Broadchurch 3×04: Episode 4

Broadchurch 3x04: Episode 4

Broadchurch 3x04: Episode 4

Series: Broadchurch

4.5 Stars

Summary

Trish decide volver al lugar donde la violaron y revivir sus pasos aquella noche para ver si recuerda algo que pueda ser de ayuda. Alec y Ellie siguen interrogando a sospechoso tras sospechoso.

Coder Credit

“Broadchurch” llega al ecuador de su temporada final. Quedan cuatro episodios y todo está más enredado que antes si cabe. La serie está llena de escenas impactantes y este capítulo no es una excepción.

Los diez primeros minutos de esta semana están cargados de tensión. Tras las palabras de Cath en el anterior capítulo, Trish decide que debe volver al lugar donde la violaron e intentar recordar más cosas mientras va recorriendo la casa, caminando sobre sus pasos. Pese a que todos le dejan claro que no tiene por qué hacer esto, a Trish se la ve muy decidida y sólo en alguna ocasión necesita que Beth le dé la mano.

Es auténticamente terrible ver cómo Trish se pasea por la casa, ahora vacía, mientras se superponen las escenas de flashback de la fiesta. El contraste es brutal y el momento en el que Trish llega al lugar exacto donde la violaron y se tumba para intentar recordar algo que les dé alguna pista, me pone los pelos de punta. Trish acaba vomitando al recordar lo que le pasó y cuando Alec la presiona para que le cuente algo más sobre una luz que vio, no lo soporta más y se va de allí muy afectada, apoyándose en Beth.

La escena es muy difícil de ver para todos

En la casa donde se celebró la fiesta ha aparecido una carretilla con una pala que pertenece a un par. Falta la otra y puede que sea el arma con la que golpearon a Trish hasta dejarla inconsciente, pero desgraciadamente, el dueño de la casa no sabe dónde puede estar.

Al poco, Katie llama a Miller desde la comisaría, pues ha encontrado a un violador que salió de la cárcel hace poco (después de haber cumplido 16 ridículos meses en prisión de los igualmente ridículos 3 años a los que fue sentenciado) y vive cerca de allí. Automáticamente se convierte en sospechoso y Alec y Ellie van a su casa para hablar con él.

Ni que decir tiene que la conversación es tremendamente áspera. Lo primero que sorprende es que el violador esté casado y que su mujer siga con él, con su hijo en brazos. El hombre obviamente, no admite haber violado a Trish, ni siquiera admite que violase a la mujer por la que lo encerraron. Más tarde Alec ordenará a Katie y otro policía que lo vigilen las 24 horas, pues le han dado permiso “desde arriba” para hacerlo.

Katie Katie, no cuestiones a tus superiores

¿Que si hay una razón en particular para hacerlo? Pues sí Katie hija, que su modus operandi fuese igual que lo que le pasó a Trish tiene bastante peso. Además a Alec no le cae nada bien y esa debería ser razón suficiente. Pronto no le gustará nada tampoco a la joven, pues ni corto ni perezoso, el tipo sale de su casa cuando se da cuenta de que Katie se ha quedado sola en el coche mientras lo vigila y la aborda de manera amenazante. Decir que Katie se inquieta es quedarse corto y mucho.

Ian, el marido de Trish, quiere borrar lo que sea que pusiera en el portátil, pero hay un problema: el portátil es el de Trish y no puede ir a la casa y cogerlo así por las buenas. Intenta que su hija se lo dé, pero ésta no quiere y al final Ian no logra hacerse con el portátil. ¿Intentará robarlo sin que Trish o su hija se enteren? ¿Qué demonios tiene el portátil?

Alec y Ellie se pasan por la casa de Cath, para preguntarle sobre sus pasos el día de la fiesta. Cath les va relatando lo que fue haciendo y acaba con un comentario inquietante: no sabe dónde estuvo Jim, su marido, a partir de cierta hora. Esto hace que Ellie le pregunte sobre su matrimonio a lo que ella contesta con un simple “sin amor”. No tiene buena pinta que ni su mujer se fíe de él, ¿será él el culpable?

