The assassination of Gianni Versace: American Crime Story 2×01: The man who would be Vogue

The assassination of Gianni Versace: American Crime Story

The assassination of Gianni Versace: American Crime Story

3.5 Stars

Summary

Gianni Versace (Edgar Ramírez) es un diseñador italiano que ha alcanzado la fama en Estados Unidos a base de esfuerzo. Ahora lo tiene todo y una vida perfecta que se va a ver truncada por la mala suerte de cruzarse en el camino de un psicópata obsesionado con él (Darren Criss).

Coder Credit

Bienvenidos a Miami, donde luce el solo cada día y se puede contemplar la playa desde los lujosos apartamentos de Miami Beach. Bienvenidos a Miami, donde del mismo modo en que se pueden hacer realidad todos tus sueños puedes morir un día en la puerta de tu casa a manos de un fanático.

La primera temporada de "American Crime Story" supuso un hito en la televisión en 2016, cosechando un éxito nuevo para Ryan Murphy ya que además de contar con el favor del público más petardo (y genial), se ganó el respeto de la crítica y de los espectadores más exigentes que cayeron rendidos a la increíble pero cierta historia de OJ Simpson y los tejemanejes que envolvieron a su juicio por asesinato, uno de los más mediáticos de la historia reciente.

Con un nivel como este las expectativas se elevan, y el reto de continuar con una segunda temporada que estuviera a la altura de la primera fue más complicado de lo que parecía. En un principio se planeaba continuar con "Katrina" en la que se contaría las consecuencias políticas y sociales que tuvo el huracán para Nueva Orleans, con Annette Benning como protagonista. Pero los continuos retrasos en el rodaje y problemas artísticos llevaron a una reestructuración completa de la trama y a adelantar el estreno de la muy avanzada supuesta tercera temporada, la que relatara el caso del asesinato del diseñador italiano Gianni Versace. Además en cuanto se empezaron a revelar los actores que aparecerían en la serie interpretando los personajes principales el interés por la serie subió tanto que se alteró el orden y se decidió que Versace sería la segunda temporada de "American Crime Story" y que se estrenaría en Enero de 2018.

La polémica

Desde siempre, lo mejor que ha podido ocurrir con un libro biográfico es que no esté autorizado y la figura en cuestión se manifieste en contra, lo de "biografía no autorizada" propiciaba un interés por descubrir los secretos mejor guardados de las celebridades. Lo mismo ocurre hoy en día con las películas y series inspiradas en hechos reales. Lo de que no existe mala publicidad es algo discutible, pero el morbo que genera explorar una obra biográfica de la que sabes que va a levantar ampollas y molestar a los personajes retratados no te la quita nadie.

Como era de esperar, la familia del diseñador se ha mostrado molesta con la producción de la serie ya que afirman que al basarse en una biografía no autorizada por la familia (¡bingo!) la serie debería ser considerada de ficción y nunca basada en hechos reales. Quizá tenga que ver la manera en que se retrata el estilo decadente de vida de los Versace o la frialdad con la que la familia decide proteger el nombre del imperio Versace de cotilleos y trapos sucios a raíz de la investigación policial. Vayamos por partes.

La mirada de un asesino

El terriblemente largo título con que se conoce esta nueva temporada de "American Crime Story" resulta muy descriptivo de lo que ofrece "The assasination of Gianni Versace" .La serie no es una biografía de Gianni Versace, evidentemente se habla de su figura y de su vida pero si hay un protagonista en la sombra que lleva realmente el peso de la historia es el hasta entonces hombre ideal Darren Criss interpretando a su asesino Andrew Cunanan.

En los primeros diez minutos del capítulo se condensa toda la tensión que estamos temiendo, porque antes de los títulos de crédito iniciales ya vemos cómo muere el diseñador Gianni Versace (Edgar Ramírez) a plena luz del día en manos de un rostro que le resulta familiar y que le hace morir con un semblante confuso, el de Andrew Cunanan (Darren Criss).

