American Horror Story: Roanoke

American Horror Story: Roanoke

American Horror Story: Roanoke

Series: American Horror Story

4 Stars

Summary

Matt y Shelby son un matrimonio feliz que, tras un terrible accidente, deciden mudarse a una casa abandonada en Carolina del Norte. Pronto descubrirán que no están solos y que los humanos, son quizás peor que los fantasmas.

Coder Credit

Después de la campaña publicitaria más espectacular y misteriosa, American Horror Story dio inicio a la que sería su sexta temporada. Nadie sabía cuál sería el tema sobre el que versaría la temporada y Ryan Murphy, hombre acostumbrado a decir más que una pista sobre sus series, no abrió la boca. Para muchos fans era la última oportunidad para reconciliarse con una serie que desde su segunda temporada estaba decepcionando cada vez más, y parece que lo ha conseguido.

Sin saber que esperar nos enfrentamos ante el primer capítulo de American Horror Story, con unos avisos televisivos que nos hicieron dudar de si estábamos viendo la serie correcta. La serie se nos presentaba con un formato nunca antes visto, un falso documental, que recorrería la primera mitad de la temporada.

My Roanoke Nightmare nos presentó la historia de Matt y Shelby, de cómo acabaron viviendo en una casa abandonada en Carolina del Norte y los extraños sucesos que allí acontecieron.

american-horror-story-roanoke

Tras el shock inicial del formato, al que pronto nos acostumbraríamos, My Roanoke Nightmare nos presentó una primera mitad de temporada prácticamente perfecta. La historia, que hacía guiños a Murder House y a Coven, no solo estaba perfectamente narrada e hilada, sino que provocó durante los seis primeros episodios momentos de angustias y terror como hacía tiempo que no sufríamos en esta serie. El miedo era real y constante.

La Carnicera y su cohorte eran sencillamente perfectos, y el resto de espíritus que habitaban en la casa, no solo tenían una historia sencilla y bien hilada, sino que tenían la importancia precisa.

Sarah Paulson reinó en esta primera mitad de temporada interpretando a la Shelby que vivió el terror de Roanoke. Es la nueva musa de Ryan Murphy y una gran actriz así que no iba a ser difícil que brillara también en una historia bien narrada. Tampoco extrañó el rescate de Cuba Gooding Jr. como Matt, tras su éxito en la otra gran serie de Murphy "The People v O.J. Simpson: American Crime Story" y que cumplió a la perfección su papel. Quizás fue Angela Bassett, que interpretaba a Lee, la hermana de Matt, la que menos brilló del trío protagonista e incluso la actuación de la auténtica Lee (Adina Porter) parecía robarle protagonismo en las escenas dónde narraba como vivió toda la historia.

Pero si hay alguien que puede quitarle protagonismo a Sarah Paulson y disputarle de forma muy seria el protagonismo de esta primera parte, esa fue Kathy Bates. Su papel como la Carnicera ha vuelto a crear un antagonista a la altura de esta serie. No solo inspiraba miedo, sino que su nula compasión y la historia de cómo se formó creaban a uno de esos personajes que odiamos, pero a la vez admiramos. De esos que si ganan, tampoco nos da tanta pena.

Ryan Murphy por fin ha entendido que Kathy Bates no solo es de las mejores actrices del elenco de la serie sino que brilla muchísimo más en los papeles de villana. Lo demostró en Coven, y tras los terribles papeles de Freak Show y Hotel, lo ha vuelto a demostrar en Roanoke.

american-horror-story-roanoke

Del resto del elenco en esta primera mitad se podrían decir muchas cosas, tantas como numerosos personajes hay. Denis O'Hare, la gran estrella de Hotel, vuelve a demostrar sus camaleónicas habilidades dando vida al Dr. Elias Cunningham, un personaje que nos han permitido sumergirnos en toda la mitología de Roanoke sin que esto suponga una pérdida de tiempo como ocurrió en Hotel.

Con Leslie Jordan, que no veíamos desde Coven, he tenido un grato reencuentro. Su papel de Cricket Marlowe, el espiritista que intenta ayudar a Matt y Shelby, ha sido de lo mejorcito en cuanto a actuaciones (mejor que muchas de los principales) y no solo aportaba un cierto toque cómico, sin caer en la comedia banal, sino que incluso recordaba a aquella Zelda Rubinstein que hace 34 años dio vida a una de las espiritistas más famosas del cine, Tangina Barrons en Poltergeist.

Por su parte, lo mejor de Lady Gaga ha sido lo poco que ha aparecido en esta temporada. Tras el esperpento provocado en Hotel, la cantante da vida ahora a Scathach, la bruja que salvó a la Carnicera de la muerte, aquella que hará que la colonia de Roanoke esté maldita y... sí, la primera Suprema de las brujas de Coven. Su historia vuelve a ser la de una mujer despechada y humillada y su mayor aportación a la trama ha sido su amor con Matt, pero más por las consecuencias posteriores que por el momento en sí.

Evan Peters tampoco ha brillado, pero no por sus dotes interpretativas, sino porque su historia cómo antiguo propietario homosexual de la casa (Ryan Murphy tiene que incluir la homosexualidad siempre en alguna parte y a veces no lo hace de la forma más acertada), ha sido totalmente innecesaria. No ha aportado nada y es algo de lo que se podría haber sacado más jugo.

american-horror-story-roanoke

Con el quinto capítulo se ponía fin a la historia de My Roanoke Nightmare y lo hacía de una forma que muchos pensábamos que si fuera el final de la temporada, tampoco acabaría tan mal. Pero sabíamos que aún quedaban otros cinco capítulos y había mucho escepticismo sobre como continuar la serie.

