Asesinato en el Orient Express

Asesinato en el Orient Express

Asesinato en el Orient Express

3 Stars

Summary

El famoso detective Hercule Poirot (Kenneth Branagh) se ve obligado a interrumpir sus vacaciones para resolver el misterio que envuelve al tren donde viaja en el que se ha cometido un asesinato y del que uno de los pasajeros es culpable.

Coder Credit

Este viernes llega a los cines la nueva adaptación del clásico de Agatha Christie de la mano del experto en recuperación de clásicos Kenneth Branagh que la dirige, escribe y protagoniza.

Esta nueva entrega supone la cuarta adaptación de la novela, tras una película en 1974, una adaptación televisiva en 2001 y un episodio de la serie Agatha Christie's Poirot en 2010. Y no cabe otra que preguntarse: ¿qué necesidad hay de hacer una película sobre una historia sobradamente conocida que además ya ha sido adaptada anteriormente y cuyo final se sabe de sobra?

La respuesta es fácil, ¿necesidad? ninguna, pero hay un dicho que reza mejor malo conocido que bueno por conocer, y a él se aferra con fuerza Hollywood dando formas distintas a formatos de sobra conocidos por el público para hacer más accesibles los productos y que se parta de una base conocida. Sí, es una novela mundialmente conocida y como buena historia de suspense parece que el sentido se pierda por completo si se conoce el final, pero mira, al final ha funcionado en taquilla y gracias a su espectacular reparto y el buen ojo de Kenneth Branagh se ha convertido en uno de los estrenos más esperados.

Kenneth Branagh es un hombre peculiar. Nació en la época equivocada, de ahí su obsesión con los clásicos y la constante recuperación de obras de Shakespeare, Mary Shelley o Agatha Christie en su obra. Respecto a "Asesinato en el Orient Espress" queda patente que además de peculiar, es un hombre inteligentemente ególatra.

Él sabe que necesita de un reparto espectacular para atraer al gran público a ver su obra. Y de paso que vayan a verlo a él, porque no nos engañemos, ahí el único protagonista y héroe de la historia es él. Hercule Poirot es su alter ego perfecto, un outsider que sabe aprovecharse de lo que le hace diferente.

En favor de desta innecesaria reinterpretación del clásico de Agatha Christie diremos que ha sabido aprovechar los avances técnicos de los que disponemos y cuenta con una puesta en escena tan espectacular como su reparto. El lujoso e inquietante tren avanza por la fría Europa albergando un extraño misterio en su interior. Un caso difícil para el que solo podría hallar resolución el detective Hercule Poirot.

También destacar que se cuenta con un reparto de primera línea al que vemos en todo momento. A diferencia de obras corales con un reparto de estrellas fulgurantes que apenas comparten una escena al final o a veces ni eso, en esta ocasión nuestros protagonistas comparten plano en todo momento y la verdad es que es un gustazo verlos. Lástima que se desprenda de ellos una cierta sensación de dejadez, de estar ante un proyecto claramente comercial y que han aceptado para poder trabajar los unos con los otros. Pero todo esto no importa para Kenneth Branagh, él ya ha conseguido lo que quería. Hacer una obra a su medida en la que se permite licencias como ligeros cambios respecto a la novela y escenas autocomplacientes como esos monólogos Shakeasperianos que tanto le gustan.

Efectivamente la presencia de Johnny Depp es meramente anecdótica y un reclamo comercial que desaparece a los diez minutos. Quizá las que mejor aprovechan la función son una joven prometedora Daisy Ridley y una maravillosa actriz que está volviendo a la actuación y no piensa volver a marcharse: Michelle Pfeiffer. Los demás simplemente cumplen, tienen papeles pequeños, Penélope Cruz interpreta un papel que podría haber hecho cualquier otra actriz, el simpático Josh Gad vuelve a ejercer de lacayo tras su mítico LeFou en "La Bella y la Bestia", y Judi Dench hace el mismo papel de siempre poniendo su misma cara de estar por encima de los demás. En fin, todo muy afectadamente british y clásico, descaradamente comercial y para el uso y disfute de un Kenneth Branagh que se quiere mucho.

Para los que no hayan leído la novela ni visto ninguna de las versiones anteriores, como es mi caso, queda la emoción y la intriga de descubrir quién es el asesino. Para los demás no creo que vayan a disfrutar en exceso con la obra, sin embargo le auguro un buen paso por la taquilla ya que es una película accesible y a la que recurrir en un domingo por la tarde de lluvia o en las próximas Navidades.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.