Álex de la Iglesia nos lleva a El Bar con #PelisyTuits

Cuando toca hacer resumen del último #PelisyTuits organizado por @silencio_sala y @BlogosDeOro y lo único que te sale es una mezcla entre "la mejor master class que podría recibir un apasionado del cine" y "la mejor partida de rol de D&D que alguien podría haberte contado", queda claro que no ha sido un #PelisyTuits al uso. Y no era para menos cuando tuvimos la increíble suerte de contar con Álex de la Iglesia como invitado excepcional, que vino a hablarnos de su última película, El Bar.

Aunque lo que se dice hablar, tampoco es que se hablara mucho de esa película, pero en el fondo era normal: entre la cantidad de entrevistas que ya le habían hecho en las que tuvo que contar mil veces por qué eligió un bar como escenario para su última película o de dónde surgió esta idea, desde el principio se vio que Álex de la Iglesia estaba dispuesto a responder cualquier pregunta que le hiciéramos, por lo que había que aprovechar la ocasión.

Pero para situarnos, mejor empecemos por el principio. Esto es, respondiendo a la pregunta manida de por qué un bar es el escenario de la nueva película que ha dirigido y escrito Álex de la Iglesia, además de ser la primera que produce después de 800 balas, y cuya historia surgió, como quien dice, por fruto del azar y una serie de personajes que debían ser mostrados.

El bar que sirvió como inspiración para su película fue El Palentino, un bar que, en palabras del director, "era simplemente el bar que teníamos cerca de casa y que no tenía nada de especial. Lo único que podría caracterizarlo era que resulta cutre por sus materiales".

Precisamente ese carácter anodino era lo que más le atrajo, además de que fue el lugar donde tuvo lugar el incidente que, si bien primero hizo que Álex temiera por su vida, después fue lo que inspiró a la película.

"La historia fue que estábamos una mañana en el bar y de pronto entró un sinhogar dando gritos como un loco y sin que fuéramos capaces de entender nada. Pero cuando yo ya estaba pensando que ese hombre nos iba a matar, la dueña del bar, Loli, y cuyo papel interpreta Terele Pavez, le soltó una bofetada impresionante, tras lo que el hombre se calmó cual niño, como si no hubiera pasado nada".

Pero esta anécdota, que es la que ya ha contado en muchas entrevistas, no termina ahí: "Meses después de aquel incidente supe que el hombre que protagonizó el incidente estaba muy enfermo pero no conocía a nadie que pudiera hacerse cargo de él, por lo que básicamente estaba deshauciado para morir; pero enteonces Loli le ingresó en un hospital y pagó todos los tratamientos que le dieron durante una semana, porque el hombre no tenía a nadie más. Entonces vi que esa historia tenía una mezcla asombrosa de algo grotesco a la par que increíblemente hermoso, que necesitaba ser contada".

 

Pero aparte de Terele Pávez y el hombre sin hogar, en El bar vemos muchos otros personajes muy distintos. ¿Cómo surgió ese grupo tan heterogéneo?

"En realidad fueron los propios personajes los que se eligieron. Al principio, cuando no tenía claro todavía qué iba a contar, me dedicaba a ir al bar todos los días, a las 9 de la mañana, para ver qué es lo que me encontraba y qué podía sacar de allí. Y en todo ese tiempo no comenté a nadie nada, pues eso sólo serviría para quitarle autenticidad. Y a medida que pasaban los días me fui fijando en una serie de personajes que eran únicos en sí mismos: desde la señora que iba a jugar a la tragaperras y a la que no llegamos a verle la cara de lo concentrada que estaba en la máquina, al barrendero que era la persona más amable y buena que he conocido en mi vida, junto a muchos más. Cuando los veía sabía que tenían que formar parte de la película".

¿Y qué tipo de historia quería contarse en El Bar?

Esta pregunta, que no deja de ser una muy común en las ruedas de prensa, supuso el inicio de una auténtica master class que nos dejó a todos los presentes embelesados por la cantidad de detalles propios de esta profesión que ofreció, así como opiniones personales que Álex de la Iglesia quiso compartir.