A partir de entonces se empieza a indagar en la figura de un personaje ambiguo, cobarde, mentiroso e inquietantemente fascinante llamado Andrew Cunanan que de cada dos palabras que dice una es una trola. Que consigue todo lo que se propone, que convierte sus mentiras en realidad y su realidad en fantasías. Que no sabes si va a darte un abrazo o atacarte. Cuya belleza evidente esconde un ser despiadado que no se achanta ante la adversidad y construye sus sueños a base de mentiras y asesinatos.

La primera escena que vemos es un Andrew Cunanan nervioso, inquieto. Una gorra roja y una mochila con una pistola dentro. La orilla de la playa. De lejos podríamos predecir que está replanteándose una decisión, que tiene remordimientos, que puede echarse atrás.

Un montaje impecable nos muestra por primera vez a Andrew con Versace. No es la primera vez para Andrew, que acude a la discoteca de moda creyendo que el diseñador le invitó expresamente a su fiesta pero que al llegar ni le miró, que fue solo uno más de cientos (ahí citando a Zahara). Lo que para cualquier otro podría haber sido una derrota que se supliría con el sujeto abandonando el local con el rabo entre las piernas, se convierte en un reto para Andrew. Te vas a fijar en mí, soy fascinante y si dije a todos que iba a tener una cita contigo la voy a tener. Contra todo pronóstico y en una escena brillante que roza la vergüenza ajena, consigue su propósito, y ahí llegamos al momento en que Andrew y Gianni Versace conectan.

La sordidez de la noche contrasta con la luminosidad de las playas de Miami. La opulencia de la mansión Versace, el exagerado número de sirvientes que habitan la casa, la apacible vida de un hombre satisfecho porque lo tiene todo se trunca por haber tenido la mala suerte de cruzarse en el camino de un hombre frustrado que se obsesionó con él. La fama que tanto atesora y de la que tanto se beneficiaba se tornó en su contra, y el brillo dorado de una puerta se ve salpicado de sangre con el fin de ese sueño americano del hombre hecho a sí mismo.

Las expectativas y la realidad

Las altas expectativas y la decepción van inevitablemente de la mano.  Pese a ser un gran capítulo, lleno de ritmo y con una producción impecable hay algo que falta. Quizá se echa en falta la espectacularidad del reparto de la primera temporada, en la que personajes y actores eran de una maestría como pocas veces se ha visto. Sin duda uno de los atractivos de esta temporada es contar con un reparto mayoritariamente latino que no estamos acostumbrados a ver liderando shows puramente norteamericanos. Pero que se conviertan en personajes sólidos e inolvidables como ocurrió con la primera temporada se descubrirá con el devenir de la serie.

Ahí tenemos el orgullo de contar con Penélope Cruz como Donatella Versace en el que una estupenda recreación física del personaje contrasta con un tono de voz que roza la parodia y que chirría un poco en sus primeras escenas. Ricky Martin por ahora es un mero papel presencial como atractiva pareja del diseñador y el que se encuentra a Versace asesinado en su portal. Edgar Ramírez cumple como Versace pero  por encima de todos es Darren Criss en el que promete ser un papel que le otorgue muchas alegrías en forma de premios, y esperemos en forma de una prometedora carrera televisiva y cinematográfica como se merece.

El asesinato de Versace no es tan conocido ni fue tan mediático como el caso OJ Simpson, lo que se debe aprovechar como una oportunidad para seguir la serie con más interés. Como ya ocurrió con la primera temporada, la investigación policial en este caso va a servir como pretexto para retratar a la sociedad de la época: un cuerpo de policía retrógrado que se siente visiblemente incómodo ante una víctima abiertamente homosexual. La frivolidad de una generación fascinada con las celebridades y con la fama que se quedan a mirar la escena del crimen como si de un espectáculo televisivo se tratara y del que intentan sacar tajada con fotos y recuerdos. Se intuye que tomando como pretexto una figura tan célebre como Versace se explorará el lado más oscuro de la fama y las truculentas relaciones de poder entre los miembros de la familia.

PD: Recordad que la serie tiene previsto subirse a la plataforma Netflix cuando ya se haya emitido al completo en Estados Unidos por la cadena FX. Así que tendremos que esperar a tenerla a nuestra disposición en España al menos hasta finales de Marzo.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.