Charlamos con los actores de “Villaviciosa de Al Lado” Carlos Santos y Boré Buika

Todos los #PelisyTuits que organiza @Silencio_Sala son únicos por la oportunidad que brindan para conocer a grandes actores, directores, guionistas y demás profesionales del mundo cinematográfico español. Pero el de esta ocasión ha destacado no sólo porque hemos contado con el recién nominado al Goya como actor revelación, Carlos Santos, que además repetía tras el #PelisyTuits de "El hombre de las mil caras"; sino también porque nos hemos reído de lo lindo con él y su compañero de reparto de "Villaviciosa de Al Lado" Boré Buika.

Claro que teniendo con nosotros a dos actores de la comedia del año y que es número uno en taquilla por segunda semana, era de esperar que hubiera un muy buen ambiente. Y cuando decimos buen ambiente hablamos de los dos actores contando tantas curiosidades, anécdotas y momento divertidos que se vivieron durante el rodaje, que lo increíble es que pudieran terminar la película, porque eso parecía más una despedida de soltero que el rodaje de una película.

Por otro lado, que pasara algo así era bastante comprensible teniendo a Leo Harlem dentro del reparto, al que definen como un gran descubrimiento para el cine, y sólo por eso ya merece la pena ver la película:

"Leo era capaz de contar 700 chistes sin despeinarse –comentaba Carlos Santos, y enlazaba una cosa con otra con una facilidad asombrosa, por lo que era imposible no parar de reír. Creo que hasta fuimos testigos de un posible futuro monólogo sobre Alien".

"Como esta era la primera película que hacía Leo Harlem –añadió Boré, le llamaron la atención las funciones de algunas personas que trabajan en el rodaje, como es la encargada de mantener el rácord entre escenas, lo que le llevó a preguntarse cómo sería el escript en la película de Alien: ¿Le diría al alien: mira, ayer soltaste un litro de babas pero hoy sólo ha sido un escupitajo, y eso no puede ser?".

Ante semejante panorama, y donde los dos actores no paraban de reír simplemente recordando esos momentos, la duda que surgía era cómo habían podido rodar todas la escenas sin soltar alguna carcajada, ya que además del buen ambiente creado los diálogos son divertidísimos.

"Yo creo que nos reíamos tanto antes y después de rodar –señalaba Carlos–, que cuando llegaba la hora de ponerse a grabar ya estábamos hartos de tanto reír y, sorprendentemente, todo salía bien a la primera. De hecho, creo que hay muy pocas escenas que tuvimos que repetir".

¿Y cómo fue rodar en una película que tiene tantos personajes? ¿No resultaba muy caótico?

Realmente no –continuó Carlos. Porque aunque sea una película coral, exceptuando Leo Harlem y Carmen Machi, que son los principales protagonistas, cada personaje tiene sólo unas pocas escenas. Además, en la mayoría de las escenas están sólo los hombres o sólo las mujeres, porque el tema principal es la guerra de los sexos. Por ejemplo, yo sólo ruedo dos escenas con mi mujer (Belén Cuesta) y son poquísimas las escenas en las que estamos todos juntos".

"Una de esas escenas es la de la celebración de la Nochevieja en la plaza del pueblo, que fue una de las más divertidas –intervino Boré. De entrada, esa escena la rodamos en verano y teníamos que ir todos con los abrigos, lo que ya era complicado, y además participaron gente del pueblo, que básicamente se acomplaron al rodaje cuando vieron que estábamos haciendo una especie de botellón…".

"Pero lo más cachondo fue que, a eso de las 4 de la mañana que seguíamos rodando –quiso puntualizar Carlos–, veíamos que estaban especialmente animados los lugareños, ¡y es que estaban bebiendo vodka en vez de lo que nos estaban dando a nosotros para simular el champán!"

Entonces el ambiente del rodaje ha sido bueno, también con la gente de los pueblos donde rodabais.

"Era increíble –exclamó Carlos, ya riendo–. Porque el primer día toda la gente joven se acercaba a Arturo Valls o a Leo Harlem, que les conocían de la tele, y les pedían hacerse fotos con ellos y bromeaban… pero al tercer día ya ni te saludaban".

"Y luego está mi caso –añadió Boré, también bromeando, que todavía no tengo un target muy definido. Porque claro, a Arturo le conocen de Ahora Caigo, a Leo de los Monólogos, Antonio Pagudo de Aquí no hay quien viva, y así muchos otros… Pero yo, que venía de El Secreto de Puente Viejo, pues claro, tenía un público un poco más maduro… Y si a eso le añades que iba andando desde el sitio donde estaba el vestuario al lugar de rodaje, que eran unos 300 metros, ya vestido con la sotana, pues como que al principio te miraban raro; pero luego las mujeres me pedían que fuera a la iglesia a darles misa, porque les gustaba más que el cura del pueblo… ¡Y lo mejor es que te lo decían en serio!"

Y hablando de dar misa, ¿cómo fue en tu caso ese momento en el que te llaman y te dicen que quieren que hagas de cura?

"Hombre, la verdad es que me llamó mucho la atención porque era un personaje que se salía mucho de mi registro, porque en casi todas mis películas he hecho de senegalés… no sé muy bien por qué –rió, así que de entrada me resultó muy curioso. Y luego ya cuando leí el guión y vi lo divertidisimo que era, me entusiasmó la idea de trabajar en esa película. Claro que entonces vi el reparto de toda la gente que salía: Carmen Machi, Antonio Pagudo, Yolanda Ramos, Leo Harlem, Arturo Valls y Carlos, y la sonrisa se me empezó a borrar poco a poco… Vamos, que llegué al rodaje acojonado porque no estaba acostumbrado a trabajar con todos esos actorazos, pues en el cine venía de haber hecho sólo un papel muy corto en Palmeras en la Nieve, pero la verdad es que me recibieron con los brazos abiertos y en seguida me acogieron como uno más".

