Arancha Martí: “Habría que apostar muchísimo por la coproducción y, sobre todo, por el cine de acción español y de efectos especiales”

Este puente hemos podido disfrutar del estreno de Sólo se vive una vez en los cines españoles. Unos días antes nos reunimos con el director de la película, Federico Cueva, y una de las actrices españolas del filme, Arancha Martí, que atendieron a los medios después del visionado de la película.

Aunque las entrevistas se realizaron a ambos por separado, los elogios hacia el otro y el tema de la coproducción España-Argentina que tanto aporta al filme estuvieron muy presentes.

¿Qué sensación te ha dado hacer el papel de una judía?

Arancha Martí: La verdad es que como actriz ha sido un reto. Primero por el acento, que no es nada fácil. Es muy fácil imitarlos, es muy difícil hacerlo bien. Yo más, además siendo madrileña de toda la vida, que tengo un acento español cerrao, cerrao, cerrao. Tú imagínate, a mí al principio se me iba al andaluz,  o le ponía una voz súper nasal de esta imitación del argentino que hacemos. Pero bueno, tuve la ayuda de una coach maravillosa que es Carolina Román que es una actriz argentina increíble. Y ella fue la que me ayudó en Madrid y luego allí en Buenos Aires también tuve un coach, una compañera que estaba con los cascos todo el tiempo para oír cualquier error. Y otro de mis grandes coachs fue Federico Cueva. El director, que es argentino. Él es el que lo estaba viendo todo, todo el tiempo. Entonces me venía y me corregía.

Es un reto lo primero por el acento y lo segundo por el tema de la religión. Yo lo que quería era respetarlo mucho, hacerlo desde el mayor respeto posible. Me documenté mucho viendo películas de directores judíos y que reflejan muy bien el tema de las familias judías. Y luego además es que la trama de la película no es el judaísmo, es el judaísmo ortodoxo, que es el Opus Dei de la religión católica. Tenían unas pautas muy marcadas, unas cosas que hay que respetar mucho. Teníamos un asesor judío en el rodaje sobre todo a la hora de preguntarle dudas y de hacer las escenas. Por ejemplo: los hombres y las mujeres no pueden tener contacto físico entre ellos en público. Entonces claro, había muchas cosas que había que preguntar y que había que respetar y demás. De hecho no hay nada de estudio, todo en la sinagoga era real, grabamos todo en la parte de la boca, del 11, que es el barrio judío de Buenos Aires. Por ejemplo, cuando grabábamos en la sinagoga y parábamos para comer no comíamos jamón, no comíamos carne, todo se respetaba. Yo hice el acento porteño, que es diferente al de los judíos ortodoxos, pero sí que a la hora de hablar una palabra sagrada o una en hebreo sí que le tenía al lado. Así que nos vino muy bien desde el lado del respeto. Porque claro, junta el acento, con la religión, con los personajes tan extremos que hay a mi alrededor. Entonces claro, ponle eso, el coche explotando atrás, toda la acción… Pero bueno, la verdad es que Federico Cueva lo tiene todo súper controlado y es un crack de los efectos especiales. Y la peli la hicimos en seis semanas, que es prácticamente imposible de hacer, pero lo ha conseguido y súper bien además.

Arancha Martí

Te hemos visto cayéndote de un andamio, ¿cuál ha sido la escena más complicada de rodar?

A.M: Esa escena estuvo entretenida. Bueno, tengo que decir que en toda la parte de acción que hay en la película teníamos nuestros dobles de riesgo para las partes más arriesgadas para que no mataran a ningún actor en mitad del rodaje. Pero la gran mayoría de las cosas las hemos hecho nosotros. Las persecuciones, peleas, en coreografías las han hecho ellos. Yo me colgué de un andamio a tropecientos metros de altura en el techo de una sinagoga, también Hugo se subió después… Toda esa parte la hemos hecho nosotros. Lanzani hizo un salto desde la azotea que también lo hizo él. Y también es que nosotros estábamos tan metidos en ello, queríamos apostar tanto por ello que cómo le vas a decir que no a Federico Cueva cuando sabes que es un crack de los efectos especiales, cuando sabes que no te va a pasar nada, que estás en las mejores manos. Pues, ¿cómo le vas a decir que no? Luego va a quedar el plano muchísimo mejor si es tu cara y no la doble de espaldas.

En el rodaje había gente de Argentina, de España… ¿Cómo habéis llevado lo de trabajar con un equipo tan plural?

