, las ganas de luchar, aunque al mismo tiempo la preocupación, porque en el fondo sabemos que aunque diga algo para alentar a sus compañeros él puede estar pensando algo totalmente distinto. Sus últimos momentos en pantalla son maravillosos.

El resto del reparto está correcto y quizás sea precisamente el “protagonista” Oriol Pla el que menos convence. No es así Emilio Palacios que sin decir ni una sola palabra en toda la película es capaz de transmitirnos la evolución y contradicción interna que sufre su personaje.

Otra de las grandes bazas de la película ha sido los escenarios y la reconstrucción de la batalla. Contando con las memorias escritas y entrevistas de algunas entrevistas el director Román Parrado ha conseguido dar una gran veracidad a unos hechos terribles.

ebro-de-la-cuna-a-la-batalla

“Ebro, de la cuna a la batalla” se aleja de la objetividad que puede pretender reinar en las últimas producciones sobre la guerra civil. Es un ejercicio más que justo de memoria histórica que entretiene y enseña.  Esta es la historia de cómo cuatro muchachos perdieron toda su inocencia en una contienda que jamás debería haberse producido.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.