Señaló así que él siempre intenta huir de lo cómodo y prefiere mostrar situaciones extrañas y peculiares que se salen de la norma, y que precisamente por eso sorprenden al espectador, pues esa es la única manera de demostrar tu capacidad artística.

"Si te quedas en lo que es correcto y aceptado desde el principio, es un poco como seguir una receta de cocina al pie de la letra. El resultado va a ser perfecto, pero también va a ser algo que la persona que se loha comido va a olvidar en cuestión de horas. Y eso es lo que pasa con muchas películas: que de correctas que son, al final acaban pasando sin pena ni gloria y cuando terminas de verlas ya ni recuerdas qué es lo que has visto".

"Por ello, en todas mis películas siempre tiendo a ir hacia lo extraño y lo que no se ha visto […]. Me encantaría hacer, por ejemplo, una película sobre una partida de rol de Ktulu, que son tan raras que pasa absolutamente de todo y al final, pese a haberte preparado muy bien, puedes acabar muriendo sin saber por qué".

 

Así que se podría decir que algunos personajes han sido inspirados en personajes de partidas de rol.

"Por supuesto. De hecho, entre las series norteamericanas se ve que siguen el storyboard de la serie como si fuera una partida de rol de Dungeons & Dragons. Pero con las que más disfutaba yo era con las de Ktulu por esa capacidad de sorprenderte. En concreto había partidas espectaculares que, aunque jugué hace muchísimos años, las recuerdo con todo detalle, donde aparecían unos personajes únicos".

"Por ejemplo, en alguna ocasión en la que yo era el director de la partida, y tengo que reconocer que era bastante cabroncete, más de una vez mataba a un personaje al principio de la partida. Y aunque eso era horrible para el jugador al que acababas de matar y ya no podría hacer nada, también servía para que el resto de personajes se pusieran las pilas y no fueran a lo tonto, porque sabían que podían morir en cualquier momento como no lo hicieran bien".

"Y eso es más o menos lo mismo que pasa en una película como El Bar, en la que hay tantos actores que saben que si no lo hacen bien, no van a ser los elegidos para la escena que se va a rodar".

"Pero volviendo a la partida de rol, como los jugadores ya iban avisados de que podía aparecer cualquier cosa de improviso que acabara con ellos, al final creaban unos personajes asombrosos que eran increíblemente inteligentes pero a lo mejor tenían solo 1 punto de vida, por lo que un simple golpe de viento podía matarles, y ese precisamente fue el personaje que inspiró al cura de El día de la Bestia".

 

En ese sentido, hay que reconocer que si los personajes de Álex de la Iglesia destacan por algo, es precisamente porque son muy peculiares.

"No me gusta cuando en las películas los personajes lo saben siempre todo y siempre están en el lugar correcto en el momento preciso. Eso no pasa en la vida real, donde la mayoría de las cosas suceden fruto del azar; como fue el bar de El Palentino o los personajes que acabaron formando parte de la película".

Con respecto a la forma de dirigir, Álex de la Iglesia también nos habló de sus directores favoritos (Alfred Hitchcock) y de la importancia de ser capaz de encontrar una armonía entre el tipo de historia que quieres contar y la forma en la que lo estás haciendo.

"Si quieres dirigir una historia correcta y acetada por todos, tienes que mostrar unos planos centrales que no llamen la atención. Pero si lo que quieres es crear una película que rompa con los argumentos típicos, entonces también debes mostrarlo en su forma particular. Si lo consigues, a medida que estás grabando es cuando te das cuenta de que estás haciendo algo bien y que ‘fluye’ con la armonía correcta".

Con respecto al elenco de El Bar, no sólo sorprende la cantidad de personajes que aparecen, sino que además siempre aparecen todos, siendo un espacio muy reducido. ¿Cómo supuso un rodaje de estas características?

"Ya había trabajado con muchos actores juntos, pero lo normal era que un día rodaras escenas con un solo actor y al día siguiente con otro que, aunque estuvieran en la misma película, ni siquiera se vieran durante el rodaje. Pero en esta ocasión absolutamente todos los actores debían aparecer en todas las escenas de la película, incluso si no hablaban en esa escena en concreto. Ese fue el verdadero problema pero que también es parte del trabajo del director y lo que realmente me gusta, que es dirigir a los actores".

