American Gods 1×01: The Bone Orchard

American Gods 1x01: The Bone Orchard

American Gods 1x01: The Bone Orchard

Series: American Gods

4 Stars

Summary

Dos días antes de su puesta en libertad, Shadow Moon se entera de la muerte de su esposa en un terrible accidente. En su viaje de vuelta a casa para asistir al funeral, Shadow conoce al enigmático Wednesday que le ofrece una oferta de trabajo difícil de rechazar.

Coder Credit

Bryan Fuller ha vuelto. Y lo ha hecho por todo lo alto. American Gods es un viaje por carretera a través del tejido espiritual de los Estados Unidos. Un recorrido por todos los cultos y creencias de un país de emigrantes que se llevaron consigo algo más que la ropa. Esta serie va de dioses, viejos y nuevos, los que se erigieron en la oscuridad de los tiempos y esas nuevas deidades que empiezan a asomar un día sin saber muy bien si son el producto de una moda o si han venido para quedarse. Y en medio de todo ello, un personaje tan grande como enigmático: Shadow Moon.

Tan solo un día después de su emisión en Estados Unidos, Amazon nos trae uno de los estrenos más esperados del año y el esperadísimo regreso de Bryan Fuller a la televisión. Desde el abrupto final de Hannibal los fans de Fuller contábamos los días hasta que pudiésemos disfrutar de American Gods, especulando sobre la adaptación de una novela tan compleja y rezando para que esta fuera la vez en que Fuller consiguiera burlar al fantasma de la cancelación prematura.

Una historia tan original como esta solo podía venir del genio de Neil Gaiman. American Gods es la adaptación televisiva de una de sus más aclamadas novelas. En esta ocasión, además, ejerce como productor de la serie, vigilando en todo momento que la historia no se desvíe en exceso de la original. Y la verdad es que, al menos en este primer episodio, la serie no dista demasiado del material original.

Si con Hannibal Fuller se encontró encorsetado por las normas de una cadena que emite en abierto como NBC, con American Gods en Starz puede hacer lo que le de la gana. Si antes tenía que sugerir muy sutilmente un terrible derramamiento de sangre, aquí puede pecar de exceso derramando litros a diestro y siniestro. Especialmente si eso constituye una verdadera ofrenda a los dioses de la guerra sedientos de sangre. En sus primeros minutos Fuller derrama toda la sangre que le hubiera gustado beber a Hannibal Lecter.

La historia de Shadow Moon es la de un hombre que de forma inesperada pierde la razón de su existencia. A un par de días de salir de la cárcel para reunirse con su mujer, se entera de su muerte en un terrible accidente de coche. El fallecimiento de Laura hace que Shadow sea puesto en libertad antes de lo pensado para que pueda asistir a su funeral. Y será este hecho el que marque el inicio de un largo viaje para Shadow por todo Estados Unidos.

En el aeropuerto, mientras discute con una azafata sobre la posibilidad de cambiar su vuelo a casa sin que le cobren de más, Shadow conoce al misterioso Wednesday que trata de colarse en primera clase llevando a cabo un pequeño timo. Este encuentro será el que marque un antes y un después en la vida de Shadow. Wednesday se ha propuesto acoger bajo su ala a Shadow y parece saber demasiado sobre su pasado, su presente y quién sabe si su futuro.

Shadow aterriza después de haberse quedado dormido en pleno vuelo y haber tenido un sueño de lo más extraño en la que un búfalo blanco le dice que crea. Sin darle más importancia, se hace con un coche y pone rumbo a su hogar. Por el camino para en un extraño bar de carretera donde los caimanes son los verdaderos protagonistas del lugar. Allí vuelve a encontrarse con Wednesday que vuelve a reiterarle su oferta esperando que esta vez Shadow la acepte.

El trabajo es sencillo. Seguir a Wednesday a través de su viaje por Estados Unidos. Ser su chófer, su guardaespaldas y lo que haga falta. En caso de necesidad Shadow tendrá que atacar a quien sea con tal de que Wednesday no sufra daño. A cambio de eso una importante suma de dinero que le permita empezar su vida fuera de la cárcel. Al final, Shadow decide jugárselo con Wednesday. Es un experto lanzando monedas y está seguro de que si se lo juegan a cara o cruz él ganará y se deshará de la compañía de Wednesday de una vez por todas. Pero, curiosamente, donde siempre sale cruz ahora sale cara. Como si una intervención divina hubiera amañado una tirada cuyo resultado tenía asegurado de antemano.

