Castlevania Temporada 1: Larga Vida al clan Belmont

Castlevania - Temporada 1

Castlevania - Temporada 1

4.5 Stars

Summary

Trevor Belmont, último descendiente de una familia que ha luchado contra el mal durante siglos, deberá hacer frente a los demonios enviados por Drácula para acabar con la humanidad.

Coder Credit

Tras meses de impaciente espera para el estreno de la serie animada de Netflix, basada en el popular vídeojuego del mismo nombre, por fin tenemos la oportunidad de ver el resultado y podemos afirmar que cumple nuestras expectativas. El problema es que se nos hace demasiado corto y es que cuatro episodios de unos 20-25 minutos de duración no son suficientes para calmar nuestra ansia, pero sí para aumentarla y desear volver a ver los capítulos para disfrutarlos con más calma mientras esperamos a 2018. Aquí os dejamos nuestra opinión SIN SPOILERS de la primera temporada.

El responsable del proyecto, Warren Ellis, se decantó por la tercera entrega de la franquicia, lo que supone todo un acierto al ofrecernos una variedad de personajes protagonistas que no habríamos tenido de basarse en otro juego donde tan solo nos encontraríamos con un miembro del clan Belmont como esperanza para derrotar al mal. Estos primeros episodios nos sirven como introducción al mundo de Castlevania, a los personajes y a la situación en la que se encuentra cada uno. La animación desprende cierto aire antiguo, una estética más clásica que otros animes actuales y que nos enamora desde el primer momento.

Algunos pueden echar en falta que haya más escenas de acción y de lucha contra demonios, pero hay que recordar que estamos ante un recorrido a largo plazo y primero hay que presentar a los distintos personajes que conforman la serie, que los conozcamos y comprendamos de dónde vienen, su pasado y por qué hacen lo que hacen. Pero pese a todo hay acción, lucha y escenas sangrientas que dejan perfectamente claro que es un producto para adultos, veremos cuerpos desmembrados y cruentos asesinatos que sirven como aperitivo para todo lo que está por venir.

Trevor Belmont procede de un largo linaje de cazadores de vampiros

Sobre los personajes principales de esta primera temporada podemos mencionar a cinco de ellos aunque no tengan el mismo protagonismo, todos son una parte imprescindible de lo que sucede y de cómo se desarrollarán los hechos. En primer lugar hablemos del considerado protagonista de la serie: Trevor Belmont (Richard Armitage), nos es introducido como un tipo que solo se preocupa de sí mismo y le da igual que el mundo se acabe.

Está resentido porque su familia cayó en desgracia por culpa de la Iglesia que los excomulgó y acusó de practicar magia negra, cuando lo único que hacían los Belmont era combatir a las criaturas malignas que asolaban la Tierra. Pero Trevor no puede escapar de quién es ni lo que representa y, pese a sus frases hirientes y desconsideradas hacia todos aquellos que se cruzan con él, acabará involucrado en la lucha.

Toda historia necesita un villano y en Castlevania se encuentra nada más y nada menos que Drácula (Graham McTavish). El primer episodio está muy centrado en el vampiro más conocido de todos los tiempos y en los motivos por los que decide acabar con toda la población de Wallachia, lugar donde transcurren los hechos y que está situada en la actual Rumanía. No podemos evitar sorprendernos cuando nos descubrimos comprendiendo la razón de su odio hacia los humanos, y ese es uno de los puntos fuertes de la serie, hacer que veamos que hasta el mismísimo Drácula tiene sus matices y hasta lamentemos que no tenga más minutos en pantalla.

El vampiro impone respeto desde el minuto uno

Los otros dos personajes que serán muy importantes en la serie son Sypha (Alejandra Reynoso), una joven hechicera perteneciente a un grupo nómada conocido como los “Oradores” cuya finalidad en el mundo es ayudar a todos aquellos que lo necesiten. No creen en Dios y esto les granjea el odio automático de la Iglesia, de la que hablaré más adelante, y por consecuencia directa se los llega a acusar de ser los culpables del castigo maligno que azota a las distintas ciudades de la región. Sypha es una mujer con las ideas claras, dispuesta a luchar por una causa que considera noble y justa y no dudará en reprocharle a Trevor su falta de empatía por el destino de los demás.

No nos olvidamos de Adrian (James Callis), también conocido como Alucard, al que conoceremos muy brevemente para descontento de los fans ya que es un personaje bastante querido en la franquicia. Nos queda la esperanza de que ya será un protagonista de pleno derecho en los próximos episodios, y podemos asegurar que lo poco que vemos de él en esta temporada es absolutamente genial. Su escena de presentación es soberbia, desprende un aura de misterio que nos cautiva desde el primer momento en el que le vemos y ya sabemos que no nos va a resultar nada indiferente.

Y nos queda el Obispo (Matt Frewer). “Castlevania” está situada en pleno siglo XV y nos muestra una crítica brutal al poder de la Iglesia y de los sacerdotes corruptos, de cómo se aprovechan de la superstición del pueblo para que cometan crímenes en nombre de Dios, y todo esto lo vemos representado en la figura del Obispo. En un mundo donde Drácula y su ejército de demonios es lo más temido por la humanidad, nos encontramos que el hombre en sí mismo llega a ser tan cruel y diabólico como ese mal al que quieren derrotar. Y para ello se escudan en Dios, sin ser capaces de asumir sus propios errores y echando la culpa a aquellos que no se someten a su línea de pensamiento.

No podemos esperar a ver a Sypha, Trevor y Alucard en acción en la segunda temporada

En resumen, si sois fans de la saga o si os gusta una buena historia de lucha contra el mal, aderezada con monstruos, magia, lucha y sangre, no os podéis perder “Castlevania”. Lo único que lamentamos es que haya que esperar tantísimo para continuar con la historia, siempre nos queda recuperar alguno de los juegos y, látigo en mano, enfrentarnos a la horda de monstruos dirigidos por el temible Drácula mientras irrumpimos en su castillo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.