Broadchurch 3×08: Episode 8 (Final de Serie)

Broadchurch 3x08: Episode 8 (Final de Serie)

Broadchurch 3x08: Episode 8 (Final de Serie)

Series: Broadchurch

5 Stars

Summary

Es el momento de conocer por fin quién ha violado a Trish, pero Miller y Hardy lo tendrán aún algo difícil para llegar al fondo de la verdad.

Coder Credit

Y hemos llegado al final. No sólo al final de la tercera temporada sino al capítulo final de “Broadchurch”. Sin duda echaremos de menos a la que se ha convertido en una de las mejores series británicas de los últimos años por méritos propios.

Llegados a este punto, sólo quedaba conocer lo inevitable: el culpable de violar a Trish. La semana pasada la serie se quedaba en un cliffhanger en el que Miller y Hardy sabían a quién pertenecía el ADN encontrado en el calcetín con el que amordazaron a Trish. Nos enteramos, no justo al empezar pues se hacen de rogar para darle (aún) más intriga, pero finalmente tenemos un nombre: Clive Lucas, el taxista.

Clive en el calabozo

Pero no todo iba a ser tan fácil, no. Justo cuando nuestros protagonistas van a buscar al susodicho, Miller recibe una llamada de Katie: su padre ha encontrado una bolsa en el almacén con la cuerda que se usó para atar a Trish. Y la bolsa no estaba ahí antes, pues la policía registró a conciencia el lugar. Una nueva pieza en el puzle.

Al final, entre idas y venidas, interrogatorios e investigaciones, nos enteramos de la terrible verdad: fueron Leo Humphries y Michael Lucas (hijo de Clive) los que violaron a Trish. Bueno, fue de hecho Michael bajo la atenta mirada de Leo, quien lo preparó todo y “obligó” a Michael a violar a Trish. Para entender qué los llevó a tal terrible acción, la serie nos traslada un poco al pasado y vemos cómo fue naciendo la relación de “amistad” entre Leo y Michael.

Tras un partido de fútbol en el que Clive la toma con Michael, Leo comienza una “amistad” con el chico y comienza a “abrirle el mundo”. Vamos, que se entera de que es virgen y obliga a su novia a acostarse con Michael entre otras cosas. Todo muy normal (no). El chico cada vez está más bajo la influencia de Leo, que por cierto, es el que violó a las otras dos chicas durante los años anteriores (sólo una al año, no vaya el señorito a excederse), y cuando en la fiesta de cumpleaños de Cath se topan con Trish sola, Leo la deja inconsciente y la “prepara” para que Michael termine el trabajo.

Leo en el calabozo

Lo peor de todo es que Clive ha tenido parte en ello, en concreto en encubrir a su hijo, pues en la noche de los hechos, llevó a ambos en su taxi y se imaginará después lo que hicieron. Aunque trata de que lo acusen a él en vez de a Michael, ni Miller ni Hardy lo hacen, claro, y ambos chicos acaban arrestados. Qué pasará con ellos, no lo sabemos, pero hacen hincapié varias veces en que Michael tiene sólo 16 años. El que espero que acabe en la cárcel de por vida es Leo, pues una de las escenas más terroríficas del capítulo es la de su interrogatorio.

Cuando ya está claro que tienen evidencias suficientes como para acusarlo (Leo grabó vídeos mientras violaba a las otras chicas), el joven no tiene reparo alguno en explicar lo que hizo, cómo lo hizo y por qué. Es sólo sexo”, dice Leo. Miller estalla y lo llama por su nombre “¡Es una violación!”. Sin palabras y con los pelos de punta durante toda la escena. No sé cómo Olivia Colman no tiene todos los premios del mundo ya con su actuación en “Broadchurch”.

David Tennant también nos deja escenas memorables, esas en las que su acento escocés es más pronunciado que nunca y nos quedamos de piedra cuando también estalla contra cualquiera de los implicados en la violación o contra cualquiera que les miente.

Hablando de mentiras, finalmente nos enteramos de lo que ocultaba el padre de Katie, Ed Burnett. Aparte de su obsesión por Trish como ya vimos en el anterior episodio, nos cuenta que fue “testigo” de la violación. Más bien oyó lo que pasaba, pero no hizo nada porque pensó que era una pareja haciendo el amor. Cuando la noticia de la violación se dio a conocer, entendió lo que había oído y se sentía terriblemente culpable por no haber hecho nada en su momento. Podía haber ayudado a Trish pero no lo hizo y tendrá que vivir con eso toda su vida.

Ed tendrá que vivir con lo que pasó

Aunque han pillado a los culpables, Miller no puede evitar echarse a llorar en las escaleras que llevan a la comisaría por la fealdad de todo lo ocurrido. Hardy no sabe cómo consolarla, pues él se siente igual supongo, y su débil “Él no representa lo que los hombres son, es una aberración” sabe a mentira, pues si nos paramos a pensar en los hombres que hemos visto desfilar delante nuestra son, a cada cual peor.

Recapitulemos. Por un lado tenemos a los violadores. No hay nada más que decir sobre ellos. Después tenemos al acosador (Ed), al marido controlador (Ian) y a los maridos que engañan a sus mujeres una y otra vez (Jim y Clive). Y no nos olvidemos de que también Mark en su momento, engañó a Beth con otra mujer, y mejor no hablamos del marido de Miller. Excepto Hardy y ¿el cura Paul?, creo que nadie se salva en Broadchurch. Inquietante.

Así se cierra la trama de la violación pero tenemos alguna que otra trama secundaria de las que hablar. Por un lado, Mark está vivo sí, pero aunque Beth todavía lo quiere, no cree que puedan estar juntos nunca más. Parece que Mark está un poco mejor y finalmente acepta su nueva situación, aunque primero necesitará alejarse de todo esto y por ello lo vemos alejándose del pueblo en su furgoneta.

Broadchurch dice adiós a su párroco

Por otro lado, Maggie ha dejado el periódico y le confía a Paul su plan: hacerse youtuber. Maggie piensa entrar de lleno en el nuevo siglo y piensa que si cualquier joven puede hacer dinero haciendo vídeos en internet, ¿por qué no iba a poder ella? Y Paul dará su último sermón en la iglesia, que se llena para despedir al cura pese a que normalmente estaba vacía.

Todo vuelve a la “normalidad” y vemos algunas escenas en las que la familia de Miller y la de Beth comen juntos en el jardín, Ian se acerca a Trish y a su hija y les propone una comida que aceptan y la vida continúa como si no hubiera pasado nada. Pero sí ha pasado, y será algo difícil de olvidar, tal y como lo fue el asesinato de Danny hace tres años.

Broadchurch se recuperará poco a poco, pero nosotros no lo veremos, y nos tenemos que despedir de Miller y Hardy con esa conversación final, tan típica de ellos, en la que Miller intenta socializar con su compañero pero Hardy refunfuña y rechaza su propuesta de ir a un pub a tomar algo. Cada uno regresa a su casa con sus hijos, con la promesa de verse en el trabajo al día siguiente.

Adiós Millah. Adiós Hardy.

Si algo no va romperse fácilmente será la amistad entre estos dos personajes tan dispares. Gracias Miller por todo, pero sobre todo por hacer que Hardy se suavice un poquito. Gracias Hardy por ser tan gruñón y por hacernos soñar que en alguna parte, hay hombres como tú. Gracias “Broadchurch” por unas inolvidables tres temporadas. Gracias Chris Chibnall, te espero con ansias en la próxima temporada de “Doctor Who”.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.