A.M: Sí, al ser coproducción era una mezcla importante. Pues muy bien la verdad. La acogida en Argentina desde el minuto uno fue maravillosa. O sea, todos nuestros compañeros argentinos haciéndonos planes: vamos a comer allí, vamos a comer aquí, vamos a ver una milonga, vamos a tal. Bueno, todo increíble. La verdad es que me lo han hecho muy fácil. He tenido la suerte de trabajar con gente que es muy cercana, gente que está ahí para ayudarte. No sabes lo que he aprendido de este rodaje teniendo delante a gente como Gérard, Santiago Segura, Carlos Areces… El que hace de mi padre, Luis Brandoni, que es un pedazo de actor de toda la vida… Y Luis Brandoni me ayudó mucho con el tema del acento y demás. Ha sido muy fácil, se me pasó muy rápido y estoy deseando repetir y que se apueste mucho más por la coproducción no solo argentina, sino en Latinoamérica en general porque compartimos un idioma muy importante con un continente.

Yo creo que habría que apostar mucho más por ello, coproducir muchísimo más porque todo es mucho más fácil. La experiencia al final es increíble. El irte fuera a grabar, estar dos meses en Argentina. Porque claro, estás aquí rodando y estás aquí concentrada en tu rodaje pero llegas a tu casa, el fin de semana quedas con tus amigos y demás. Pero claro, estás allí dos meses con la misma gente, 24 horas del día. Haces una familia preciosa, te llevas amigos… La experiencia como tal es muchísimo mejor. Me ha encantado irme. Nunca había estado tanto tiempo grabando tan lejos y me ha encantado. Habría que apostar muchísimo por la coproducción y sobre todo por el cine de acción español y de efectos especiales, porque tenemos grandes profesionales como Federico Cueva y su equipo, pero no solo ellos, hay muchísimos más.

Peter Lanzani
¿Con qué te gustaría que se quedara la gente de la película?

A.M: Que pasaran un buen rato, que sobre todo salieran de aquí con una sonrisa después de haber visto una peli divertida que  creo que entretiene a la gente. Hemos estado en Sitges y en Sitges ha tenido una buena acogida. Cada vez que había tiros o sangre la gente aplaudía como loca.

Sobre todo al público que le guste la comedia, que vaya a verla, al que le guste la acción que también vaya a verla, porque tiene todos los ingredientes. Al que le guste el cine argentino: a verla, porque también tiene ese ingrediente. Mezcla muchas cosas para entretener y para que la gente pase un buen rato y no se pierdan Sólo se vive una vez, que además tiene un elenco, no lo digo por mi, que tiene un elenco impresionante: Gérard Depardieu, Santiago Segura, Hugo Silva, Peter Lanzani, que le conoceréis por El Clan; Luis Brandoni, Pablo Lago, Darío Lopilato… Increíble por favor, que no se la pierdan.

¿Cuánto tiempo os ha llevado hacerla?

A.M: Fueron seis semanas de rodaje, algo prácticamente imposible a lo que sobrevivimos todos. También hay que tener en cuenta que al ser una peli de acción las esperas son mayores, hay que hacer muchos más planos, los cortos son muy rápidos, los ángulos son muy diferentes, todo es mucho más rápido… Y luego a la hora de grabar estás como mucho tiempo esperando a la preparación, el ensayo, las luces, los efectos especiales… Y luego ya más rápido el tema de grabarlo. Porque con un coche o camión para explotar tampoco hay muchas oportunidades de hacerlo mal.

¿Habías trabajado alguna vez con Federico?

A.M: Es la primera vez que trabajo con Federico Cueva. Hice el casting con él desde el primer momento y la verdad es que ha sido una experiencia maravillosa y me llevo un gran amigo en Federico Cueva. Porque además es un tío muy profesional y sobre todo que qué gusto que da cuando te lo ponen todo tan fácil. Que llegas al set y Fede lo tiene todo claro y te dice aquí esto, aquí lo otro, aquí nosecuantos. Él mismo incluso me aseguraba en las escenas de acción. Tenía su equipo dedicado a ello pero era él mismo quien venía y me ponía el arnés, la cuerda, se encargaba de todo… Todo lo mide. Es un gran profesional de esto, como hemos hablado antes y Federico pues ha sido un gran descubrimiento para mi y creo que tiene un gran trabajo como director de cine.

