Dioses de Egipto

Dioses de Egipto

Dioses de Egipto

1 Stars

Summary

La prosperidad de Egipto se ve amenazada cuando el Dios Set se apodera del trono y somete a todos los dioses. Su sobrino Horus, ayudado por un joven humano llamado Bek tendrán que enfrentarse al temible soberano y sus aliados para salvar a su pueblo de la destrucción.

Coder Credit

El antiguo Egipto y su mitología es algo que sigue fascinando al ser humano, motivo por el que no es extraño que cada año surja algún nuevo proyecto relacionado con este fascinante tema. La literatura, la televisión y, por supuesto, el cine han caído rendidos en decenas de ocasiones ante la riqueza de la historia de Egipto y, no sorprende que Hollywood haya decidido hacer una nueva película centrándose en sus dioses.

Ya sabemos que es muy difícil pedir gran fidelidad histórica ya que la finalidad de una película de estas características es la de entretener a su público, alejarles de la vida real y que pasen un buen rato ante la pantalla. Pero tras ver “Dioses de Egipto”, debo decir que no cumplen en absoluto su objetivo, más bien todo lo contrario. Debido a su estreno hace dos meses en Estados Unidos, en nuestro país ya íbamos sobre aviso con esta película y las expectativas ante lo que podíamos encontramos no eran muy buenas. Las críticas habían sido realmente terribles, pero no se puede juzgar sin haberla visto, así que decidí ver la película y formarme mi propia opinión.

¿El resultado? Creo que nadie, absolutamente nadie, salió contento de la sala de cine. Muchos nos habíamos quedado estupefactos en nuestras butacas sin saber qué estábamos viendo exactamente. No pido que sean fieles a lo que me están contando, tampoco pido grandes actuaciones, es un film de acción, quiero divertirme y no pasarme toda la película viendo que a cada escena que veo la trama es más ridícula. Podría haber sido peor, dicen algunos, y tienen razón... podría haber durado media hora más, porque dos horas de absoluto sufrimiento visual y argumental quizá no eran suficientes.

Horus y Bek
Horus y Bek

Empecemos por el argumento que ya conocemos a través de los tráilers, el Dios Osiris va a cederle el trono a su hijo Horus pero aparece Set, hermano de Osiris, y se hace con el reino. Horus es enviado al destierro y los demás dioses tienen que rendir obediencia a Set si no quieren morir a sus manos. Horus se da por vencido hasta que un joven ladrón egipcio, Bek, llega hasta él con un plan para derrotar a Set a cambio de salvar a su novia. Horus accede a trabajar con el muchacho con la esperanza de matar a su tío, vengar a su padre y recuperar su corona.

Los personajes no pueden ser más planos, o se mueven por el amor, por la venganza o por el deseo de poder. No hay más, tanto dioses como humanos actúan en consecuencia a una de esas tres cosas, lo que hace que todo resulte bastante repetitivo y predecible. Incluso llega el momento en el que alguno de ellos resulta hasta irritante para el espectador. El hilo argumental hace aguas por todas partes ya desde el principio, puesto que cuando Set se hace con el control de Egipto vemos a Bek y su amada asistir al evento. Nos dicen que han pasado varios años y Egipto cada vez estaba peor por el reinado de Set, pero cuando volvemos a la acción contemplamos con asombro que tanto Bek como su novia siguen siendo igual de jóvenes.

Ha habido tiempo suficiente para que el arquitecto jefe de Set haya construido un gran obelisco como homenaje a Ra, además de galerías secretas con trampas anti ladrones, pero Bek sigue siendo poco más que un adolescente. Pero esto no es nada, porque a lo largo de la película iremos viendo como Horus y Bek van recorriendo Egipto a pie y de una escena a otra pasan del desierto más árido a la selva más frondosa. Tal vez sería más creíble si no nos hubieran dicho que tenían un plazo de pocos días para desarrollar su plan, o si se trasladaran de alguna forma divina, pero Horus está muy debilitado y no puede usar sus poderes tanto como quisiera. Pero no importa, porque pueden recorrer el país sin problema, encontrando aliados al momento, aliados que llevan años escondiéndose de Set en lugares recónditos pero a los que Horus y Bek llegan sin ningún tipo de dificultad.

Sobre el reparto mejor ni hablar, creo que hasta los propios actores estaban ahí sin saber muy bien qué hacer. Pero necesito hacer una especial mención a Geoffrey Rush que encarna al Dios Ra, señor Rush usted es un actor serio, ¿cómo le convencieron para hacer este despropósito?

Set es el hermano envidioso que quiere el trono
Set es el hermano envidioso que quiere el trono

Si quitamos a los personajes, el elenco y el argumento, nos queda la esperanza de los efectos especiales, las escenas de acción o algo que nos haga vibrar y sentir que no estamos perdiendo el tiempo. Seguid esperando, lo vamos a perder igualmente. Si partimos de la premisa que nos dicen nada más empezar la película, los dioses vivían entre humanos pero se diferenciaban fácilmente porque eran más altos y podían convertirse en animales. Y sí, es cierto, podemos ver continuamente la diferencia de tamaño entre Horus y Bek, al igual que entre dioses y mortales. El problema es que hay ocasiones en las que el efecto es demasiado artificial y poco creíble, por no contar que para ser más grande y fuerte que Bek, al joven no le cuesta nada seguir el paso del Dios o incluso adelantarle mientras caminan.

Pero hablemos de la “fantástica” transformación de los dioses en animales o bestias terroríficas como nos han advertido. ¿En qué momento creyeron que era buena idea que los Dioses egipcios parecieran transformers o caballeros del zodiaco? Porque no vemos ninguna representación remotamente similar a un animal, vemos armaduras metalizadas tipo Iron-Man (guardando las distancias, no se me vaya a ofender el señor Stark), surcando los cielos y peleando en unas escenas en las que se ha abusado demasiado de los efectos especiales.

Y por supuesto, como toda película de acción tiene que tener algún chiste o broma para que el espectador se ría. O creo que esa era la intención porque no escuché reír a nadie, al menos no en los momentos supuestamente cómicos, porque risas claro que hubo pero durante escenas que no tenían esa intención. Poco más puedo contar sin spoilear, pero hay escenas hilarantes tanto por la absurdidad de lo que está pasando como por el absoluto exceso del CGI que nos saca completamente de la acción para plantearnos cómo pudieron dar por buena esa escena.

¿Es Aioros de Sagitario? ¡No! Es Horus
¿Es Aioros de Sagitario? ¡No! Es Horus

Lo que debería haber sido un gran espectáculo visual con un argumento con potencial, ha acabado siendo en un desastre total que ha costado 140 millones de dólares. Porque la idea no era mala, y si lo pensamos bien, la historia de como un Dios venido a menos como es Horus, tiene que hacer frente a sus problemas y, admitir que un simple mortal es el único capaz de ayudarle, podría haber sido una buena historia de superación personal.

Y sí, hay una evolución en Horus desde el inicio hasta el final de la película, pero es él mismo quien nos justifica lo que ha pasado en una de las escenas clave. Exacto, el espectador necesita una explicación para comprender lo ocurrido, y eso no suele ser una buena señal en una película de este tipo. Yo sólo buscaba entretenimiento con una película basada en Egipto, y me encontré aburrida, desesperada con la incoherencia argumental, pero sobre todo sintiendo que todo era un doloroso insulto a la cultura egipcia.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.