Aguas Tranquilas: Si eres amante del cine intimista, esta es la película que estaban buscando

Aguas Tranquilas

Aguas Tranquilas

1.5 Stars

Coder Credit

Aguas Tranquilas es uno de esos Films que no tienen término medio. Mientras la gran mayoría saldrá despavorida de la sala de cine cuando salgan las letras de crédito, echando pestes porque acaban de malgastar dos horas de su vida, habrá un grupo reducido de fans que asegurarán que es una auténtica obra maestra.

Mi problema es que, a día de hoy, soy incapaz de entender el cine oriental y encontrar ese jenesequa que hace que para algunos sea considerado el mejor cine del mundo. Por ello prefiero partir de la sinceridad y dar mi más humilde opinión sobre esta película de Naomi Kawase y que ningún incauto que no forma parte de ese grupo tan exclusivo de cinéfilos amantes de todo lo que no es comercial, acabe viéndola.

Y en el caso de que pertenezcas a este grupo tan elitista, por favor sé tu también sincero y no engañes a la persona que quieres que vaya contigo al cine a ver esta historia, asegurándole que le va a encantar. Porque en el fondo sabes que no va a ser así.

MV5BMTUyNzU2MTQxN15BMl5BanBnXkFtZTgwNTU5Nzk3MTE@._V1__SX1217_SY643_

Aguas Tranquilas, por decir algo bueno, no engaña en el título ya que aparece mucho agua y, si hubiera que definir el film en una sola palabra, esa sería sin duda alguna “tranquilidad”. Porque en la isla donde transcurre la historia eso de la tranquilidad se lo toman muy en serio, hasta el punto de que el ritmo que llevan para hacer cualquier cosa sitúa a los caracoles a la altura del correcaminos.

En teoría la trama gira en torno a las familias de dos jóvenes amigos que, muy poco a poco, comienzan a descubrir el amor, mientras una serie de hechos afectan a su rutina diaria. Por un lado la aparición del cadáver de un surfista, y por otro la llegada de un tifón que amenaza con destruir la isla, así como la inminente muerte de la madre de la chica, que para más sorpresa resulta ser una especie de hechicera que ve cosas que otros no.

Tal vez con este resumen podréis pensar que la película no está tan mal después de todo. Pero si es el caso por favor no os precipitéis. Porque este resumen que os he hecho es, literalmente, todo lo que ocurre en la película. Y siendo la duración de la misma de dos horas ya os podéis hacer una idea del ritmo al que se suceden las cosas, donde destacaría esos “diálogos” de veinte minutos y que casi parecen monólogos porque son dos personas que se limitan a decir lo que se les ocurre en un momento dado según sea lo que quiera que esté pasando por su cabeza y donde, evidentemente, hay una media de dos minutos de pausa entre que habla uno y responde el otro…

MV5BMTk4MTc1ODk2Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwODQ5Nzk3MTE@._V1__SX1217_SY643_

Si a esto añadimos la visita del chico a su padre, que vive en Tokio, pero que en ningún momento llega a entenderse realmente por qué va porque no es que tenga una conversación normal (con normal me refiero a que se comuniquen y esas cosas), pareciendo más el desvarío entre un borracho y un chico mudo; o que nunca llega a saberse qué le pasó al surfista o simplemente quién era ese hombre, como que hay demasiadas incógnitas al final después de dos horas de película.

Respecto al protagonista de la historia es curioso que se pase una hora sin hablar (y os juro que no estoy exagerando) donde lo más sorprendente es que en esa hora de silencios y medio gruñidos que suelta interviene en varias conversaciones con la chica que en teoría le gusta. Y llegado a este punto tuve que llegar a la conclusión de que el chico tenía que ser superprofundo, metafóricamente hablando porque, o se comunicaba con telepatía, o no entiendo qué veía su amiga en él… Bueno. Tampoco entendería qué vería una piedra en él.

Por si esto fuera poco, y aquí no es una frase hecha, entre “conversación” y paisajes del mar, tenemos interludios musicales donde la chica trata de calmar a su madre cantándole una típica canción japonesa, pero de tal modo que no puedes evitar sentir compasión por la pobre moribunda que, además de estar sufriendo a causa de la enfermedad, tienen que soportar que le destrocen los tímpanos…

Still_the_water-Aguas_tranquilas-Naomi_Kawase-02

Aunque sin duda lo más triste de todo (para el espectador, por supuesto) es que después de ese sufrimiento gratuito ni la madre se muere ni yo me siento más tranquila, pues lo único que quiero es que llegue de una vez por todas el tifón y mande a la isla a tomar viento.

Si al final lo hace o no lo dejo en el aire, no vaya a ser que algún amante de este tipo de cine quiera ver la película. Pero ya sabéis: si al final os atrevéis a ir por favor ir solos o con alguien que comparta vuestros gustos, si no queréis que a vuestro amigo se le acabe la tranquilidad y acabe teniendo un ataque de locura.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.