Conviction 1×01: Pilot

Conviction 1x01: Pilot

Conviction 1x01: Pilot

Series: Conviction

3.5 Stars

Summary

Hayes Morrison, hija de un antiguo presidente, se verá obligada a aceptar ser la jefa de una nueva unidad, la "Conviction Integrity Unit". En ella, intentará sacar de la cárcel a inocentes que han sido condenados erróneamente.

Coder Credit

“Conviction” tiene la difícil tarea de rellenar el hueco que ha dejado en la parrilla de ABC la cancelación de “Castle”, sustituyendo a la veterana y querida serie en la noche de los lunes. Supongo que los directivos de la cadena habrán pensado que si alguien podía atraer espectadores a una nueva serie de tipo procedimental, esa sería Hayley Atwell.

Y es que simple y llanamente el principal atractivo de esta serie reside en la protagonista, a la que muchos preferiríamos ver en una nueva temporada de “Agent Carter” pero la cadena decidió desbaratar nuestros sueños y ofrecernos a cambio a Atwell en “Conviction”. No es que el piloto sea un mal episodio, pero en una parrilla llena de procedimentales que llevan más años en emisión, siempre es difícil para una serie de este tipo tener algo especial que atraiga a los espectadores para seguir viéndola semana tras semana.

Creada por Liz Friedlander y Liz Friedman, todo el peso de la serie recae básicamente en Hayley Atwell y en si la audiencia estará dispuesta a continuar visionándola por ella, porque a diferencia de otras en las que el protagonismo recae en dos personas, aquí el resto de los personajes están más o menos al mismo nivel de importancia, y siempre por debajo de Atwell, pese a que sus historias individuales pueden dar para bastante si se desarrollan bien.

La presentación a los medios de la CIU... la tensión entre estos dos se palpa en el ambiente
La presentación a los medios de la CIU... la tensión entre estos dos se palpa en el ambiente

El argumento de la serie se origina en torno a Hayes Morrison (Atwell), la hija de un ex-presidente de los Estados Unidos, a la que fuerzan a dirigir una nueva unidad llamada “Conviction Integrity Unit” que se dedicará a investigar casos en los que puede que un inocente haya sido condenado por error. La pregunta que seguramente se os viene a la cabeza es cómo y por qué han tenido que forzar a Hayes a aceptar el cargo.

Nada más empezar el capítulo, conocemos a Hayes y su temperamento cuando nos la encontramos en la cárcel. Sí, la hija del ex-presidente ha acabado en prisión por posesión de cocaína y parece que no es la primera vez que se encuentra en una situación así. La diferencia es que esta vez es Conner Wallace (Eddie Cahill, quizás lo recordéis de “CSI: Nueva York”) quien aparece para ofrecerle un trato a cambio de sacarla de la cárcel sin ningún tipo de represalia. Efectivamente así se convierte Hayes en la jefa de la nueva unidad.

Quizás lo más curioso es que, aunque Hayes acepta ser la jefa para no acabar en prisión, no tiene ninguna intención de desempeñar su nuevo papel (pese a estar perfectamente cualificada para ello) y sólo aparece en la oficina para hacer acto de presencia, delegando sus responsabilidades en el equipo que ha seleccionado Wallace. El equipo está formado por cuatro personas: Sam Spencer (Shawn Ashmore), Maxine Bohen (Merrin Dungey), Tess Larson (Emily Kinney) y Franklin “Frankie” Cruz (Manny Montana).

El equipo casi al completo
El equipo casi al completo

Lo que sí ha hecho bien este piloto ha sido presentar a todos los personajes, pues nos enteramos de que Sam habría sido el jefe de la unidad de no ser porque Wallace quería a una persona conocida y que les diera publicidad, Maxine fue policía durante largo tiempo, Tess tiene un interés personal por sacar a condenados inocentes de prisión y Frankie estuvo en la cárcel y tiene algún que otro secreto que parece querer ocultar. El equipo es bastante diverso y con diferentes orígenes y experiencias.

Cada uno de los miembros del equipo reacciona de manera totalmente diferente a la llegada de Hayes, y me gustaría destacar la de Maxine, pues lo primero que le dice a su nueva jefa es que ella nunca votó a su padre. Hayes no se deja amedrentar y responde despreocupadamente que ella tampoco. El diálogo es bastante ágil y Atwell brilla especialmente en una escena que comparte con su madre en la ficción. Difícil no sentirse acongojada durante los segundos que dura esa conversación, pues el talento de la actriz es indiscutible.

El vestuario de Hayes está a la altura del de Beckett... aquí cara a cara con su madre
El vestuario de Hayes está a la altura del de Beckett... aquí cara a cara con su madre

El primer caso que resuelven es también el primer caso de la unidad y por eso es importante elegirlo bien y que el resultado sea el deseado y que deje en buen lugar a la unidad. Por eso Hayes decide escoger el caso de un chico negro que fue encarcelado por un jurado compuesto en su totalidad por personas blancas por haber matado a su novia. Poder sacar de prisión a un joven que pudo haber sido víctima de un jurado racista sería un gran éxito y muy buen titular para los periódicos… pero a mitad de la investigación tendrán que cambiar de táctica pues la inocencia del chico no parece estar tan clara.

No quiero revelar mucho más del caso, así que terminaré diciendo que, pese a que disfruté del capítulo, he de admitir que si no fuera por Hayley Atwell quizás no me habría molestado en echarle un vistazo, y más viendo los pobres datos de audiencia que ha tenido en su primer día de emisión. Si eres fan de las series en las que se resuelve un caso cada semana, esta serie es una buena elección, principalmente por sus personajes y por la curiosidad de saber qué ocurrió exactamente en el pasado de Hayes Morrison para que acabara siendo esa persona con la que nos encontramos en este episodio, que finge más despreocupación de la que quizás siente. Y también, por qué no, por saber más sobre el pasado en común que tuvieron ella y Wallace en los tribunales donde parece que se enfrentaron a menudo.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.