Amor y Amistad

Amor y Amistad

Amor y Amistad

3.5 Stars

Summary

Lady Susan ha quedado viuda recientemente y para escapar de algún que otro escándalo y de paso encontrar un buen marido para ella y su hija, se traslada a vivir con su familia política.

Coder Credit

Las novelas de Jane Austen han sido adaptadas innumerables veces en todo tipo de formatos. Ahora es el turno del relato epistolar titulado “Lady Susan”, escrito por Austen en 1794 pero que no vio la luz hasta casi ochenta años después, pues su autora nunca lo presentó para su publicación. “Amor y Amistad” es la primera versión que se hace en la gran pantalla de dicho relato y, aunque no está a la altura de otras adaptaciones de la gran escritora, no le falta frescura e ingenio.

Presentada en el Festival de Sundance en enero de este año, por fin llega a España esta coproducción irlandesa-francesa-neerlandesa dirigida por Whit Stillman y protagonizada por Kate Beckinsale. Como curiosidad, su título se tomó de otra historia de Jane Austen, una obra que escribió la autora en su adolescencia, bajo el nombre de “Love and Freindship” (sic), también epistolar, que era una clara parodia de las novelas románticas de la época.

Lady Susan y una de sus "víctimas"

Pero hasta ahí la similitud con ella, pues la historia tiene como protagonista a Lady Susan (Beckinsale), una joven viuda que busca lo mejor para ella y su hija. En esta época, todos sabemos lo que eso significa: un marido rico para cada una de ellas. Recientemente enviudada, tiene que sobrevivir a base de la caridad de su familia y amigos y no tiene una residencia fija, por lo que va de mansión en mansión moviendo sus fichas y sopesando posibles maridos.

Su hija Frederica (Morfydd Clark) se ve arrastrada por los tejemanejes de su madre, de los que no quiere ser partícipe, pero Lady Susan insiste en que debe casarse con James Martin (Tom Bennett) que es ciertamente acaudalado pero no muy inteligente que digamos. La película comienza con la protagonista mudándose a la casa de su familia política, en un último intento de salvar su reputación, pues se rumorea que ha tenido una aventura con Lord Manwaring (Lochlann O'Mearáin), un hombre casado y con el que ha compartido vivienda (estando presente la señora Manwaring, Jenn Murray) porque supuestamente la amistad que compartían así lo permitía.

A partir de ahí, asistimos con regocijo a las inevitables confabulaciones de Lady Susan, quien tiene como cómplice a Alicia Johnson (Chloë Sevigny), una americana casada también por conveniencia con el señor Johnson (Stephen Fry). La historia cuenta con un sinfín de personajes que, si como yo, no conocíais la historia, pueden resultar abrumadores, sobre todo al principio. En un intento de facilitar las cosas, la cinta presenta a los personajes con su nombre escrito en pantalla y una breve descripción, pero sinceramente, es demasiado rápido para realmente memorizar sus nombres o su relación con Lady Susan.

Lady Susan con su compinche, Alicia Johnson

Aunque al principio puede resultar apabullante, pronto te sumerges en la película y te dejas llevar por las intrigas e imposiciones de Lady Susan, que afectan a todos y cada uno de los personajes, para bien o para mal. Aparte de los ya mencionados, cabe destacar también a Xavier Samuel como Reginald DeCourcy, a Emma Greenwell como Catherine Vernon (hermana de Reginald) y a Jemma Redgrave (Lady DeCourcy).

El tema central es evidentemente los matrimonios concertados y cómo la mujer estaba abocada a encontrar un buen marido sin importar la diferencia de edad o si hay amor entre la pareja. La cinta es muy ágil, la interpretación de Kate Beckinsale marca el ritmo de la cinta y a veces su rapidez deja sin respiración al espectador, que se puede ver arrollado por la personalidad de su protagonista. Lady Susan es plenamente consciente de su objetivo y se dedica a él sin pudor y sin reparos, aceptando la realidad en la que vive pero al mismo tiempo sacando provecho de la situación en la que se encuentra, obteniendo beneficios y viviendo su vida como ella quiere, de una manera tan ingeniosa que no puede dar pie a reproche alguno.

¿Es Lady Susan la mala de la historia o simplemente actúa obligada por las circunstancias? Lo que nos queda claro es que tiene una gran inteligencia que pone a trabajar para su propio provecho. ¿Y quiénes somos nosotros para juzgarla?

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.