Estuve por aquí y por aquí... ah y no sé qué hizo mi marido mientras tanto

Si por algo se caracteriza esta serie es por las enigmáticas y perturbadoras escenas y conversaciones que se suceden sin que sepamos bien de quién fiarnos. En esta ocasión, tenemos a Beth hablando con el jefe de Trish, que intenta saber cómo se encuentra su empleada y no se le ocurre otra cosa que prácticamente acosar a Beth, esperando a que saliese de la casa. ¿Tiene buenas intenciones? ¿Intenta saber si Trish ha dicho algo? ¿Quién está seguro de nada en esta serie?

Cath ha organizado un partido de fútbol en la playa para intentar normalizar las cosas un poco. Cada uno de los sospechosos está allí y Alec y Ellie observan todo con mucho cuidado. La sorpresa mayor viene de la mano de Trish, que decide salir de su casa y acudir al partido con su hija, pero no es la única sorpresa: Paul habla brevemente con la mujer del taxista, y sin saber que ella no lo sabe, le cuenta que su hijo estuvo castigado por tener vídeos porno en su móvil. La pobre mujer se muestra preocupada porque su hijo no tiene una figura paterna decente, pero ahí se queda la cosa.

Otra de las sorpresas de la noche llega con una breve escena entre la hija de Alec y Chloe, la hija de Beth. No sabemos qué, pero algo le ha pasado a Daisy y Chloe va a su casa por si necesita una amiga. ¿Tiene esto algo que ver con el maldito vídeo porno que ven Tom y su amigo? ¿La han atacado a ella también? Es lo único que se me ocurre ahora mismo, pero podría ser cualquier cosa. Tendremos que esperar más para saber qué ocurre.

Chloe es un amor <3

Por otra parte, Beth y Mark parece que entierran el hacha de guerra (más o menos) pero Mark no tiene intención de dejar pasar el tema de Danny, y consigue la dirección y los datos actuales de Joe Miller. Aunque intenta que el párroco vaya con él para saldar cuentas, Paul se niega totalmente (por cierto, que a Paul se lo sigue viendo frustrado por la falta de gente en la iglesia) y  Mark se queda solo en su empresa. Miedo me da.

Antes de los tres últimos bombazos del episodio, tenemos una escena la mar de divertida. ¿Divertida en Broadchurch? ¿Hemos cambiado de canal? La amistad a regañadientes que comparte Alec con Ellie es siempre una delicia de ver, pero es que en este capítulo se han superado. Durante el episodio vemos cómo Alec intenta que Ellie acceda a que se vaya antes del trabajo, pero esta repentina amabilidad tiene su razón: Alec tiene una cita.

Así es, su hija le ha concertado una cita mediante una web y vemos cómo Alec intenta socializar en un restaurante con una mujer. Lo que podría haber sido un total desastre, pues Alec suelta lo que se le pasa por la cabeza sin pensar demasiado en lo que está diciendo, acaba siendo un triunfo: la cita ha sido un éxito. Y lo mejor es que Ellie lo ha pillado todo al vuelo e intenta sonsacarle información mientras sonríe descaradamente, alegre por su amigo.

¿Quién esperaba que la cita fuera un desastre?

Y llegamos a los últimos diez minutos del capítulo, que son igual de intensos que los primeros pero de manera diferente. En una serie de escenas vamos descubriendo por fin alguna que otra cosa. Primero que nada, ya sabemos con quién se acostó Trish la mañana de los hechos: ni más ni menos que con Jim, el marido de Cath.

No sé si es la única a la que le ha pillado esto por sorpresa, pero no me lo esperaba para nada. Las repercusiones de esto son… terribles. Antes veíamos a una Cath muy deseosa de apoyar a Trish… pero esto va a cambiar su relación en cuanto salga a la luz. Porque saldrá a la luz antes o después.

Por otro lado, también descubrimos quién le mandó a Trish el mensaje al móvil amenazador: la nueva novia de su exmarido, Sarah. Confiesa que fue ella, pero que lo hizo antes de saber que la habían violado. Un misterio más resuelto.

Por último, con los últimos minutos llega una nueva noticia que cambiará totalmente la investigación: una mujer llega a las dependencias de la policía y confiesa que fue violada hace dos años de la misma manera que Trish, pero que nunca lo denunció.

Y… fundido en negro. Tendremos que esperar una semana más para saber cómo evoluciona todo esto y para ir descubriendo más turbiedades que ocultan los personajes. ¿Qué os ha parecido este episodio?

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.