Abracadabra: lo nuevo del creador de Blancanieves

Abracadabra: lo nuevo del creador de Blancanieves

Abracadabra: lo nuevo del creador de Blancanieves

4 Stars

Summary

Carmen lleva veinte años casada con Carlos y tiene una preciosa hija, Toñi, con quien comparte un vestuario poco discreto. Pero hace mucho que su matrimonio perdió esa chispa, condenando a Carmen a una vida anodina y gris… Hasta que un truco de magia realizado por su primo Pepe cambiará su vida al transformar a su marido en un hombre totalmente nuevo.

Coder Credit

Abracadabra es una comedia pero también es un drama. Es una historia de misterio mezclada con el esperpento. Y sí, también tiene un poco de ciencia ficción ambientada en un barrio tan cotidiano como es Carabanchel.

En medio de toda esta mezcla de géneros, pero que sorprendentemente están perfectamente combinados, se encuentra Carmen. Ella será la que acompañe al espectador en este viaje tan surrealista, ya que la empatía que uno siente con respecto a Carmen nada más verla será lo que sirva de elemento central de la historia. Lo que ayudará a que el espectador no se sienta perdido con tanta mezcla de drama, comedia y esperpento, pues será lo que no cambie desde el principio hasta el final.

Y es que resulta imposible no querer a Carmen. Desde ese instante en que la ves emocionada en la boda de su primo, con sus mejores galas y tratando de convencer a su marido para que baile con ella, pero él está más pendiente del partido de fútbol entre el Real Madrid y el Barça; Carmen ya te ha conquistado. Y da igual los modelitos que lleve recién sacados de los Gipsy Kings, que su maquillaje sea demasiado ostentoso para una mujer de su edad o que vaya por la vida con una inocencia que ralla la estupidez, es imposible no querer a Carmen. No cuando a su lado tiene a un hombre que hace años dejó de mirarla a los ojos, que jamás ha ayudado a su hija a hacer los deberes y que ya ha olvidado cuándo fue la última vez que le dijo una palabra cariñosa.

Ese contraste de personalidades es lo que consiguen esa mezcla de géneros, donde tan pronto te ves inmerso en la comedia de la mano de una sorprendente Maribel Verdú (Carmen), como Antonio de la Torre (Carlos) te recuerda el drama que tiene que soportar cada día Carmen… Hasta que de pronto un inocente truco de hipnotismo llevado a cabo por Pepe (José Mota), el primo de Carmen, hará que Carlos ya no sea el que era. Y de no dar ni los buenos días pasará a llevarle el desayuno a la cama, hacer las tareas de la casa y ayudar a su hija con los deberes. ¡Si incluso bailará con Carmen, protagonizando una escena recién sacada de Fiebre del sábado noche!

Qué es lo que le ha pasado a Carlos es lo que nos meterá por la puerta grande dentro del género del misterio. Un misterio que se irá desvelando muy poco a poco a través de pequeñas pistas presentadas por una serie de situaciones y personajes a cada cual más peculiar y que, efectivamente, suponen ese toque de esperpento que cierra la mezcla de géneros presentes en Abracadabra.

Llegado a este punto me gustaría hacer un alto para dar un par de apuntes, no vaya a ser que penséis que os vais a encontrar con algo totalmente distinto a lo que vais a ser. Y es que precisamente la mezcla que se ha sacado de la manga Pablo Berger (Blancanieves, Torremolinos 73) hace que resulte muy fácil ir a ver la película con una idea preconcebida; y que por culpa de ese prejuicio se acabe aborreciendo esa película.

Así que diré lo que no es Abracadabra: no es un experimento cinematográfico pensado en la propia gloria del director y que no ha tenido en cuenta al espectador. Y diré lo que sí es: una historia con un argumento que se desarrolla perfectamente, de principio a fin, y donde esa mezcla de géneros es sólo una herramienta más para contar esa historia, que termina con un final redondo.

Por ello, aunque reconozco que puede costar en un principio, recomendaría dejar los prejuicios al entrar en la sala de cine y simplemente disfrutar de la película. Tanto de la historia de Carmen y Carlos con esos toques de humor y drama; como de las enseñanzas que puede dejarnos esa historia, logrando que nos preguntemos qué habríamos hecho si hubiéramos estado en esa situación. Porque el modo en que se cuenta es realmente lo de menos.

Cierto que en Abracadabra precisamente la forma llama muchísimo más la atención que el fondo. Y no es para menos, con una estética en la que lo casposo ha sido llevado a su máxima expresión. Entre los modelitos de Carmen y los salones tan “discretos” en los que se celebra la boda, de vez en cuando aparecen escenarios como el autobús, el bar o un videoclub que hacen que te estés preguntando en todo momento en qué año, década ¡o incluso siglo! transcurre la historia. Por tanto, es verdad que en un principio resulta muy difícil, por no decir imposible, no fijarse en ese viaje al pasado y centrarse sólo en la historia. Pero pasados unos minutos en los que uno ya ha sido empapado de esa estética (y con la que uno se puede sentir dolorosamente identificado, según la edad que se tenga), sólo queda disfrutar.

Y vaya si se disfruta. Tanto, que cuando aparecen las letras de crédito se necesitan varios minutos para procesar todo lo que se acaba de ver de una película que en teoría era sólo una comedia (así es como ha sido catalogada) pero que en realidad es mucho, muchísimo más.

Abracadabra llegará a los cines el próximo 4 de agosto. Pero mucho antes podremos conocer mucho más de esta película, ya que el director Pablo Berger y José Mota, principal secundario, estarán presentes en el próximo Pelis y Tuits. Se celebrará el martes 18 de julio y, como siempre, lo comentaremos en directo. Estar atentos a nuestra cuenta de Twitter @seriesonday para conocer todos los detalles.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

Latest posts by Barbara Cruz (see all)

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.