Bates Motel 5×03: Bad Blood

La última temporada de la serie está resultando ser todo un viaje a través de la mente de Norman Bates y sus enfrentamientos ante el poder cada vez mayor que ejerce Norma sobre él. La llegada de Caleb supone un cambio en la dinámica madre/hijo, por no hablar de la presencia de Chick que aporta aire fresco a la trama.

Tras el horrible descubrimiento de Caleb en el anterior episodio, le vemos despertar encadenado a una de las tuberías del sótano de la mansión. El hombre está confuso y cree que Norma está allí hasta que descubre que se trata de Norman travestido y creyendo ser su madre, Caleb sabía perfectamente que a su sobrino le pasaba algo raro desde hace años y no tarda en seguirle el juego. Después de todo, sus opciones de supervivencia dependen de ello. La madre no está contenta por la vuelta de su hermano y Caleb se justifica diciendo que venía a darle la noticia de que Dylan y Emma han tenido un bebé.

La actuación de Freddie Highmore vuelve a ser impecable, no hace falta más que ver sus gestos o su forma de hablar para saber si estamos ante Norman o Norma. Pero otra vez destaco a Kenny Johnson como Caleb, un personaje que no despertaba ninguna simpatía al inicio de la serie y que pese a todas las cosas que sabemos que ha hecho, logra conmovernos y que suframos por él y su destino. Ya sabíamos que iba a ser prácticamente imposible que saliera con vida de allí, pero siempre nos quedaba una pequeña esperanza, pero Norma es muy radical con respecto a liberar a su hermano, ahora que conoce su secreto: “que sigue viva” no puede dejarle marchar.

Los dos hermanos se despiden

No ocurre lo mismo con Chick, que también ha comprendido rápido cómo funcionan las cosas y cómo debe comportarse, y no duda en ofrecerse a ayudar a madre e hijo con las reformas de la casa a cambio de tener un lugar donde vivir. El tipo no supone una amenaza para Norma y ésta le permite quedarse allí pensando que será buena idea tener a alguien más con quien hablar. Todo sin saber que Chick está escribiendo un libro sobre la extraña relación entre Norman y Norma, habrá que ver cómo le sale la jugada. Caleb intentará razonar con él para que le libere pero Chick argumenta que está allí como mero espectador y no va a involucrarse, desde luego que en esta casa acaban juntándose todos los locos. Para ahondar en la historia le pide al prisionero que le relate cómo fue su infancia con Norma y nos cuentan lo que ya sabíamos: unos años muy duros con unos padres violentos que peleaban a diario.

Norman despierta a la mañana siguiente sabiendo que ha sufrido otro apagón, su madre está con él y le aconseja descansar para reponerse, pero además le pide que no baje al sótano. Norma no quiere que el chico sepa de la presencia de Caleb, porque en su hijo aún queda algo de bondad y es incapaz de matar mientras está consciente. Si Norman descubriera a su tío atado, le soltaría y le dejaría marchar por mucho que le odie porque no está en su naturaleza el asesinar, algo que la madre sabe y por eso prefiere mantenerlo en secreto mientras piensa lo que hará. Norman sí que se enterará de que ahora Chick está en la casa, el hombre le dice que Norma le ha permitido quedarse. Su faceta como observador le permite descubrir que el chico mantiene conversaciones con su madre, nuevo e interesante material para su novela.

También aparecerá Madeleine Loomis en una corta escena, lo suficiente para que no nos olvidemos de su existencia, y la atracción que Norman siente por ella. La chica romper a llorar cuando está a solas con Norman en la oficina del motel, explicándole que las cosas en su matrimonio no van muy bien ya que Sam viaja mucho. Él se ofrece a ser su amigo y estar ahí para escucharla y salir a dar paseos cuando necesite desconectar, y se van al bosque a dar una vuelta. Será cuando Norman regrese a casa tras su paseo cuando oiga los ruidos procedentes del sótano y Chick no tenga más remedio que decirle lo de Caleb.

Caleb aún intenta encontrar la forma de huir

Norman enloquece buscando a su madre para pedirle explicaciones pero no la encuentra por ningún lado y finalmente baja al sótano a enfrentarse a su tío. No hace falta más que el hecho de que baje un par de escalones y contemple a Caleb para que la personalidad de Norma tome el control automáticamente, lo comprobamos en su forma de mirar al hombre, su pose, todo indica que se ha vuelto a producir el cambio y Caleb es un detonante para la psicosis. Caleb también se da cuenta y habla con su sobrino como si se tratara de su hermana, intenta aprovecharse de la preocupación de Norma por su hijo y le propone ayudarla. La madre sonríe negando con la cabeza diciendo que eso jamás funcionaría porque los dos, Norman y Caleb, están enamorados de ella.

La cosa cada vez es más enfermiza y yo solo espero que estos genes de locura no afecten a la niña de Dylan y Emma. Norma sigue hablando con su hermano, no le guarda rencor por todo el daño que le hizo cuando eran pequeños, y asegura que no quiere ni puede matarle, pero Norman si lo hará. El chico despierta en su cama poco después consciente de que ha sufrido otro apagón, su madre está allí y le pide que coja una pistola que guarda en un cajón y mate a Caleb porque será lo mejor para todos. El joven dice que tiene que haber otra forma, intenta razonar con su madre para no tener que cometer un crimen pero ella le reprocha las vidas que ha quitado por protegerle y le manda al sótano.

Norman baja aparentemente decidido a acabar con su tío, pero es incapaz de hacerlo, las pocas veces que mantiene su personalidad es una buena persona que no quiere hacer daño a los demás. Por eso libera a Caleb y le chilla que se largue de allí y no vuelva, el hombre no se mueve en un principio ya que no tiene a donde ir y realmente ya se había hecho a la idea de que iba a morir allí. Pero al final reacciona y sale huyendo, Norma aparece de repente junto a Norman gritándole que no le deje escapar y comienza a disparar, y cuando parecía que Caleb iba a salir de una pieza de todo esto, aparece Chick con el coche y le atropella.

Ya tenemos al primer personaje principal/recurrente que cae esta temporada. Me habría gustado que le mantuvieran un poco más, porque se estaba convirtiendo en uno de los personajes más interesantes al margen del tema de la psicosis, pero solo son diez episodios y hay mucho que contar.

Te echaremos de menos Caleb

La otra trama del episodio ha sido la del traslado de Romero de la prisión en la que se encontraba a otra cárcel para garantizar su seguridad. Ya sabíamos que el ex sheriff iba a intentar fugarse en cuanto tuviera la ocasión, su misión de ir a por Norman está clara desde el primer momento. Logra huir de los policías que le llevan custodiado, secuestra a un tipo para que le lleve en coche, para luego dejarle en libertad ya que no quiere hacer daño a nadie más que su hijastro. El problema llega cuando se queda sin coche porque la rueda sufre un pinchazo y debe continuar su camino a pie por el bosque.

Este retraso nos hace sospechar que se trata de una excusa para alargar el viaje de Alex y que tarde varios episodios en llegar al motel, pero la sorpresa nos la encontramos cuando intenta robar un coche en una casa que parece medio abandonada, sale un adolescente de la nada con una escopeta y le dispara. ¿EN SERIO? Más les vale a los guionistas arreglar esto. Los fans ya contamos con que muy pocos personajes van a salir con vida, si es que alguno lo consigue, pero no nos matéis a un protagonista a manos de un personaje random que no pinta nada en la trama, por favor, seamos serios. Si Alex tiene que morir que sea a manos de Norman o Norma... que tras lo visto con Caleb, ahí puede haber una escena muy interesante.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.