De vuelta al pasado

Desde hacer un par de años parece que el pasado es el motor de nuestro presente. Primero desembarcó en el mundo de la moda bajo la denominación de vintage, una designación bajo la que se esconden los patrones de la ropa que llevaban nuestros padres, y poco a poco fue extendiéndose por otros sectores.

El de los videojuegos es uno de los que más se ha visto afectado por esta pasión por lo de antaño; así mientras algunos de los mejores videojuegos de los 80 tienen una nueva vida en un formato digital avanzado, los gigantes de esta industria como Nintendo han decidido aprovechar el tirón y sacar una versión moderna de sus consolas más antiguas, uniendo innovación con tradición.

 

En el sector del entretenimiento también hemos visto esta pasión por tiempos pasados con la segunda oportunidad de series que en su día fueron todo un éxito. La última en sumarse a esta tendencia ha sido Netflix con Perdidos en el espacio y su versión del nuevo milenio de la ficción de la década de los 60 creada por Irwing Allen. Pero esta no es la única manera en la que la industria audiovisual nos lleva al pasado, ni tampoco la más visual. Lo que en los últimos años está triunfando es crear series en las que los protagonistas viajen a épocas pasadas en las que viven un sinfín de aventuras con el objetivo (o no) de salvaguardar la historia.

 

El ejemplo más patrio lo encontramos en El ministerio del tiempo, esa serie aclamada hasta la saciedad por la crítica y tremendamente maltratada en la parrilla. Los fans de la ficción se quedaban huérfanos a finales de año cuando las noticias afirmaban que no habría cuarta temporada, al menos no desde el ente público. En los últimos días han salido a la luz diversas informaciones que señalarían que la serie podría tener una segunda oportunidad en alguna cadena privada, pero por el momento ninguna de ellas ha sido confirmada. Lo que nos queda de El ministerio del tiempo son tres temporadas y 34 capítulos cargados de emoción en los que los tres integrantes de la patrulla intertemporal (Julián, Amelia y Alonso / Amelia, Alonso y Pacheco / Alonso, Pacheco y Lola) viajan al pasado para evitar que una organización criminal modifique el curso de la historia. Gracias a la ficción hemos podido conocer momentos y personajes clave de nuestro pasado como nación así como a personalidades de gran renombre y por todos conocidos como Goya, Cervantes o Lorca.

 

La misma filosofía narrativa, e incluso la misma organización de personajes, está presente en la estadounidense Timeless. De hecho, los creadores de El Ministerio del Tiempo llegaron a denunciar a la ficción americana por plagio con la consecuente cancelación por parte de NBC y un pacto extrajudicial de por medio. Sin embargo, la cadena no mantuvo mucho su postura y un par de días después de anunciar su cancelación, renovaba la serie por una segunda temporada que ha llegado a las pantallas españolas en las últimas semanas de la mano de Movistar+. Al igual que en El Ministerio del Tiempo, la patrulla formada por Lucy, Wyatt y Rufus en Timeless, debe viajar en cada capítulo al pasado para evitar que la organización de Rittenhouse cambie la historia y en consecuencia también la realidad del presente. Si en El Ministerio del Tiempo asistíamos al pasado español, en Timeless las tramas se centran en la historia de Estados Unidos aunque en esta segunda temporada también veremos a personajes internacionales como Marie Curie o Hedy Lamarr.

 

Una de las más longevas, de hecho la más longeva del mundo en materia de ciencia ficción, es Doctor Who. La ficción tuvo una primera etapa emitida entre 1963 y 1989 y una segunda que se inició en 2005 y continua en la actualidad, algo que la ha convertida en todo un icono de la cultura popular británica. La esencia es muy similar a Timeless o El Ministerio del tiempo salvo que en este caso el Doctor (un alienígena llegado desde otro universo) puede viajar tanto al pasado como al futuro, aunque de manera imprecisa debido a un problema en su nave TARDIS, y a diferentes universos. Además, el Doctor no solo tiene conocimientos de historia sino que es todo un experto en ciencia y tecnología, algo que lo ayuda a él y a sus acompañantes a superar cualquier tipo de contratiempo. Por si esto fuera poco, el personaje del Doctor varía y para esta undécima temporada el papel de piloto de la TARDIS recae en Jodie Whittaker.

