Black Mirror 4×02: Arkangel

Arkangel

Arkangel

3.5 Stars

Summary

Marie (Rosemarie DeWitt) es una mujer soltera que decide convertirse en madre. El nacimiento de su hija Sara la llena de felicidad y la convierte en el centro de su vida. Tanto, que por su seguridad decide implantarle un dispositivo en el que puede ver cada cosa que hace y controlar cada paso que da.

Coder Credit

Jodie Foster dirige este aterrador episodio sobre los peligros de la sobre protección paterna y el uso  de las nuevas tecnologías que se acercan demasiado a nuestros deseos más primitivos.

Charlie Brooker, creador de la serie, tiene la sabiduría de situar sus historias en un futuro indeterminado pero reconocible. Además de localizarlo en espacios neutros y genéricos que podrían ser cualquier ciudad occidental del primer mundo. Ningún escenario reconocible, ningún elemento de la cultura popular que lo contextualice y a la vez ningún coche volador o nave espacial (quitando "USS Callister") que nos aleje de la historia. Lo inquietante de "Black Mirror" es que consigue hacer plausibles escenarios terroríficos de la vida cotidiana que nos podrían ocurrir en un futuro cercano.

  

En este episodio se cuenta la historia de Marie (Rosemarie DeWitt) una mujer en el final de su treintena y sin pareja decide convertirse en madre por su cuenta. Tiene una carrera estable y vive en una sociedad en la que ya no hace falta un hombre para convertirse en madre. El episodio comienza con el nacimiento de su hija Sara, un parto que no pudo soportar y que terminó en cesárea, un presagio del sufrimiento que va a empezar a vivir como madre a partir de ahora y para el que quizá no esté preparada (¿acaso alguien lo está?).

Sara es una niña adorable y la felicidad de su madre es plena. No se siente sola porque su padre le echa una mano con la niña y tiene todo lo que deseaba en la vida. La vida de Marie gira en torno a su hija, la ama con todas sus fuerzas y es algo tan valioso que no se puede permitir perder. Una fatídica tarde en el parque, un pequeño descuido hace que tome medidas drásticas.

Los niños son criaturas vulnerables que viven a nuestra merced y responsabilidad. La labor de una madre o un padre es la de protegerles y enseñarles a andar por la vida, solo que a veces una de estas dos responsabilidades solapa a la otra. La protección se convierte en una obsesión tan grande que se ha desarrollado un servicio que te permite ver lo que está viendo tu hijo las 24 horas y controlar por completo su vida.

Arkangel es un dispositivo que se aplica sobre la sien de la criatura y se maneja por control remoto. Es un aparato que funciona como una cámara frontal que además de permitirte ver todo lo que ve tu hijo en cada momento, puedes configurarlo para censurar las imágenes que puedan perturbarle y así que no se asuste ni vea cosas "para las que no está preparado". Como un escucha-bebés y nanny-cam súper desarrollado que nos permite el control total sobre la vida de nuestro vástago. Un sueño aterrador.

Lo que se recibe con cierta normalidad durante la niñez de Sara (evitar que se caiga por el tobogán, encontrarla si la has perdido de vista un segundo en el parque), se convierte en algo terrorífico conforme la niña va creciendo y su falta de preparación para el mundo se hacen patentes. Es una niña que no sabe lo que es el dolor ni el color de la sangre, no conoce las palabrotas ni sabe lo que es el sexo ni la enfermedad y todo esto está abocado a estallar. Se decide entonces desactivar el dispositivo Arkangel y vivir de golpe bajo el riesgo de una vida normal. Pero esa niña ha crecido de otra forma, siente el peligro de manera diferente y está destinada a rebelarse contra todo.

Las primeras mentiras y silencios adolescentes activan de nuevo una alerta en el cerebro de Marie. El mismo que se activó cuando la perdió en el parque, el mismo que hace que sienta la necesidad de saber lo que está haciendo su hija para poder controlarla y llegar a tomar decisiones por ella "por su bien".

Este episodio es el que más encaja con la etapa británica de "Black Mirror", la más oscura y turbadora de la saga. La rebelión contra el creador al más puro Frankenstein es espeluznante y el final te deja con un mal cuerpo increíble. Una vez más Brooker nos alecciona con un "cuidado con lo que deseas porque puede terminar cumpliéndose" y nos deja completamente desamparados en nuestra triste realidad. Suerte que tenemos la ficción y las nuevas tecnologías para evadirnos de ella. Suerte.

A ver quién decide ser padre después de ver esto.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.