"En este caso en concreto el gran problema era que, por dar un mayor protagonismo a cierto personaje, no podía permitir que el resto de actores se sintieran defraudados y poco valorados. Porque parte del trabajo del director es el de crear un buen ambiente que permita que absolutamente todos los actores colaboren para sacar adelante la película. Y eso se consigue dejándoles claro que, aunque no salen en un plano que has escogido con otro actor, vean que te han ayudado a tomar esa decisión. Y es que hay que tener en cuenta que cuando un actor está trabajando no solo está demostrando su capacidad como intérprete, sino que también se está valorando y probando a sí mismo. Eso es muy importante y tienes que aprender a jugar con ello".

"Y por otro lado, hay que tener en cuenta que cuando un actor o actriz está bien en una escena, tal vez no sea porque lo hna hecho bien sino porque frente a ellos tienen a otra persona que está dando el contrapunto perfecto y una emoción que es con la que el director quiere que el espectador empatice… Por ejemplo, en la escena de Star Wars con Han Solo en la cantina, frente a él tenía a un muñeco cutre que jamás pensarías que sería capaz de captar la atención de nadie salvo por lo mal que estaba hecho; pero frente a él tenía a Harrison Ford atuando como si ese muñeco cutre fuera una persona a la que conocía de siempre, y eso es lo que consigue dar autenticidad y tensión a la escena".

 

Ya centrándonos en el escenario, Álex de la Iglesia quiso mencionar al equipo que se encargó de ambientar el bar que inspiró la película.

"Ya trabajé con este equipo y son de los mejores, pero no de España o incluso Europa, sino de todo el mundo. Ellos fueron los mismos que hicieron todo el decorado de El Imperio del Sol, y encima lo hicieron con un presupuesto bajísimo, que es lo que lo volvía aún más complicados".

Y en el caso de El Bar consiguieron recrear a la perfección el bar de El Palentino. Por ejemplo, con las baldosas del suelo que tuvieron que hacer porque en un momento dado iba a tener que romper algunas, tenías en una mano la baldosa de verdad y en la otra la que estaba hecha de madera, y no eras capaz de ver la diferencia entre una y otra.

Por último, teniendo a un gran director con nosotros, no podíamos perder la ocasión para conocer su opinión sobre el cine español. ¿Cuál es la impresión que tiene al respecto? 

"Creo que 2016 fue uno de los mejores años del cine español, porque en las salas de cine podías ver un montón de películas y, lo que era mejor, muy distintas entre ellas. Eso es algo que el espectador valora muchísimo: la posibilidad de elegir entre distintas películas y géneros, y que el hecho de ver 'cine español' no se perciba como un género en sí mismo, que es lo que pasaba antes".

Como veis, el Pelis y Tuits con Álex de la Iglesia y El Bar dio para absolutamente de todo. Una manera perfecta de celebrar el primer aniversario de este evento que permite acercar el cine al espectador de un modo muy distinto al que venía siendo costumbre, conociéndolo de primera mano de sus propios protagonistas, y que además es una manera que los propios actores y directores valoran.

Así lo comentó el propio Álex de la Iglesia cuando, al terminar el #PelisyTuits, que además fue Trending Topic gracias a los tweets que escribíamos los asistentes a la charla y respondíais vosotros desde Twiter; señaló que le parecía fantástico poder interactuar de un modo tan directo con el espectador de cine, que es algo que no se consigue con las clásicas ruedas de prensa.

Pero dado el éxito del evento, y que además por primera vez se retransmitió en directo a través de Facebook, estamos convencidos de que esta iniciativa seguirá adelante por muchos años más. La mejor manera de dar a conocer el cine español.

Hasta el próximo #PelisyTuits.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

2 thoughts on “Álex de la Iglesia nos lleva a El Bar con #PelisyTuits

  1. ¡Qué gran evento! Pues la película es de las mejores de Álex seguro, yo creo que mejor que la comunidad. Tiene un ritmo muy bien marcado y un guión muy construido. Creo que hará buena taquilla!

Comments are closed.