Federico Cueva

¿Dónde se rodaron los exteriores? ¿Tenías pensados ya los actores que ibas a meter o ha sido un casting exhaustivo?

Federico Cueva: Yo cuando entré en el proyecto de la película, la película ya estaba escrita. Tenía guión y el casting principal ya estaba armado. Así que yo participé en el casting de un par de los actores que todavía faltaban pero los principales ya estaban en la peli. La película fue rodada toda en exteriores, no hay plató. Y la rodamos toda en Argentina. Es una coproducción 50-50 española argentina pero fue toda rodada en Argentina. De hecho, yo soy español a pesar de este acento.

¿Cuánto tiempo te llevó a cabo la película?

F.C: ¿De rodaje neto? Dos meses de rodaje. De preparación hicimos 4 semanas de preproducción en Argentina y luego tuvimos cinco meses de post-producción entre efectos digitales y montaje y sonido… Casi cinco meses.

Has contado con actores españoles como Hugo Silva, Carlos Areces, Santiago Segura, Arancha… ¿Cómo ha sido trabajar con ellos? Con esos papeles que se salen tanto de la norma, por ejemplo para Hugo Silva.

F.C: A ver, el tema es que yo hace muchos años que trabajo aquí y vivo aquí. Santigo es productor de esta película y es mi amigo, porque yo dirigí todas las escenas de acción de los Torrentes, desde Torrente 2. Lo conozco desde hace 17 años. Igual que a su socia, María Luisa Gutiérrez, por eso me eligieron para dirigir esta peli. Y a Hugo lo conozco desde hace varios años, he trabajado en muchas pelis con él como coordinador de especialistas, trabajé en Las brujas de Zugarramurdi, en Mi gran noche… Entonces ya nos conocíamos. El desafío fue que me aceptasen, con Santiago no hubo problema porque Santiago ya me conocía, pero con el resto de actores, que me aceptasen como director de la peli de actores también.

El personaje de Hugo casi te diría que fue 100% creación de él. El personaje fue una propuesta de él porque el personaje inicialmente en el guion era distinto. Y él vino con una propuesta diciéndome que si lo podía hacer como si fuese rumano en vez de francés, que a él le salía muy bien el acento rumano, que realmente le sale perfecto. Y quería construir una estética del personaje basándose mucho en Connor McGregor, el luchador de MMA, y como si fuese un mafioso ruso-rumano con tatuajes rusos y la verdad es que armó un personaje que está muy gracioso.

Santiago Segura
Has trabajado con Santiago Segura en anteriores ocasiones con los efectos especiales de Torrente, ¿cómo ha sido dirigirle en esta película como actor?

F.C: Es que Santiago como actor es muy fácil. Primero porque Santiago abarca todo, Santiago es productor, director, actor, sabe mucho de música: si lo pones a bailar baila muy bien y si lo pones a cantar, canta. Entonces es un tipo que sabe mucho de este negocio y cuando está dentro de una película es de gran ayuda porque nunca va a hacer nada, nunca te va a complicar un rodaje porque sabe perfectamente lo que es estar en la faceta de productor y la faceta de director. Es un tipo que conoce perfectamente lo que hace falta, así que Santiago en ese sentido es muy muy fácil. Pero la verdad es que el resto de actores también lo son, son todos profesionales y cuando tienes actores profesionales y con tantos años en el negocio no tienes problemas. La verdad es que yo no tuve ninguno con los actores, solamente al principio ganarme su confianza y que viesen que podía dirigirlos y llevar la película adelante y eso fue las dos primeras veces que nos vimos.

¿Crees que es importante la participación de actores que tengan un gran recorrido en su carrera como actores para que una película funcione mejor a la hora de vendérsela al público?

F.C: Creo que es importante, como todo oficio, está el talento y luego conocer el oficio. Lo que te da tener actores con tanto oficio, más allá de que sean increíblemente talentosos, es que conocen perfectamente la mecánica del negocio y no te van a complicar en ese sentido. Los más jóvenes como pueden ser Arancha o el protagonista de la película, Peter Lanzani, que tiene 26 años, es un chico muy joven pero claro, empezó a los 14 años a actuar y a cantar y a bailar. Entonces el tipo tiene 26 años pero tiene 12 años de carrera encima trabajando en televisión, con una productora argentina muy muy exigente. Entonces la verdad es que hasta los más jóvenes hicieron todo mucho más fácil.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.