Black Mirror 4×06: Black Museum

Black Museum

Black Museum

4.5 Stars

Summary

Una joven se queda sin batería en su coche y al llegar a la estación de servicio encuentra un curioso lugar que dice ser un museo: "Black Museum", al entrar se encontrará con una exposición de resquicios de experimentos científicos que terminaron realmente mal.

Coder Credit

Desde que Netflix comprara "Black Mirror" hace un par de años y pasara a emitirse en su plataforma, la serie ha experimentado varios cambios.

Un presupuesto mayor y una mayor proyección internacional han propiciado que la serie amplíe sus posibilidades narrativas experimentando con nuevos géneros y dando voz a distintos autores. Sin perderse la voz marca/de la casa de Charlie Brooker, se ha permitido la colaboración de directores y guionistas de cine y televisión para que aportaran su mirada única a los universos de la serie consiguiéndose grandes hitos como Joe Wright con "Nosedive" (3x01) o Jodie Foster con "Arkangel" (4x02).

Para el episodio de "Black Museum" se ha contado en la dirección con Colm McCarthy en el que supone el primer salto oficial al cine de género de la serie "Black Mirror". La angustia y el desasosiego son sentimientos que acompañan al espectador con la mayoría de episodios de la serie, pero este es el primero que específicamente intenta contar una historia de terror moderno desde el punto de vista más clásico.

Nish ( Letitia Wright) es una joven británica que para en una gasolinera a recargar su vehículo. En un futuro distópico no todos los cambios son a peor y por lo visto los coches se recargarán con energía solar, una apuesta eco friendly por parte de Charlie Brooker. En medio de ninguna parte, Nish divisa un cartel que reza "Black Museum" y como no tiene nada mejor que hacer se acerca a él. El maestro de ceremonias es Rolo Haynes ( Douglas Hodge) un extraño hombre que la invita a entrar y mostrarle los horrores que alberga su particular colección. El museo de los horrores supera cualquier casa del terror con sus falsos sobresaltos, el terror que se experimenta en el "Black Museum" es verdad porque en él se recogen las reliquias de historias terroríficas sobre inventos tecnológicos que salieron de la peor manera posible.

Contado en forma de colección de cuentos se nos narra una primera historia en la que un doctor poco afamado encuentra la posibilidad de mejorar en su profesión gracias a que un chiflado ha inventado la manera de traspasar los sentimientos a otra persona y que ésta pueda percibirlos sin que afecte en absoluto a su salud. El doctor rápidamente conseguirá diagnosticar con precisión enfermedades de lo más extrañas además de descubrir nuevas y su euforia por convertirse en un médico mejor se ve nublada por el subidón que le proporciona sentir los sentimientos ajenos. Puede experimentar en su cuerpo tanto el dolor como el placer de otras personas, pero se descubre a sí mismo como un hombre adicto al dolor y que entrará por ello en una espiral de violencia tanto autoinflingida como hacia otros que acabará muy mal.

Esta espeluznante y sangrienta historia contrasta con la segunda que protagoniza un monito de peluche. El tierno juguete protagoniza una de las historias más tristes del museo. Si en "San Junipero" (spoiler:) ya se experimentó con la posibilidad de "vivir" eternamente como una máquina a través de un dispositivo que te mantiene joven para siempre en un eterno paraíso, en esta ocasión acudimos a la triste muerte cerebral de una reciente madre de familia y enamorada esposa a la que su preciosa vida se le ve arrebatada por un triste accidente.

El desolado marido vela por ella cada día en el hospital y pierde toda esperanza hasta que una vez más, cierto charlatán le ofrece una solución milagrosa. Ya que el cuerpo de su esposa Carrie ha quedado inservible ¿por qué no implantar su mente junto a la de la persona que más quiere? Se ha descubierto la manera de unir dos mentes en un mismo cuerpo para aprovechar toda la capacidad inservible que tiene nuestro cerebro normalmente así que puede vivir una vida a través de la de su marido. Los abrazos de su hijo serán reales y podrá escuchar y hablar con su marido cada vez que quiera. Parece la solución perfecta hasta que se transforma en algo molesto y escabroso. El final es triste, y la pobre Carrie quedará relegada a vivir eternamente en un mono de peluche lejos de su familia y de todo ser conocido sin posibilidad de salir.

Por mucho que nos inquieten las historias que le está contando Rolo Haynes a Nish, el capítulo no deja de ser una antología de historias que huelen a descarte de otras temporadas. Se explora el género del terror y se habla sobre las relaciones de pareja y los límites de la muerte sí, pero todo huele a cosas que hemos visto ya. Queremos más. Y cuando uno piensa que el capítulo ya no da más de sí ¡boom!, todo cobra sentido cuando escuchamos una tercera historia. Empezamos a asustarnos de lo terrorífico que es ese lugar y lo cruento de la personalidad de Haynes. Por suerte Nish lo sabe, y cuando Haynes empieza a tener cada vez más problemas para respirar descubrimos que no es quien dice ser y que no es una chica cualquiera que pasaba por la calle.

La atracción central del museo negro es la de hacer revivir a un condenado a muerte su ejecución en la silla eléctrica una y otra vez hasta que el ansia de morbo del publico se satisfaga, pero no lo suficiente como para matarlo porque la angustia del reo debe mantenerse y que así se pueda recaudar mucho más dinero en forma de visitas y nuevas formas de sufrimiento.

Esta última es posiblemente una de las historias más logradas de toda la serie, que consigue en sus últimos diez minutos dar un giro de 180º y hacer estallar nuestra mente al descubrir que Nish en realidad es la hija de ese pobre condenado a muerte inocentemente hace años, que ha llegado para hacer justicia y vengarse de Rolo Haynes. Y que además tiene a su propia madre implantada en el cerebro.

Un aplauso para los últimos minutos de esta temporada de "Black Mirror" que consiguen llenarnos de satisfacción y a empezar a contar los minutos para que se emita una nueva tanda de episodios.  Una aplauso para esos cambios que han enriquecido la serie y han aumentado sus posibilidades hasta que no veamos límite alguno. Un aplauso para Nish, Nanette,Bella y para todas esas heroínas o antiheroínas que han protagonizado la mayoría de capítulos de esta temporada. Gracias.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.