Bates Motel 5×07: Inseparable

Bates Motel 5x07: Inseparable

Bates Motel 5x07: Inseparable

Series: Bates Motel

5 Stars

Summary

Norman tiene que lidiar con el crimen que acaba de cometer, algo que no le resultará nada fácil sobre todo con la vuelta de Dylan y con el descubrimiento que hará la policía.

Coder Credit

Si el episodio de la semana pasada supuso un antes y un después en la serie, una vez pasado el momento ducha podíamos pensar que el camino que seguirían los guionistas sería bastante similar al de la película. Alguien investigando la desaparición de Sam, un par de crímenes más y luego llegar al desenlace en el que Norman acabaría siendo descubierto por la sheriff. Pero otra vez logran sorprendernos y estamos ante un capítulo en el que todo brilla y encaja.

Las actuaciones son, como siempre, impresionantes y no solo por Freddie y Vera, Max Thieriot también deslumbra en el episodio. A ello le sumamos el impecable guión firmado también por Highmore, ¿hay algo que este chico no sepa hacer? Y tenemos uno de los mejores capítulos de la serie, algo complicado porque hay muchísima calidad en las cinco temporadas. La mitología de “Bates Motel” se desvincula un poco más del de la cinta, pero todo tiene más sentido así. Hemos acompañado a estos personajes durante mucho tiempo, están mucho más desarrollados que en “Psicosis” y hay comportamientos y actitudes del film que no pueden ser igual porque sería matar la esencia del programa.

Es sorprendente lo fácil que es empatizar y sentir lástima por Norman. Tal y como comentaba a inicios de temporada con el personaje de Caleb, esta no es una serie de personajes buenos o malos, todos tienen su luz y su oscuridad, lo que les hace más creíbles y humanos. Norman no es el loco psicópata que puede parecer desde fuera, asistimos a su sufrimiento, sus remordimientos, el saber que hay algo mal consigo mismo pero su miedo a hacer algo que suponga perder a su madre es más grande.

El protagonista llega al límite

Todo comienza tal y como terminó el capítulo anterior, con la muerte de Sam Loomis. Norman está en pleno estado de shock mientras que Norma está tan tranquila preparada para limpiar, como si fuera algo normal tener un cadáver en la bañera. La madre obliga a Norman a espabilar para que actúe, pero este crimen ha marcado demasiado al chico y no va a ser algo que pueda superar con facilidad. El primer problema llega cuando se acercan al lago para deshacerse del cuerpo, porque se encuentran con que la policía está allí y parecen haber encontrado un cadáver. Mientras que Norman se pone más nervioso, Norma enseguida tiene otra idea de donde pueden ocultar a Sam: un pozo abandonado en mitad del bosque.

La madre lleva la voz cantante aunque ahora su relación sea de iguales y compañeros, pero se nota demasiado que Norman no puede soportar la presión de lo que ha hecho, piensa que Sam no se merecía morir e incluso se pregunta si debería entregarse a la policía. Norma le quita esa idea de la cabeza después de vender el coche del hombre en un desguace, y están volviendo al motel cuando se encuentran con que la sheriff Greene está allí. La mujer habla con Norman para decirle que han encontrado varios cuerpos en el lago y que uno de ellos era el del tipo que Romero mandó supuestamente tras él, el chico se hace el loco pero la tensión se nota en su rostro. Está seguro de que la sheriff va a descubrirlo todo y tiene que actuar rápido.

Lo primero que piensa es que si sospechan de él pueden ir a registrar la casa, de manera que tiene que deshacerse de ciertas “cosas”, porque tener el cuerpo congelado de tu madre expuesto en una cámara frigorífica no es muy normal que digamos. Norman usa una silla de ruedas para llevarse a su reina de hielo al bosque y dejarla allí medio enterrada, con la promesa de que pronto volverá a por ella. Pero las sorpresas no han acabado porque cuando regresa a casa, resulta que Dylan acaba de llegar. El enfado de éste por no haber sido informado de la muerte de su madre queda a un lado, ya que la preocupación por su hermano pequeño gana la batalla. Dylan observa el aspecto desastroso que tiene la casa, así como lo mucho que sufre Norman pese a que trata de disimularlo y no puede quedarse de brazos cruzados.

Madre e hijo ocultan el cuerpo de su última víctima

Dylan se alejó porque sabía que había algo malo en su hermano y Norma no quiso hacerle caso, pero al verle solo y en ese estado, sabe que es el único que puede hacer algo para ayudar. Está prácticamente seguro de que Norman mató a su madre, pero no piensa en delatarle sino en ayudar y para ello comienza preguntándole por su psiquiatra y si sigue tomando la medicación. Norman no miente y dice que no la necesita, pero se le ve tan frágil que su hermano sigue pensando que no puede dejarle en esas condiciones y se ofrece a quedarse allí unos días.

Las intenciones de Dylan son buenas, pero está cruzando la peligrosa línea de entrometerse en el secreto de Norma y ella no lo va a permitir. La madre habla con Norman y le dice que tiene que hacer que el chico se marche de allí lo antes posible ya que hace demasiadas preguntas y puede acabar descubriendo la verdad. La escena de Dylan ante las cosas de su madre, llorando y disculpándose por haberse ido y no haber evitado su muerte es totalmente desgarradora. Dylan no se queda quieto sino que intenta renovar la receta de la medicación de Norman, cuál es su sorpresa (y la nuestra) cuando nos dicen que el doctor Edwards lleva un año desaparecido y piensan que puede estar muerto.

Vamos a ver, pero si le vimos hace pocos episodios hablando con Norman en una cafetería... ¿suponemos que fue entonces una alucinación y la madre le mató en algún momento tras la muerte de Norma sin que su hijo se enterara? Ha sido algo completamente inesperado y que me he ha dejado muy descolocada, pero la mente del protagonista ya está en pleno caos y no le podemos pedir que todo lo que ha visto sea real.

Dylan quiere arreglar las cosas

Cuando Dylan regresa a la mansión, con la medicación para su hermano, se encuentra con Madeleine que está preocupada porque no ha sabido nada de Sam desde la noche anterior. Dylan se la quita de encima diciéndole que Norman no está bien ahora mismo y es mejor no alterarle, y después le explica que tiene problemas mentales, aunque no especifica cuáles. La chica se marcha aún sorprendida y es el momento de Dylan para plantar cara a su hermano, sin saber que éste ya tiene un plan para pedirle que se marche. Norman ha arreglado y limpiado la cocina para preparar una exquisita cena, forma de demostrar que se vale por sí mismo, pero se irá viniendo abajo cuando comiencen las preguntas sobre Sam Loomis.

Norman admite que le vio la noche anterior, miente diciendo que estuvo con su amante y los dos se marcharon en algún lugar de la noche, después se planta ante Dylan y le dice que le deje vivir a su manera, que no puede quedarse allí y que tiene que irse. Todos escuchamos sus palabras, pero no son consecuentes con lo que dicen sus ojos plagados de lágrimas, son una llamada de auxilio a gritos y Dylan lo sabe. Le dice a su hermano pequeño que le deje ayudarle y le entrega el bote de pastillas, pidiéndole que se tome una delante de él porque le van a ser de ayuda. Norman comienza a obedecer, pero cuando se acerca al grifo a llenar el vaso de agua vemos que la madre quiere tomar el control y lo consigue.

Dylan mira extrañado el cambio que se ha operado en Norman, tanto en la forma de hablar y moverse como en lo que dice, la madre le dice que sabe que sus intenciones son buenas pero que ella solo puede cuidar de un hijo y él se está entrometiendo entre lo que tienen Norman y ella. En ese instante le golpea con el vaso antes de coger un cuchillo para intentar matarlo. Es el momento en el que Norman lucha con más fuerza que nunca por recuperar el control de su cuerpo, no puede permitir que la madre mate a Dylan y forcejean ante el chico que observa la escena sin comprender muy bien lo que ocurre.

Finalmente Norman logra evitar que la madre mate a su hermano y corre hacia el teléfono para llamar a emergencias y confesar el asesinato de Sam Loomis, dejándonos a todos sorprendidos por este giro en los acontecimientos. Si creíamos que la sheriff acabaría pillando a Norman, nos vuelven a coger desprevenidos haciendo que sea el propio chico el que se entregue. Volvemos a ver a Norman Bates como lo que es, un chico vulnerable con una enfermedad que se ha apoderado de él haciéndolo peligroso pero que en realidad no quiere hacer daño a nadie.

El chico se entrega

Otra parte positiva del episodio ha sido volver a saber de Alex Romero al que echábamos muchísimo de menos. Pero si esperábamos un enfrentamiento entre el ex policía y Norman, vamos a tener a que quedarnos con las ganas, a no ser que ambos acaben compartiendo celda en algún momento, lo que acabaría francamente mal para el joven. Romero ha estado estos días bajo el cuidado de Maggie, a la que protegió en el pueblo en la primera temporada.

La mujer le ha curado la herida, le ha dado antibióticos y le ha salvado de una muerte casi segura. Alex se lo agradece pero en cuanto está un poco repuesto quiere recuperar su arma para volver a White Pine Bay y ajustar cuentas con su hijastro. ¿Qué ocurrirá cuando Romero se entere de la confesión de Norman? ¿Dejará que la justicia siga su camino o querrá ver completada su venganza? Nos quedan tres episodios para averiguarlo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.