Shadow es un hombre de palabra. Ahora que ha perdido frente a Wednesday no le queda más remedio que unirse a su causa. Pero eso no sucederá hasta que pase el funeral de su esposa. Para terminar de sellar el trato entre ambos, Wednesday le hace beber tres tragos de hidromiel, la bebida de los dioses y de los héroes. Un ritual que sin duda vincula el destino de Shadow al de Wednesday sin que él lo sepa. Una nueva argucia del viejo timador.

En este extraño bar Shadow conoce a Mad Sweeney, un irlandés pelirrojo que dice ser un leprechaun y que no duda en retar a Shadow a una pelea a cambio de que le enseñe un extraño juego de magia para hacer desaparecer una moneda aún más extraña. El encuentro entre ambos termina a golpes, con Shadow despertando en la parte trasera del coche de Wednesday dolorido y con sangre pegada en el rostro y con la extraña moneda en su bolsillo. Wednesday conduce a Shadow hasta su ciudad para que pueda asistir al funeral de Laura. Volverán a reunirse para comenzar su viaje cuando esté listo.

El funeral congrega a multitud de amigos y conocidos de la pareja, entre los que se encuentra Audrey, la mejor amiga de Laura y reciente viuda. El mismo accidente que se llevó a Laura acabó con la vida de su marido. Durante el funeral, Audrey le revela a Shadow el motivo por el que ambos murieron la misma noche y en el mismo coche. Laura y su marido estaban teniendo una tórrida aventura. En el entierro, Shadow se queda después de que todo el mundo ya se haya marchado. Le pregunta a Laura el porqué de su aventura, como si esperara que le contestara. Su último gesto antes de despedirse de ella es lanzarle la extraña moneda del leprechaun sin percatarse de que ésta se hunde en la tierra.

Pero Audrey está muy enfadada y dolida con lo sucedido. Está dispuesta a recuperar la dignidad perdida y a vengarse aunque sea de un muerto. No duda en abordar a Shadow en el cementerio y se lanza a sus brazos con idea de acostarse con él encima de la tumba de su marido. De este modo su difunto esposo y Laura tendrán asientos de primera fila para su venganza. Shadow se quita de encima a Audrey como puede y la abraza tratando de darle consuelo.

Poco después, esa misma noche, Shadow camina por una carretera desierta. A un lado encuentra un extraño dispositivo que brilla y se acerca a ver qué es. El dispositivo se convierte en un extraño casco que se adhiere a su cabeza y le lleva a una especie de limusina donde un descarado adolescente, Technical Boy,  trata de sacarle información acerca de los planes de Wednesday. Pero Shadow no es de los que se asustan fácilmente y su lealtad está con su empleador. El chico no tiene mucha paciencia y termina mandando a dos esbirros salidos de la nada a que golpeen y maten a Shadow.

Sin embargo, el nuevo mundo en el que se ha metido Shadow es más extraño e imprevisible de lo que pensamos. Tras ser golpeado, los esbirros del chico lo cuelgan de un árbol bajo la lluvia (una de las escenas más hermosas visualmente de este primer episodio). Parece que todo está perdido para Shadow cuando los esbirros del chico son cercenados hasta la muerte y la cuerda termina rompiéndose liberando a Shadow que termina bañando en una sangre que no es la suya y sin saber muy bien qué es lo que ha sucedido.

El primer episodio no decepciona. Todo en él funciona. El toque Fuller impregna el ritmo, los personajes y el montaje del episodio. Nos ha dejado con miles de incógnitas y sintiéndonos como Shadow, perdidos en un mundo que no conocemos y sin saber qué pasará a continuación. Ha habido sangre, mucha sangre, y una escena de sexo a cargo de Bilquis que inquieta a más de uno. American Gods es una road movie. Un viaje distinto por Estados Unidos. Un viaje que acaba de comenzar y que merece la pena vivir hasta el final.

Dioses, sueños extraños, mitología, cultos olvidados y el despertar de nuevas deidades. El viaje acaba de empezar.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal