Black Mirror 4×01: USS Callister

USS Callister

USS Callister

4 Stars

Summary

Una mujer despierta en una realidad paralela en la que es miembro de una tripulación de una nave espacial retro al más puro estilo Star Trek en la que además comparte escenario con sus compañeros de trabajo.

Coder Credit

No se sabe si fue cosa de Netflix o de Charlie Brooker que se estrenara la nueva temporada de "Black Mirror" en el último viernes del año en plenas fiestas navideñas. En cualquier  caso llega para contrarrestar toda la alegría y frivolidad de la Navidad con sus puñetazos de realidad.

No en vano, la nueva antología de capítulos de "Black Mirror" comienza con un capítulo que se desarrolla en Navidad pero ignora completamente la fecha. O bien comienza como quieras tú, porque ya sabemos que los capítulos de esta serie se pueden ver en el orden que quieras ya que se trata de tramas independientes.

La primera escena que encontramos, si hemos seguido el orden de capítulos que se sugiere en la plataforma, nos traslada directamente a una nave espacial retromolona que homenajea nada disimuladamente a la de "Star Trek". Jesse Plemons , uno de los alumnos aventajados de "Friday Night Lights" es el capitán que dirige la flota y consigue salvar la vida de toda la tripulación con una maniobra maestra. Todos le vitorean y corean su nombre: Capitán Daly, es el líder más respetado de la historia.

Pero tras un fundido a negro se abre un ascensor, la paleta de color y el filtro "Nashville" de Instagram se han esfumado y llegan los tonos grises de la triste realidad. Jesse Plemons ya no es un capitán, es un empleado más de la empresa de realidad virtual en la que trabaja y nadie le aplaude ni le respeta, de hecho todos le pasan por encima y le marginan socialmente cuando en realidad es el jefe de todos ellos. Pobrecito.

Un buen día, la chica nueva de la oficina ( Cristin Milioti) una experta en IT muy simpática e ilusionada por trabajar en esa compañía se acerca a su jefe sin miedo y alaba todo su trabajo de corazón. De hecho puede que hasta sienta cierta simpatía hacia él y quiera hacerse su amiga pese a lo que los demás le aconsejen. Pobrecita.

Nada iba a hacerle sospechar que se despertaría en una nave espacial enfundada en una minifalda y con el pelo cardado. Esa nave espacial que vimos al principio y cuya tripulación además está formada por sus compañeros de trabajo. Como Daly no está, tienen la oportunidad de explicarle que están todos presos en un juego virtual en el que tienen que obedecer y seguir los roles que impone el capitán Robert Daly o las consecuencias serán terribles.

Resulta que la nave USS Callister es una variante del videojuego para el que trabajan donde Robert Daly (Jesse Plemons) utiliza a sus compañeros de trabajo como avatares y en la que él es el jefe supremo y tiene a todos sometidos a su mando. Ese juego que crearon y que debería servir como inocente evasión se convierte en una retorcida venganza galáctica ideada por el marginado de la clase para castigar a la sociedad de su sociopatía.

Porque es un castigo: todos los miembros de la tripulación y compañeros de trabajo han ido a parar al universo paralelo en respuesta a una actitud negativa que tuvieran en algún momento hacia Daly. Desde el co-creador de la empresa (Jimmi Simpson), que le supera en carisma y al que todos respetan más que a él hasta cualquier pequeño gesto o falta de simpatía. Todos son enviados al infierno de vivir atrapados en una perpetua realidad paralela en la que son humillados y chantajeados de todas las formas posibles. ¿Quién es el pobrecito ahora?

Aquí no hay tiempo de lamentarse, ante la adversidad hay dos formas de actuar. O bien resignarse y aceptar una existencia gris y frustrante que no haga más que aumentar tu odio interno  o bien intentar con todas tus fuerzas hacerle frente. Nanette opta por pelear hasta el final por su libertad y la de sus compañeros. Además de enamorarnos como madre de los hijos de Ted Mosby, Cristin Milioti conquista en este capítulo como pequeña pero matona heroína de acción.

Lo más fascinante de Charlie Brooker y su "Black Mirror" es la manera tan inteligente que tiene de apuntar disimuladamente hacia nosotros a la hora de repartir culpas y ponernse moralistas. Todos sentimos cierta compasión de Daly al comenzar el capítulo y nos identificamos con ese chico al que sus compañeros desprecian. A todos nos han despreciado y pasado por encima, no es difícil empatizar. Pero lejos de caer en víctimas y verdugos Brooker consigue tirar siempre del hilo de las posibilidades y difuminar las líneas del bien y del mal hasta que acabemos siempre haciéndonos la misma pregunta "¿qué haría yo?".

Netflix rescató la gran serie británica de Channel 4 y la abrió al mundo a través de su plataforma. Un mayor presupuesto para una mayor proyección y se nota. Este episodio que rebosa nostalgia y espíritu friki es sorprendentemente divertido y se aleja del tono oscuro y el desenlace tenebroso que suelen tener los demás capítulos, resulta perfecto para ir abriendo boca, ya habrá tiempo de ponerse tensos. No en vano el siguiente capítulo es "Arkangel"...

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.