Churchill, la cara más humana del primer ministro británico

Churchill

Churchill

3 Stars

Summary

A finales de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados buscan un movimiento estratégico que pueda hacerles ganar la guerra. El día D se acerca pero el primer ministro británico, Churchill, se enfrentará al resto de aliados para intentar cambiar de estrategia.

Coder Credit

La Segunda Guerra Mundial es un tema recurrente en la historia del cine. Se representan las batallas más duras y la cara más dramática de una guerra que se llevó muchas vidas y que cambió la sociedad actual. No se habla tanto de la cara oculta, la de las personas que manejan los hilos de las marionetas que al final son los soldados. Churchill era una de esas personas y, en esta película, se nos cuentan dos días de su vida.

La guerra está al acabar y es palpable. Los líderes Aliados necesitan algo que les haga ganar la guerra contra los alemanes, aunque no todos están muy de acuerdo con la medida a tomar, el denominado Día D (también conocido como Operación Overlord). Este día, numerosos barcos desembarcarían en algunas de las playas de Normandía, asediadas por alemanes, para atacar con todo lo que tenían y conseguir cierta ventaja. Una de estas playas, fue la de Omaha, donde se dio una de las batallas más duras de toda la guerra, representada en películas como Salvar al Soldado Ryan.

Sin embargo, la medida no es del gusto de todos. Aunque tiene como principal defensor al líder americano Eisenhower (que, posteriormente, sería presidente de EEUU), Churchill, el primer ministro británico, no está por la labor. Él es el único de los líderes que dirigen esta guerra que estuvo presente en la Primera Guerra Mundial. Allí cometió errores que todavía le atormentan, y no está dispuesto a repetirlos.

Este es el conflicto central de la película que tendrá como figura principal a Winston Churchill (Brian Cox). Podemos ver mediante este conflicto su faceta más calculadora pero, también, la más humana. Porque vemos que le importan de verdad las vidas perdidas. Y también podemos ver su faceta más personal con su esposa, Clementine Churchill (Miranda Richardson).

La trama, por tanto, es bastante sencilla y el mayor partido que se le puede sacar (y que, de hecho, se le saca) es el de dar matices a la figura de Churchill. No pretende ahondar en cómo fue la guerra ni en ningún dato histórico relevante. Otras películas se han encargado de ello. Así que lo que hace en su lugar es hablar de un personaje y puede que eso haga que la trama se haga un tanto pesada.

Un punto a favor, sin embargo, es la crítica que hace a la guerra en general. A las pérdidas humanas y a los altos cargos que la manejan. Esto, sumado a la consistencia del personaje de Churchill contrarrestan un poco el resto.

Técnicamente es una película que tiene muy buena fotografía, combinando planos muy abiertos con otros muy cerrados en los que se juega con el desenfoque (en algunas ocasiones, quizá demasiado). Aunque estos planos suelen servir más para establecer una transición entre escenas en las que lo predominante es la banda sonora.

El título nos indica exactamente qué nos vamos a encontrar, más o menos. Por eso no es de extrañar que Brian Cox interprete magníficamente su papel. Pero la historia no es una biografía llena de momentos épicos. Tiene una narración pausada en la que priman más los sentimientos que se quieren expresar, que el conflicto.

Otra cosa a destacar es la documentación y ambientación de la cinta. Desde la forma que tienen de dirigirse los aliados entre ellos (usando el apodo de Eisenhower, Ike), hasta el uso de instalaciones como el búnker de la IIGM (que puede visitarse en el museo Churchill War Rooms de Londres).

Churchill, por tanto, no es una película de guerra más. Se centra en la figura del primer ministro británico para hacer una crítica a las guerras en general y a los altos mandos. Pero, también, para mostrarnos la etapa más humana y más decadente de uno de los británicos más importantes de todos los tiempos. Churchill llegará a los cines a el 8 de septiembre.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.