Ryan Murphy vuelve a dar un giro de guion y un cambio de formato, pero manteniendo la esencia de falso documental que, aunque en un principio nos extrañó, luego resultó ser perfecto. Así tras el éxito de "My Roanoke Nightmare", el productor ejecutivo, Sidney (Cheyenne Jackson) decide hacer una segunda temporada, "Return to Roanoke: Three Days in Hell", donde reuniría no solo a los verdaderos protagonistas de la historia, sino a los actores que les dieron vida.

La idea era original y llamaba la atención, más cuando supimos que después de todo lo que pasaron los auténticos Shelby y Matt estaban separados, pues Shelby se había acostado con el actor que dio vida a su marido. Las sospechas sobre si Lee mató a su marido eran la comidilla de medio mundo, la actriz que daba vida a la Carnicera se había metido tanto en su papel que no era capaz de discernir la realidad de la ficción y la actriz que dio vida a Shelby, Audrey Tindall, era en realidad inglesa y estaba casada con Rory Monahan (el actor que dio vida al excéntrico y antiguo propietario de la casa).

american-horror-story-roanoke

Cómo si de Gran Hermano se tratase, podíamos presuponer un experimento sociológico más que curioso, aderezado con toques fantasmagóricos y una actriz totalmente loca. Todo eso sumado a la crítica que hace Murphy del espacio televisivo y su "show must go on". El sexto capítulo lo avisó, solo una persona salió con vida de aquello. Las apuestas empezaron a circular y la mayoría apostaban por una grandiosa Sarah Paulson que con un impecable acento británico siguió encandilando al público.

El problema de esta parte fue que la tensión, tan bien mantenida durante la primera parte, no se logró esta vez. Excepto el asesinato de Matt a manos de Shelby con un bate -justo la misma semana que Negan hizo de las suyas por primera vez- que fue maravilloso, con pasión e ira, el resto de muertes fueron llegando sin más. Los Polk y sus torturas estuvieron bien, pero el asunto se fue alargando demasiado en una mitad de temporada que aunque no era excesivamente mala, no conseguía mantener nuestra atención con la primera.

Al igual que en la primera mitad Kathy Bates pudiera discutir el puesto a Sarah Paulson a mejor actuación, aquí fue Adina Porter la que concentró la máxima atención, más cuando aseguró que fue ella la que asesinó a su ex- marido y padre de su hija Flora. Su alianza con  Scathach no solo resultó extraña, sino que quizás era innecesaria. Si algo nos ha demostrado Roanoke y los Polk es que no hace falta estar muerto o "estar poseído" para ser capaz de lo peor.

american-horror-story-roanoke

Con Lee como única superviviente tras la trágica muerte de Audrey a manos de la policía, llegamos a un último capítulo que vuelve a dar un giro de tuerca en el formato. Quizás demasiados para una temporada. ¿Qué fue de Lee tras todo esto? El capítulo tiene dos partes perfectamente divididas, una primera parte excesivamente larga y que no ha sido narrada correctamente. Era fácil y repito, previsible tras el éxito de The People v O.J. Simpson, que habría un juicio público a Lee, lo que quizás no esperábamos y que sorprendió gratamente fue el testimonio de Flora en contra de su madre. Pero al igual que O.J. Lee salió libre de allí.

Lana Winters aparece en escena y no solo termina de unir esta temporada con Asylum, sino que nos deja boquiabiertos con una Sarah Paulson que ha interpretado hasta tres papeles distintos en esta temporada. Es Lana la que consigue unirnos otra vez al capítulo y a la serie, pues hasta entonces todo él parecía algo etéreo y confuso.

american-horror-story-roanoke

Aun así no estaba siendo un mal final hasta que llegan los momentos finales. Cuando Flora demuestra sus intenciones de suicidarse para proteger a su amiga Priscilla de la Carnicera (vamos a decir que el estrés postraumático es muy fuerte y no voy a comentar esta locura de la niña), Lee se ofrece voluntaria para ocupar su lugar. La niña acepta y tras marcharse, Lee muere y la casa sale en llamas. Flora está feliz y Lee, también.

Ocurrió en Freak Show con Jessica Lange y ha vuelto a ocurrir ahora, la redención del personaje principal, villano, con sus matices sí, pero villano, ante la(s) persona(s) que más quiere. Si American Horror Story nos enamoró no solo fue por los fantasmas y la sangre, fue por mostrar un mundo cruel, donde la redención no es posible y dónde tus actos tienen severas consecuencias. Lee no merecía el perdón y mucho menos de su hija que vio como su padre fue asesinado por ella (tema que finalmente ha sido poco tratado y del que aún quedan muchísimas dudas que jamás se resolvieron).  Si Lee se hubiera sacrificado y aun así Flora renegase de su madre... eso habría sido un final perfecto.

El plano final, con las antorchas encaminadas hacia la policía que aguarda a las afueras de la casa era innecesario. No hacía falta para demostrarnos que la Carnicera y su colonia seguirán anclados a aquella tierra ancestral.

american-horror-story-roanoke

American Horror Story: Roanoke no ha sido, ni mucho menos, la mejor temporada que hemos tenido, pero desde luego ha supuesto una sustancial mejora con respecto a las tres anteriores. Si la segunda mitad de temporada hubiera mantenido el ritmo, Evan Peters hubiese tenido un papel decente y el final no hubiera sido tan feliz para todos, incluso podría haberle disputado el segundo puesto a Murder House. Pero da igual, Roanoke ha cometido una función aún más importante, devolvernos la esperanza en una serie que, para muchos fans, estaba dando sus últimos coletazos de vida.

   
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.