 

Con este boom por el pasado a muchas ficciones les hubiera gustado alcanzar la fama y el respaldo de la aclamada Doctor Who, pero pocas son las que lo han conseguido. Por el camino se quedaron Time After Time, estrenada en España como Los pasajeros del tiempo, y Making History. La primera de ellas llegó a la pequeña pantalla en marzo de 2017 y menos de un mes después fue cancelada por sus bajos índices de audiencia llegándose incluso a no emitir todos los episodios rodados. Basada en una novela que ya contaba con su propia adaptación audiovisual, la ficción presenta una trama de lo más rocambolesca: el escritor H.G. Wells, en una etapa previa a su faceta como novelista, crea una máquina del tiempo capaz de viajar al futuro. Cuando su amigo John Stevenson se entera de la existencia de esta máquina decide emplearla para viajar a la Nueva York de la actualidad. Lo curioso es que Stevenson resultará ser Jack el Destripador, motivo por el cual Wells se verá obligado a perseguirle por el tiempo con el objetivo de atraparlo. Una historia digna de un libro del auténtico Wells que no acabó de convencer al público.

 

Making History es otra que no convenció desde el minuto 1. De los 13 capítulos previstos, FOX los redujo a 9 y tras su emisión canceló definitivamente la ficción en clave de comedia. Protagonizado por Adam Pally, John Gemberling y Leigthon Meester, la trama gira alrededor de un profesor que ha conseguido crear una máquina del tiempo que le permite a él y a un amigo suyo viajar a través del espacio-tiempo. A medida que estos dos personajes experimentan aventuras en otras épocas se dan cuenta de que cualquier acto que lleven a cabo en el pasado, por pequeño que sea, puede cambiar el curso de la historia y del presente que conocen. Esta situación se complica cuando en uno de estos viajes el personaje de Adam Pally conoce a Deborah, interpretada por Meester, y se enamora de ella. Tal fue el fracaso de  Making History que en nuestro país no llegó a emitirse.

 

Las últimas en ver la luz y cosechando más éxito que las dos anteriores han sido Dark y Future Man. Dark, la primera producción propia de Alemania para Netflix creada por Baran bo Odar, se convirtió en todo un bombazo tras su estreno mundial en diciembre de 2017. Con tan solo 10 capítulos, la serie ya ha sido renovada para una segunda temporada que llegará el próximo 2019. La primera temporada gira alrededor de 4 familias que viven en el pequeño pueblo alemán de Winden y que están estrechamente relacionadas por un oscuro pasado y una planta de energía nuclear. El punto de partida es la desaparición de un niño que da pie a toda una investigación que terminará con algunos de los personajes viajando al pasado 33 años atrás. Y hasta aquí podemos contar sin caer en los tan temidos spoilers. Si os gustan los viajes y en el tiempo y buenas dosis de intriga, Dark es una opción ideal para hacer un buen maratón seriéfilo.

 

Future Man, por su parte, se posiciona como la serie perfecta para todos aquellos amantes de los videojuegos ya que su protagonista Josh Futterman es todo un especialista en esta materia. Socialmente torpe y algo introvertido, Josh destaca como jugador de Cybergeddon, un videojuego ambientado en un futuro distópico en el que el personaje de Josh ostenta la mejor puntuación del mundo. Cuando por fin consigue superar el último nivel del juego, Josh recibe una visita de lo más peculiar en la que se le explica que el juego formaba parte de su entrenamiento y que ha sido seleccionado para viajar por el tiempo y salvar a la humanidad del terrible futuro que se presenta en el videojuego. La primera temporada cuenta con un total de 13 capítulos y ya ha sido renovada por una segunda entrega.

 

The following two tabs change content below.

Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

About Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

Deja un comentario