¿Y cómo definiríais el ambiente que se creó entre ese grupo tan nutrido de personajes?

"Pues imaginaros a un grupo de gente rodando un guión tan divertido, y encima con Leo Harlem. Y con el "huracán" Yolanda Ramos, que también era un no parar; y con Arturo Valls; y con Carmen Machi… –comenzó a enumerar Carlos. Recuerdo que hubo un momento en que empezamos a jugar, entre escena y escena, a contar chistes de “se abre el telón” que nos inventábamos nosotros, así que imagínate lo malos que podían ser… Y era genial porque de repente veías que uno del grupo se iba a un lado, muy pensativo, y al cabo de un minuto volvía corriendo y gritaba '¡Se abre el telón…!'"

"Y en ese momento el resto del grupo se arremolinaba en torno a él –continuó con la anécdota Boré, queriendo escuchar el chiste y ya riéndose… Hasta que lo contaba y nos íbamos todos, espantados".

"Y ya para rematar hubo un día en el que se me ocurrió la maravillosa idea de poner un karaoke, –apuntó Carlos, emocionado, que eso ya fue el desmadre total con todo el equipo creando un círculo en torno al portátil... Con todas esas anécdotas y peripecias se creó un ambiente buenísimo, pues además tuvieron la genial idea de que conviviéramos juntos una semana antes de empezar a rodar para que pudiéramos conocernos mejor y crear piña, y creo que eso se percibe muy bien en la película y es otro de los factores que la hacen tan divertida".

Hablando de vuestros personajes dentro de la película, aunque seguro que ya todos los conocen, Carlos Santos es un político que presume de progresista, y Boré Buika es un cura negro. ¿Qué hicisteis para poder meteros en esos papeles? ¿Algo con lo que os pudiérais sentiros identificados para personificarlos?

"Absolutamente con nada –rió Carlos–, y precisamente eso era ha sido lo más divertido".

"Durante toda la película Nacho (el director) estuvo repitiendo la misma frase para que nos metiéramos en escena: 'Sois todos unos cretinos'. Con semejante inspiación, el rodaje salía solo".

Y hablando de Nacho García Velilla, él es uno de los grandes directores de comedia del momento, con títulos como Perdiendo el Norte, además de haber sido director de unos cuantos capítulos de Siete Vidas y Aída, dos grandes comedias de los últimos años. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con él ?

"Lo bueno de trabajar con Nacho es que tiene perfectamente organizada la película antes de empezar a rodar –señaló Carlos–. Porque en una comedia puede parecer que es sólo cuestión de soltar unos cuantos chistes o gags, pero es mucho más complicado. Es ser capaz de crear una composición, con todas las escenas en perfecta sintonía. En Friends se conseguía lo mismo y eso era lo que le daba esa frescura a la serie, y en Villaviciosa de Al Lado también se ha conseguido".

"Además, el que lo tenga todo tan bien organizado –añadió Boré–, es que es imposible colarle alguna idea que se te haya ocurrido para tu personaje y que al principio crees que podría quedar muy bien, pero luego te das cuenta de que no. Y en ese sentido Nacho era muy directo: aún no habías terminado de proponerle la idea y te soltaba un 'va a ser que no'" rió.

"Pero con todas las comedias que ha hecho Nacho hasta ahora –puntualizó Carlos–, creo que con Villaviciosa de Al Lado es donde más se ha divertido trabajando... Me acuerdo que cuando terminábamos de rodar le encontrabas en la mesa de edición, riéndose todavía de una secuencia que habíamos rodado veinte veces, cuando a nosotros ya había dejado de hacernos gracia de tantas veces que la habíamos repetido ya".

"Como apunte, Nacho se lo pasó tan bien que incluso quiso participar en la película, haciendo del padre de Mari (Carmen Machi). La foto que aparece en la tumba es la del propio director, caracterizado y maquillado de época".

Los participantes del Pelis y Tuits, con los dos actores de Villaviciosa de Al Lado

Pero además de hablar de Villaviciosa de Al Lado, también hubo tiempo para comentar los futuros proyectos en los que están embarcados ambos actores. 

"Mi próximo papel será una comedia también pero cambiaré bastante de registro porque me vestiré de mujer. Será en la serie “Mi padre es ella” que es una versión de la Señora Doubtfire, donde me visto de mujer para intentar estar con mis hijos, y mi hermano ficticio es Rubén Cortada… No entiendo a qué vienen esas risas...” bromeó cuando el público asistente rio ante el "parentesco" con el actor cubano.

"Y en mi caso voy a pasar de ser un cura negro a un vasco negro gay –apuntó Boré, con lo que también hay un interesante cambio de registro".

Con este remate final, perfecto para una tarde estupenda y divertidísima con estos dos grandes actores, aprovechamos para felicitar a Carlos Santos por su nominación al Goya (y esperamos que el haber estado cerca de un nominado haga que Boré sea el próximo en optar por ese premio) y darles las gracias a los dos por habernos hecho disfrutar tanto gracias a su gran sentido del humor.

Y ya de paso, recomendar una vez más que veáis Villaviciosa de Al Lado. Tal vez este fin de semana se estrenan otras grandes películas como  Rogue One pero, como el mismo Carlos comentó: "Darh Vader no nos da miedo, porque nosotros tenemos a Leo Harlem".

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.